Tapeando en casa, que también es gerundio

Tapita casera (foto: cuchillo)

¿Por qué es bueno tener siempre en casa un frasco de bonito del norte en aceite de oliva, otro de anchoas en idéntico óleo, una cebolla, pimiento verde italiano y sal? Porque todo junto resulta una preparación tan sencilla como suculenta y en días como hoy, que el grajo vuela bajo, lo preparas en tu cocina, abres una botella de txakoli o te preparas un vermouth (como he hecho yo) para empujarlo, enciendes la calefacción o prendes la chimenea, y ya no te da ninguna pena quedarte en casita. Que nieve, que nieve…

(nunca faltan conservas de pescado en casa de Igor Cubillo)

3 Comentarios

  1. Bueno, las espinas son cortesía de El Consorcio. Eso me pasa por abrir un frasco de Santoña y no uno de Ondarroa, por ejemplo. Tanta fama… No me canso de recomendar las anchoas “a la antigua” de Ortiz. Salu2

  2. Retruécano /

    !!Que bueno!! Hombre, yo antes les hubiera pasado un poco de cera caliente a las antxoas para depilarlas pero por lo demás tiene un aspecto delicioso !mmmmm!

  3. Desde luego, que tiene muy buena pinta! Nada, el fin de semana que viene, nos vamos de tapas a tu casa! 🙂 jajaja

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *