Gros Bokata Week. Última llamada

May 23, 15 Gros Bokata Week. Última llamada

NOSÍ (+23 rating, 5 votes)
Cargando…

El bocadillo del recreo. El de la merienda. El de la playa. El de la excursión. El del fútbol. El que se desparramaba entero. El que se llenaba de arena. El que se aplastaba por completo bajo los libros. El que ni fú ni fa. El que te fastidiaba compartir… El bocata forma parte de la memoria colectiva de (más de) una generación de este país. Fuera de chorizo, chocolate, queso, tortilla, mantequilla con azúcar o york con mayonesa, nuestro hipocampo está también cubierto de migas y envuelto en papel de aluminio. Pero resulta que nos hemos hecho vagos, acusamos las prisas y la falta de tiempo, o que sé yo, y cada vez se tira más de bollería industrial, e incluso de inventos infames como los bocaditos de pechuga de pavo, para cubrir el expediente con un asunto tan serio como el tentempié de nuestros cachorros.

Por hache o por be (o por HB, como le dijo El Follonero a Otegi), resulta que hemos vuelto la espalda a nuestro fiel compañero de la infancia y osamos, incluso, serle infiel y mancillar su recuerdo en un McDonald’s. Algunos no tienen perdón de Dios. ¿Cómo se puede pensar que un amasijo de grasas es capaz de sustituir a una invención genial, sabrosa, portable y potencialmente saludable? Porque, como insiste Rubén Trincado (El Mirador de Ulía) cada vez que tiene ocasión, un bocadillo sí puede sustituir a una comida completa, siempre que se acompañe de una pieza de fruta. Tomen nota.

Por algún motivo a investigar y discutir (yo me tiro a la piscina y apunto a la mala calidad del pan que se acostumbra a utilizar), el bocadillo se ha visto relegado, abandonado, aunque no desprestigiado. Por eso tienen sentido iniciativas como Gros Bokata Week, que sitúan en el escaparate a los clásicos refrigerios y los ofrecen a un precio único de 7 euros, botellín de cerveza Keler (33cl.) incluido.

La marca del grupo Damm ha puesto el líquido (la cerveza y la pasta gansa) para configurar una ruta que une una docena de bares del barrio donostiarra de Gros, que está en marcha desde el pasado día 15 y que mañana llegará definitivamente a su fin.

Por eso, este texto viene a ser una última llamada para probar los doce bocadillos incluidos en Gros Bokata Week. Yo he probado nada menos que diez (todos salvo los de La Abacería y El Txoko de Ramiro), en un sólo día (hasta ayer me dolía el cielo del paladar), y son tres los que recomiendo: Café Kursaal, Hidalgo 56 y Bodega Donostiarra.

El bocadillo de cochinita pibil, con guacamole y cebolla, de Café Kursaal (foto: Cuchillo)

El bocadillo de cochinita pibil, con guacamole y cebolla, de Café Kursaal (foto: Cuchillo)

Kursaal ha preparado uno de cochinita pibil, un guiño a su propietario, mexicano él. El pernil de cerdo asado pasa una noche marinando, en achiote con zumo de naranja; posteriormente se asa en hojas de plátano, se desmiga y se distribuye por el pan acompañado de guacamole y cebolla roja marinada en lima. El calor del asado encuentra el complemento idóneo en el aguacate y el toque de intensidad de la cebolla, que aporta profundidad y crujiente.

El bocata de jamón y verduras a la brasa, de Bodega Donostiarra (foto: Cuchillo)

El bocata de jamón y verduras a la brasa, de Bodega Donostiarra (foto: Cuchillo)

La Bodega Donostiarra une jamón natural, que se introduce al horno al momento, con cinco verduras a la brasa: zanahoria, calabacín, cebolleta, pimiento rojo y espárrago triguero. El conjunto gana también enteros con una mayonesa amostazada muy suave.

El pepito de chuleta de Hidalgo 56 (foto: Cuchillo)

El pepito de chuleta de Hidalgo 56 (foto: Cuchillo)

Y el bar Hidalgo 56 no arriesga. Se ha sumado al embolado con un pepito que lleva diez años en su carta, y que une chuleta, all i oli de ajetes y pimientos asados. Sencillo y de gran calidad, pues la carne, cortada fina (lógicamente) se come con una facilidad sorprendente.

Éstas son mis recomendaciones. Ya, si quieres experimentar, la propuesta de La Consentida incorpora un potente mojo de vermú, Next Bi cubre presa ibérica con pétalos de flores, Zinema Central sirve el que, probablemente, es el único bocadillo del mundo con pechuga de pollo y salsa verde…

(Igor Cubillo)

IGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que…

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *