“Mi destino se escribe con hojas de vid” | Oxer Bastegieta

Nov 05, 21 “Mi destino se escribe con hojas de vid” | Oxer Bastegieta

Oxer Bastegieta, natural de Urdaibai, es un verso libre, un elfo que abandonó su Bizkaia maitea para establecerse en Laguardia, capital de Rioja Alavesa, y fijar allí las bases intelectuales de una manera de hacer vino que despierta admiración estética y organoléptica. Oxer Wines es el nombre de una firma, la suya, que por fin va a contar con bodega propia en Lapuebla de Labarca. Hasta ahora nuestro protagonista, de alquiler en San Vicente de la Sonsierra, se había centrado en comprar viñas viejas, asentando la base económica de esta aventura al margen de los viejos dogmas de Rioja.

Se sirve de ánforas, de tinajas, de huevos de cemento, de foudres, de tinos y de viejas botas de Jerez para hacer tintos y blancos para bebedores de tintos. Y, de paso, homenajea a Mikel Laboa, David Lynch, Leonard Cohen, William Shakespeare… Outlaw wine me gusta llamarle, como llamábamos outlaw country a la música de Willie Nelson, Waylon Jennings, Kris Kristofferson y compañía. Ellos cantaban ‘Wiskey river’, ‘Folsom prison blues’ y ‘Ladies love outlaws’. Oxer hace Tartalo, Kalamity, Suzzane, Loretxoa…

Oxer Bastegieta en su bodega de alquiler (foto: Cuchillo)
Oxer Bastegieta en su bodega de alquiler (foto: Cuchillo)

¿POR QUÉ ME DECIDO A HACER VINO? Cuando llegué de Boston mi familia había plantado una hectárea de txakoli. Mi padre me dijo “Oxer, hemos plantado esa hectárea, queremos hacer un txakolí para el restaurante y yo no lo voy a llevar”. Claro, le miré con cara de “qué quiere decir eso, que lo voy a llevar yo, ¿no?”. Efectivamente, y así empieza mi periplo, con la suerte de que en esa época también trabajaba para mis padres en el restaurante familiar; tanto éste como las viñas están en un paraje idílico, Kortezubi (Bizkaia) y este Valle de Terlegiz, en las laderas frente al bar. Entonces yo trabajaba allí; me quitaba el delantal e iba la viña. Estaba en la viña, me duchaba y otra vez al restaurante. Un poco duro, pero muy a gusto.

ME EMPECÉ A ENAMORAR DE LAS VIÑAS, DE LOS ANIMALES QUE ME RODEABAN ALLÍ, SOBRE TODO DE LOS PÁJAROS, de los autóctonos y de aquellos que vienen y van, porque Urdaibai es reserva de la biosfera. Me empecé a impregnar de ese mundo. Esa tranquilidad, esa soledad, ese contacto con la viña, me hizo tan bien que empecé seriamente con el asunto.

EN 1999 ELABORAMOS EL PRIMER TXAKOLI PARA EL RESTAURANTE, MARKO. El nombre viene de Markoene, el caserío que está enfrente de las viñas, aunque mi familia y mis abuelos jamás han pertenecido al mundo de la vitivinicultura. Mi padre, de Kortezubi, fue político y mi madre, de Mendata, regenta el restaurante con mi hermano, fíjate. Ese mundo empieza para mí, todavía no ha acabado y no va acabar.

EN 2005 EL GOBIERNO VASCO QUERÍA PROFESIONALIZAR EL SECTOR, HIZO UN MÁSTER DE 10 AQUÍ EN LAGUARDIA Y VINE. Me enamoré de esta tierra, me impregné de toda esta energía telúrica de aquí, que es pura droga, es una energía que se siente. Me pregunté a mí mismo: “oye, Oxer, ¿y si haces un vino aquí?” Lo primero que hice fue comprar unas uvas y elaborar; quería saber si se me daba bien esta zona. El primer vino que hice me gustó y, fíjate, la primera añada fue un 2009 y estamos en la cosecha de 2021 ya.

El corcho de Kalamity lleva grabado el logo de Oxer Wines.
El corcho de Kalamity lleva grabado el logo de Oxer Wines.

HE IDO CRECIENDO CON LOS VINOS, POCO A POCO, PORQUE HE SIDO AUTODIDACTA. Quizá la personalidad de mis vinos radica en que no he tenido ningún mentor, en que he sido muy autodidacta, muy de ensayo-error. De pocos errores, porque no me los podía permitir; hubiese cometido más, pero no me los podía permitir. Eso sí, de qué me ha servido, por ejemplo, el no meterme al principio en una bodega, que es muchísimo dinero; ha servido para que el vino vaya pagando las viñas, las parcelas que he ido comprando, una tras otra. Hacía vino, vendía y compraba parcela. Hacía vino, vendía y compraba parcela. Con ellas he aprendido de suelos, de paisaje, de cómo trabajarlas. Mi alma no la entiendo muy bien, pero este mundo sí.

AHORA HE COMPRADO EN LAPUEBLA DE LABARCA (ÁLAVA) UNA BODEGA MUY VIEJA, MUY PEQUEÑITA, MUY ‘KALAMITY’, con unas cuevas preciosas, unos calados preciosos, con un karma brutal. No se elabora vino desde los años sesenta, pero tiene magia, es una bodega que, como decía Lorca, tiene duende. Y creo que me ha encontrado ella a mí, fíjate. Porque es como las viñas, que te encuentran ellas a ti; crees que tú las has encontrado, pero no, ellas te encuentran a ti.

TODOS ESTOS AÑOS ME HAN SERVIDO PARA QUE EL VINO HAYA PAGADO EL PROYECTO POCO A POCO, por eso ahora mismo es muy sólido. El vino ha ido pagando todo, incluso la bodega. Pero no voy a crecer mucho, eh, en esta bodega nueva haré unas 60.000 botellas, no voy a hacer más. De hecho, he comprado una bodega pequeña para no dejarme crecer.

Oxer Bastegieta sin sacar la lengua (foto: Cuchillo)
Oxer Bastegieta sin sacar la lengua (foto: Cuchillo)

SIEMPRE HE COMPRADO VIÑAS VIEJAS, PORQUE ES UN LEGADO QUE NOS HA DEJADO LA GENTE DE AQUÍ. He tenido la suerte de comprarlas, pero también he plantado, porque algún legado tenía que dejar yo con los conocimientos que he ido adquiriendo, ¿no? He plantado ahí en el monte una hectárea y media de una selección masal que injerto este mismo año ya, de garnachas de la zona, de gracianos de la zona, de tempranillos de mis parcelas y de otras que conozco… Va a ser una selección masal muy bonita. La he plantado en un sistema que se llama keyline.

KEYLINE ES UN SISTEMA DE PLANTACIÓN QUE COMBATE LA EROSIÓN Y RETIENE AGUA, hasta un 70%. No va en función de la simetría, sino de la orografía. Aquí cualquiera que venga podría decir “¿quién ha plantado esto? ¿Estaba borracho o qué?” Nada más lejos de la realidad, esto va con cálculos matemáticos. Yo voy con el ingeniero, el ingeniero con su GPS y me dice “¡Aquí!” Y meto ahí. ¡Pam! “¡Aquí!” Y meto allí. ¡Pam! ¡Pam! ¡Pam! Así está plantado. ¿Por qué no se planta más así? Por desconocimiento, lo primero, porque es más caro (necesitas un ingeniero que te haga el planteamiento) y porque también es muy laborioso, da mucho trabajo. No se puede utilizar tractor, todo tiene que ser a mano. Yo ya estoy acostumbrado, apenas utilizo tractores, sólo en vendimia para llevar la uva.

LA ECUACIÓN “VIÑEDO VIEJO = BUEN VINO” NO ES EXACTA. ES PATRÓN, VARIEDAD, SUELO, VIÑEDO VIEJO Y VIÑADOR. El viñedo viejo porque, imagínate, la vid es una de las plantas que más se ha adaptado a nuestro medio, es una superviviente. Tiene mucha memoria y cada vez responde mejor a las condiciones meteorológicas. Una planta de 100 años le lleva 98 climas a una de 2 años, le lleva 98 años de climatología, entonces se comporta muchísimo mejor frente a las adversidades. Aparte de que la raíz central, la que busca agua, está muy abajo y combate mucho mejor la sequía que una plantación joven. Se han encontrado raíces centrales de entre 30 y 50 metros. No es ninguna broma.

Viñedo de Oxer Wines (foto de su web)
Viñedo de Oxer Wines (foto de su web)

QUIZÁ LA PERSONALIDAD DE MIS VINOS RADIQUE EN QUE NO HE TENIDO NINGÚN MENTOR Y SON MUY MÍOS; MÁS QUE RAROS SON MUY MÍOS. O sea, tienen mucho que ver con lo que busco; busco longevidad, busco elegancia. Todo eso te da complejidad.

SIEMPRE METO A MIS TINTOS ENTRE UN 5% Y UN 10% DE VIURA. Hace que el color sea más estable y da a los vinos complejidad y esa sutileza remarcable aquí. Esta zona es muy sutil. Trabajo fermentaciones espontáneas en tintos, y en blancos pie de cuba.

PARA MÍ LAS VARIEDADES SON TRANSMISORES DE PAISAJE. ¿Qué quiero decir con esto? Lo que trato de expresar cuando hago vino es mi paisaje, es dónde estoy. Por eso la utilización de levaduras indígenas, porque para mí es la única manera de expresar paisaje. Por eso hago hincapié en la cultura biodinámica, en la permacultura, en los manejos de suelo… Todo el mundo habla de suelos, pero poca gente habla del cuidado de esos suelos, de cubiertas vegetales, de microbiología, de aportes de microbiología. En todo momento estoy buscando equilibrio. Al fin y al cabo un buen vino es eso, es ese equilibrio de fruta, de acidez, de mineralidad. De esas flores, de seas trufas que tanto me gustan…

EN MI TRABAJO, DESDE LA VIÑA HASTA LA VINIFICACIÓN, LO TOCO TODO CON LAS MANOS, ABSOLUTAMENTE TODO. No hago extracciones, sólo infusiono la uva. Odio la extracción. ¿Intervención? Sí. Si no fuese por la intervención del hombre o de la mujer, del ser humano, el vino no existiría, sería vinagre.

La mano de Oxer Bastegieta en época de vinificación (foto: Cuchillo)
La mano de Oxer Bastegieta en época de vinificación (foto: Cuchillo)

YO LO QUE ESTOY HACIENDO ES UNA INVOLUCIÓN PARA EVOLUCIONAR. En realidad estoy involucionando, estoy yendo atrás con lo que sabemos ahora, claro.

HUYO DE LOS PROTOCOLOS ENOLÓGICOS, PERO TENGO MUCHO RESPETO A LAS BODEGAS QUE LOS SIGUEN o que elaboran muchos litros, porque hacen país. Este es mi estilo, pero respeto también el suyo, no satanizo nada, nunca. Lo único que satanizo son herbicidadas e insecticias, voy a muerte contra eso, porque ahí es donde se pierde todo.

EVIDENTEMENTE, LA VIÑA LO ES TODO. Ahora, tú y yo sabemos que un mal cocinero puede destruir el mejor producto. Es así, eso es una gran verdad. También es importante quién ‘cocina’ la viña. Cuando hablo de biodinámica, de permacultura, de manejos de suelo, hablo de fijación de fruta, de fijación de mineralidad, de equilibrio, de acidez en los vinos, de frescura. Hablo de todo eso, todo ello se obtiene en la viña y, como bien te dije, si ya tenemos un buen patrón, una variedad adaptada al paisaje, tenemos suelo y tenemos viña vieja, lo tenemos todo.

