Peso Neto (Bilbao). Cocina desenfadada, mestiza y alcahueta

Abr 19, 16 Peso Neto (Bilbao). Cocina desenfadada, mestiza y alcahueta

NOSÍ (+13 rating, 3 votes)
Cargando…

No sé bien qué carajo es concretamente la “cocina alcahueta” que anuncia Peso Neto (¿será un guiño a la tradicional presencia de meretrices en la zona?), pero sí celebro que enriquezca la oferta gastronómica de ese barrio en permanente proceso de rehabilitación que es Bilbao la Vieja. La Palanca fue en su momento un pulmón lúdico de la capital vizcaína donde debieron coincidir comerciantes, paseantes, artistas, músicos, cabareteras, señoritos, mineros, estibadores, hombres y mujeres de moral distraída, txikiteros y limpiabotas, un collage jovial, hedonista, canalla y muy bilbaíno, completamente alejado del foco de depresión, desarraigo, marginalidad y delincuencia en que lo convirtió ese caballo desbocado de desolación y miseria que es la necia droga. Durante lustros el barrio, a tres pasos de la Gran Vía de Don Diego López de Haro y a sólo un puente del Casco Viejo, se tiñó de oscuridad. Se apagaron las luces de neón, se corrió el maquillaje y la gente de bien se tuvo que acostumbrar a compartir acera con yonkis y traficantes. Los periódicos narraban a diario el carrusel de delitos y faltas, de crímenes y castigos. La lumbre que calentaba la cuchara o el papel de aluminio y el filo de la navaja fueron, en muchos casos, la única guía para muchos desgraciados. Punto y aparte.

Efectivamente, ni punto final ni “Continuará”, porque la alegría ha vuelto, con reservas, al barrio gracias al declive de la heroína y a la iniciativa de muchos emprendedores que quieren convertirlo en el Soho del Botxo, con su amor por las bellas artes y su estética hipster. Bilbao la Vieja no es Disneylandia, pero ya se puede pasear con tranquilidad por la parte baja y comprobar las bondades de una oferta gastronómica rica y variada que incluye restaurantes gastronómicos con estrella Michelin (Mina), exponentes de la fusión más atinada (Dando la Brasa), estupendos menús del día (Ágape), clásicos de la villa (El Churrasco), lugares que se preocupan por el café y la cerveza (Bihotz), muchos bares ‘de barrio’…  Y la cocina alcahueta de Peso Neto, claro, un proyecto en el cual andan enredados desde hace un año los responsables de Dando la Brasa. Toda una garantía.

Marmitako, bacalao, chipirones y arroz con leche, en Peso Neo (foto: Cuchillo)

Marmitako, bacalao, chipirones y arroz con leche, en Peso Neo (foto: Cuchillo)

La carta de este “comedero y bebedero” se divide en Picaditas, ¡Primeros!, ¡Segundos! y postres, y entresemana, a mediodía, se puede escoger un primero, un segundo, un postre y una bebida (copa de vino, cerveza…) por 13€, pan incluido. Una excelente opción, esa fórmula que permite escoger entre casi el 85% de la carta, para descubrir una propuesta mestiza que también tiende puentes con Asia y América al vestir productos y recetas tradicionales locales con katsuobushi, salsa chipotle, algas, sake, tobiko, humos, filamentos de chile, quinoa, hojas de lima, jengibre, ajo negro, huitlacoche, curry verde…

Así aprovechan los tarros en Peso Neto (foto: Cuchillo)

Así aprovechan los tarros en Peso Neto (foto: Cuchillo)

Así, uno se puede componer un menú consistente, por ejemplo, en marmitako de atún rojo y tostadas embarradas con filamentos de chile (8,50€ en carta); bacalao confitado en limón con cremoso de puerro y garbanzos y crujientes de espinaca (14€); y risotto de leche con cardamomo y tierra de pistachos (5€). Y habrá quien prefiera rissotto de shiitakes y gambas con alga tosaka, sake y huevas de pez volador (8,90€); hamburguesa vegetal sobre pan de pita integral, con all i oli de alcaparras, escabechada de lombarda y cebolla roja, más papines (10€); y mousse de tiramisú con caviar de café y amaretto (5,50€). Ahí lo dejo.

Fuera de las opciones de menú quedan atún rojo marinado con escabeche de manzana verde, hinojo y curry verde (14€); carrilleras de ternera con salsa choco-café, manzana caramelizada y jengibre (13€); y ganache de chocolate belga (6,50€). Más muestras de comida rica, diferente, atrevida, bien concebida y supongo que alcahueta, que se disfruta doblemente en un local de estética hipster donde las lámparas son contraventanas suspendidas y en las que tarros de conserva hacen las veces de tulipa. Creatividad en el interiorismo y en el plato. Hipster, he dicho… Gafas de pasta… con las de Ruper basta.

(Igor Cubillo)

Peso Neto

San Francisco, 1; 48003 Bilbao (Bizkaia)

94 436 01 90

Una vista del local desde mi asiento en Peso Neto (foto: Cuchillo)

Una vista del local desde mi asiento en Peso Neto (foto: Cuchillo)

Detalles de la decoración de Peso Neto, en Bilbao la Vieja (foto: Cuchillo)

Detalles de la decoración de Peso Neto, en Bilbao la Vieja (foto: Cuchillo)

Risotto de shiitakes, y gambas con alga tosaka, sake y huevas, en Peso Neto (foto: Cuchillo)

Risotto de shiitakes, y gambas con alga tosaka, sake y huevas, en Peso Neto (foto: Cuchillo)

En Peso Neto también usan los tarros para servir chupitos de ron (foto: Cuchillo)

En Peso Neto también usan los tarros para servir chupitos de ron (foto: Cuchillo)

La calle, protagonista en Bilbao la Vieja, el barrio de Peso Neto foto: Cuchillo)

La calle, protagonista en Bilbao la Vieja, el barrio de Peso Neto foto: Cuchillo)

IGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura, incluida la gastronomía. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Hace las cosas innecesariamente bien y, puestos a hablar, colabora con Radio Euskadi (‘La Ruta Slow’), dirige Lo Que Coma Don Manuel, aún escribe de música en Kmon y la buena gente de eldiario.es cuenta con sus textos coquinarios en distintas ediciones locales.

Vagabundo con cartel, ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para El País, Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), Den Dena Magazine, euskadinet y alguna otra trinchera.

Como los Gallo Corneja, es de una familia con fundamento que no perdonaría la cena aunque sonaran las trompetas del juicio final, si es que no han sonado ya.

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *