Kurding Club. Bascook (Bilbao) Noche al carbón & De Bardos del Duero & Orujos Da Azucena

Ese es el título de la cosa, de carbones y brasas iba la noche. Repetimos visita al Kurding Club, un lugar de encuentro de caballeros (y damas) aficionados al buen comer, a la charla  reposada y también a los caldos excelentes que maridan con comidas bien resueltas. Un club social sito en el Bascook y al que sólo se puede acudir por invitación de alguno  de sus socios.

El Kurding Club es el sitio perfecto para encontrar a gentes interesantes, para charlar, para intrigar  o simplemente para sentarse arropado por los acordes de un cuarteto de jazz y dejarse llevar.  Nosotros, doy fe, nos dejamos llevar y muy bien. [slideshow]

Comenzamos con el Taco de pan de maíz al carbón con aceite virgen. Pocas cosas dan más satisfacción que un buen pan, ese pan que ya no se encuentra y que Aitor nos está rescatando en una labor de arqueología gastronómica. Creo, no puedo afirmarlo, que Bai Elizegi nos dará pronto noticias importantes en este negociado. Estamos a la espera, pero seguro que lo que salga será para bien.

Tras el reposo llegó el Carpaccio de ¿ternera? al carbón. Delicioso, crujiente, con una cama de ensalada perfecta y llena de contrastes.  Zior brillaba  y la conversación se animaba. Buen comienzo.

Mientras esto pasaba, trasegábamos con moderación Ars Romántica, un vino pegado a la tierra. Me gustan los Riberas de Duero. He pateado demasiado esa zona, campos, verdes y ocres,  paisajes y paisanaje  para que nada de lo Ribero me sea indiferente.

Después la gran sorpresa, lo más erótico de la cena. Si nos preguntan si nos gustan las almejas o los caracoles, lo siento, nuestra opción serán siempre los bivalvos. Los metimos en la boca, los desprendimos sutilmente con la lengua, los retuvimos un segundo y como un fluido cálido pasó por nuestra garganta esa carne tibia impregnada de yodos y aromas. Podía haber bastado con eso, pero no, todavía teníamos energía para soportar mucho más.

El cambio de tercio lo marcó el Ars Épica, un vino fiel a su Tierra. Rotundo, goloso, gordo y pleno de aromas de bosque y maderas.  ¿Estábamos contentos? Si, estábamos muy contentos.  Llegó el Wok-Brasa de noddles , langostinos y huevas de trucha, crunchi  crunchie, los huevos asados con tubérculos y gnoquis de trufa negra a la brasa, big flavour explosion.

Y la traca final que apareció en forma de Kebab de cordero lechal, con berenjena y pan-rgayef a la brasa. Un cordero asado de manera canónica pero con los sabores orientales.

Cerramos con otras dos horas de charla con Ana y Jose, una simpática pareja que ilustra a a la perfección las serendipias y los encuentros causales que propicia el Kurding Club. El remate fueron los orujos Da Azucena. No se podía pedir más y nada más pedimos. Como  buenos animales nocherniegos nos retiramos a nuestros cubículos. Todavía no había salido el sol y, por lo tanto, no fue necesario usar las ray-ban. Hasta la próxima.

Dicky trasnochó y no le importó

donde:Bascook +34 944 009 977

Barroeta Aldamar

BIlbao

GPS 843.2629095 -2.9262862

www.bascook.com

cuando: algunos jueves y acceso  por invitación de socios

4 Comentarios

  1. AH! tiene buena pinta… muy buena pinta! c

  2. ¡Maravilloso! Pena, que soy yo la que ha descubierto a mi circulo de amistades el Bascook, y ninguno somos socios de tan interesante club. Además, creo que se me notaria que soy la chica de The Black city, y aun no es el momento de desvelar mi identidad, dejemos el protagonismo a los bares/restaurantes bilbaínos.

    Eso si, me lo apunto como materia pendiente, no quiero perderme el Kurding Club!

  3. Anónino /

    ¿Quién firma esta reoomendación? Ñam-ñam…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.