POR FIN PROFETA EN MI TIERRA. BIZKAIA ESTÁ SIENDO UNO DE MIS MERCADOS MÁS FUERTES, junto con Suiza, Shanghai, Kazajistán, Noruega, Suecia, Francia, Italia, Estados Unidos… Vendo muchísimo en California, me acabo de meter muy fuerte en Corea, en Grecia, en Malta, acabo de entrar en México… Soy un poco Octopussy, siempre he creído en divide y vencerás, desde el minuto cero; no puedes poner todos los huevos en la misma cesta, hay que diversificar.

Oxer, feliz en Fuenmayor (foto: Lara Martín)
Oxer, feliz en Fuenmayor (foto: Lara Martín)

ME COSTÓ MUCHÍSIMO EMPEZAR A VENDER VINO. Cuando encuentro un distribuidor en un país, lo que hago es ir allí, instruir a la gente que va a vender mi producto, impregnarles de mi filosofía, enseñarles de qué va lo que hago yo. También me gusta ver dónde está mi vino y comer en esos restaurantes; después me quedo tranquilo y vuelvo.

NO PRACTICO LOS MARIDAJES PORQUE YO MARIDO COMO YO QUIERO. Me refiero a que normalmente suelo pedir una botella, y si somos dos personas puedo pedir una de blanco y una de tinto, y hago yo el maridaje propio. Pero me encantan muchísimo los maridajes que veo por ahí de equis restaurantes. Están haciendo un gran trabajo los sumilleres. A mí también me divierten los maridajes si son buenos, si están bien hechos.

SI LAS DENOMINACIONES DE ORIGEN NO ESPABILAN VA A SER COMPLICADO QUE NOS ENCONTREMOS CÓMODOS EN ELLAS, va a ser complicado que permanezcamos en ellas.

Etiqueta de Kalamity (foto: Cuchillo)
Etiqueta de Kalamity (foto: Cuchillo)

LAS ETIQUETAS DICEN MUCHO DEL VINO PERO TAMBIÉN DICEN MUCHO MÍ. ES MI MUNDO ONÍRICO, ES MI MUNDO ENCRIPTADO. Son homenajes a libros, a música, a cosas que me han pasado en la vida. Puede ser que mis etiquetas y mis vinos no pasen desapercibidos, pero a mí personalmente me gusta pasar desapercibido.

ME QUEDO EN BIZKAIKO TXAKOLINA, RIOJA ALAVESA, RIOJA Y TORO. Se acabó, tengo 46 años, tengo que pensar en mí también. Ahora mismo mi gran proyecto es la bodega de Lapuebla de Labarca, también cerrar círculos y algún proyectillo más que tengo por ahí con Rafa Sardina.

CON LA VIÑA DEL SEÑOR DEBUTO EN TORO, UNA DE LAS ZONAS NOBLES, GRANDES, DE ESPAÑA. Es curioso, pero el primer vino tinto que me metí a la boca, yo tendría 13-14 años sin cumplir, me lo dio un tío de Toro, casado con una de las hermanas de mi padre. Nunca se me olvidó esa violeta de la tinta de Toro. Siempre me ha parecido una zona noble, aparte de que es un pueblo que me ha encantado y donde tengo muchos y muy buenos amigos. Eso sí, he querido hacer un toro diferente, eh, un poquito más fluido, no tan pesado, con más acidez, con más frescura, y creo que lo he conseguido. La viña se llama ‘La viña del Señor’ y, por tanto, el vino se llamará La Viña del Señor. De hecho, cuando me dijeron que se llama La viña del Señor, miré para arriba y dije: “Señor, dígame que no está registrado”. ¡Y no estaba registrada! Lo registré y va a ser mi único nombre compuesto, todos los demás no lo son.

TARTALO. Rioja. 87% tempranillo. 10% viura. 3% graciano. Tiza. Tomillo. Romero. Suelo. Es de sólo una viña, es mi vino parcelario. La misma viña tiene algo de graciano, algo de viura, y lo vinifico todo a la vez, como se hacía antes. Es una coplantación.

SUZZANE. Rioja.100% garnacha. Flor. Acidez. Frescura. Expresa terroir.Toque a trufa. Se llama como la canción de Leonard Cohen y rinde homenaje a David Lynch, ‘Alicia en el país de las maravillas’… Incluye un fragmento de Eduardo Galeano (‘Creación’) en su contraetiqueta: rompo este huevo y nace la mujer y nace el hombre. Y juntos vivirán y morirán. Pero nacerán nuevamente. Nacerán y volverán a morir y otra vez nacerán. Y nunca dejarán de nacer, porque la muerte es mentira.

MARKO SKIN. Bizkaiko Txakolina. 100% Hondarribi Zuri (Gros Courbu). Pomelos de Kortezubi. Aquí el poema es de Giaconda Belli. Tu piel me atrae con la gravedad de todo el cosmos que fuera sufre su negra eternidad impenetrable .

MARKO LORETXOA. Rioja. 50% hondarribi zuri zerratia. 35% hondarribi zuri. 15% izkiriota txikia. Vinificación con velo de flor. El sabor de una ola (cuando rompe) de Laga.

MARKO LATE HARVEST. Bizkaiko Txakolina. 100% izkiriota txikia (petit manseng). Me recuerda a mi abuela, me recuerda a la manzana asada y al membrillo cuando los asaba ella. La etiqueta hace referencia al poema ‘El cuervo’ de Edgar Allan Poe. Y sus ojos tienen la apariencia de los de un demonio que está soñando… Este vino desaparece.

MARKO GURE ARBASOAK. Bizkaiko Txakolina. 45% hondarribi zuri zerratia (petit courbu). 40% hondarribi zuri (gros courbu). 15% izkiriota txikia (petit manseng). Tensión. Mi tierra. La violencia del mar. Mineralidad. Manzanas smith. Membrillos. La frase de la etiqueta viene de un hechizo vasco. Baga, Biga, Higa. Ikimilikiliklik. Izan Ontsa! (Uno, dos, tres. Abracadabra. ¡Se Bueno!).

MARKO. Bizkaiko Txakolina. 55% hondarribi zuri zerratia (petit courbu). 40% hondarribi zuri (gros courbu). 5% izkiriota handia (gros manseng). Me encantan los pájaros. Homenaje a Mikel Laboa. Me lleva a las raíces. “Uno dos tres, trágatelo todo». Mineralidad. Salinidad.

KALAMITY. Rioja.50% tempranillo. 47% garnacha. 3% viura y garnacha blanca. Dios, valga la redundancia. Flores y trufas en un mismo vino. Tiza. Chocolate. Especias. Picante mexicano. Elegancia. Homenaje a Shakespeare: «Sobrevenga la deshonra a aquellos que mal piensan». Todos llevamos un Kalamity dentro, y me encanta Es el único blend que hago. Garnacha de Cárdenas con la tempranillo de Elvillar. Se elaboran por separado y hago el blend justo al final.

IRAUN. Rioja. 80% viura. 9% calagraño. 4% garnacha blanca. 3% maturana blanca. 3% malvasia riojana. El hinojo más rico que he olido en mi vida. Mineralidad. Se cosecha el 28 de noviembre. Esto podría con un queso de Cabrales curado.

ARTILLERO. Rioja. 90% tempranillo. 5% graciano. 5% viura. Sedosidad. Trufa. Tiza. También desaparece.

web de Oxer Wines

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.