Arroz con pollo, por José Ángel Sarachaga (Recetas para una cuarentena #4.)

Mar 21, 20 Arroz con pollo, por José Ángel Sarachaga (Recetas para una cuarentena #4.)

Rabas de las buenas, croquetas fluidas, ostra gallega, clientela selecta, vermú preparado y champú. Lo del aperitivo del fin de semana en Pintxo i Blanco (Balmaseda) lo debería recetar la Seguridad Social en cuanto acabe todo este follón. Mientras sigamos encerrados, fantasearemos con acodarnos nuevamente en esa barra gobernada por José Ángel Sarachaga, compendio de honestidad, afabilidad, generosidad y más adjetivos terminados en “idad”, y nos conformaremos con disfrutar en nuestra celda más o menos dorada del arroz con pollo que nos sugiere. Sencilla propuesta la de este profesional, curtido durante años en El Señor (Bilbao), empeñado en que me guste el salmón con foie con que me sorprendió el día que le conocí. Salmón con foie, anda que…

INGREDIENTES

  • Arroz
  • Pollo
  • Salsa de tomate (o tomate frito, en su defecto)
  • Sal
  • Caldo de pollo

Toca quedarse en casa (¡ #quedateencasa !), así que si no tienes un buen caldo de pollo casero, puedes usar el comodín del agua y la pastilla de caldo deshidratado. El starlux de toda la vida, vaya.

Peazo filtro vintage hemos puesto a la mise en place de J.A. Sarachaga

AL LÍO

Pon una cazuela o paellera al fuego, cubre el fondo con aceite de oliva virgen, añade el pollo troceado deja que se dore un poquito.

Seguido, añade la salsa de tomate y carameliza levemente con el pollo removiendo con una cuchara de madera. Cuando lo veas listo, añade el caldo (en proporción de dos y media por cada medida de arroz) y deja que caliente todo hasta hervir.

Cuando rompa a hervir, añade el arroz haciendo una cruz o una línea (dependerá de la cantidad que utilices). Es hora de comprobar la proporción de líquido – arroz, y de esparcir éste por el recipiente para que hierva durante 14 minutos. No pasa nada si en algún momento tienes que añadir un poquito más de caldo, siempre que esté muy caliente. Pasado el tiempo señalado, deja reposar y… ¡a comer! Mmmmhhhh…

Si tienes unas vainas en el frigorífico, también le van muy bien. Y, sobre todo, los caldos siempre muy calientes ¡y nada de cebolla!

Et voilà! Arroz con pollo (foto: J.A. Sarachaga)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.