Restaurante Aki (Madrid). Para disfrutar la comida japonesa, con el estómago

Como gran aficionada a un restaurante japonés en Donostia sobre el que no opinaré (porque es ya como el salón de mi casa y parece que me paga cuando hablo sobre él), me aventuré a preguntarle a los dueños, oriundos de Tokio, dónde podía cenar en mi propia ciudad natal, o sea Madrid, en una próxima visita que tenía pensado hacer. Tras mirarme aturdida y con cara de ni siquiera conocer la ciudad, la encargada me emplazó a un par de días más tarde, para poder preguntar a un cliente que solía ir mucho por trabajo y era fanático de la comida japonesa. Por fin llegó la recomendación y, una semana después, el viaje. Reservamos por teléfono en este lugar llamado Aki, con la advertencia de nuestro guru gastronómico de que no nos dejáramos llevar por la primera impresión. Pues la primera impresión, y la segunda, fue quedarnos parados en la puerta no dando crédito, mirarnos con risa nerviosa y decir: “¿y si cenamos aquí al lado, que he visto un bar de tapas con buena pinta?…”. Tras varios minutos de duda en la puerta, atónitos, nos aventuramos a entrar. La sala no sé si se puede describir. Era una especie de taberna viejuna y fea, con sillas incomodísimas y mesas imposibles de casar con las sillas para no darte en las rodillas. Suelo de baldosa como el de la casa de mi abuela y baldosines setenteros en la pared. Pero al fondo vimos algo que nos convenció para quedarnos. Las cuatro mesas largas de la zona interior estaban repletas de japoneses. Por fin llegó la carta (que el Chef Ramsay hubiera criticado porque tenía más de 10 páginas en el típico clasificador con fundas transparentes) y sus precios. La verdad que no podía entender esos precios en un lugar así. Hasta que empezamos a comer. Primero apareció el aperitivo. Teniendo en cuenta que no había ningún fan del pepino y las algas entre nosotros, no triunfó mucho, pero ayudaba a preparar el paladar....

leer más

Por comentar: muy recomendable y económico el menú de Pad Thai (Madrid)

Muy recomendable y económico (¡menos de 9 euros!) el menú de Pad Thai, el restaurante tailandés de Paseo del Prado 40, en Madrid. Sobre todo el satée (pechuga de pollo asada con salsa picante de cacahuete) y, de segundo, el curry panaeg de pollo o el pad thai (tallarines de arroz) con gambas; acompañado de arroz blanco o arroz de verduras.  (Ana Laballo) ver ubicación Paseo del Prado, 40; 28014 Madrid 91 420 09 64 Don...

leer más

‘Divas de fogones’. Un concierto gastronómico que marida teatro y lírica

Ene 10, 13 ‘Divas de fogones’. Un concierto gastronómico que marida teatro y lírica

Publicado por en Madrid, Teatro

«Una comedia musical nos sirve como excusa para presentar al público que normalmente no consume lírica un plato delicioso sin barreras artísticas ni intelectuales. (…) Un programa dedicado a la cocina, conducido por María Tosca, divertida cantante lírica y  presentadora excéntrica; lleva cinco años en antena siendo líder de audiencia. Su receta: invitados especiales con quienes poder conversar y cocinar en clave de humor. La invitada de esta semana es Carmen de los Ángeles, soprano de éxito y amiga personal de María, que viene a promocionar su nuevo disco en el mercado: ‘Aromas’. Dos sopranos cocinando y cantando para ofrecernos el placer  de disfrutar la música en directo con un repertorio que hará las delicias del público. Nuestras divas pedirán la participación del publico y contarán con una llamada de teléfono inesperada. Parece un disparate, pero sólo hay que esperar a la publicidad para comprobar que lo es. Fuera de cámara seremos testigos de la verdadera relación que existe entre ellas. Celos, secretos y amantes compartidos serán los ingredientes que la regidora servirá en bandeja para poder cantar en el momento de máxima audiencia». Lo anterior es un extracto del resumen que Peineta Producciones, a través de María Diaz, facilita de ‘Divas de fogones’, un «concierto gastronómico» que el sábado maridará lírica y teatro en Las Rozas. El Auditorio Joaquín Rodrigo acogerá, concretamente, el estreno de un montaje con dirección y dramaturgia de Carmen Rosa, y orientado a la divulgación operística, a degustar la lírica con humor, valiéndose del telón de fondo de la gastronomía. La obra muestra los entresijos de un programa de televisión dedicado a la cocina, lo que pasa sobre el plató y entre bambalinas, y el repertorio musical incluye piezas de Bizet, Puccini, Verdi, Chopin, Bernstein… No podemos recomendar encarecidamente la obra, pues aún no la hemos contemplado, pero apetecía dar parte aquí de su estreno. Queda dicho.   EQUIPO ARTISTICO Dirección y dramaturgia: Carmen Rosa Piano y dirección musical: Manuel Villalta Espacio escénico: Esmeralda Díaz Luces y sonido: Fernando López...

leer más

Restaurante Botín (Madrid). El restaurante más antiguo del mundo

Aunque las noches del 24 y el 31 de diciembre son las únicas que cierra, no es mala idea aprovechar los días vacacionales en torno a la Navidad para acercarse a degustar una de las comidas más selectas que ofrece la capital madrileña: la de Casa Botín, el restaurante más antiguo del mundo, según el libro Guiness de los Récords (se fundó en 1.725). «Lo que más nos importa es complacer al cliente. Si el público acepta la Casa, sincera como es, cómoda, pero sin lujos y con el mejor género que se pueda ofrecer, para mí es bastante». En estas sencillas palabras se resume lo que es la filosofía de Botín, que busca, ante todo, la satisfacción del cliente con todo lo que ello implica y en todo el proceso: hospitalidad, buen servicio y buena cocina. Con esas sencillas y a la vez complejas reglas, Botín (su nombre actual, en realidad, es Sobrino de Botín) se ha mantenido en los primeros lugares de la gastronomía madrileña desde hace casi tres siglos y en este tiempo ha sido merecedor de numerosos premios. Entre los más recientes, la calificación entre los tres restaurantes más clásicos del mundo según la prestigiosa lista Forbes, tras el Club 21 de Nueva York, que ocupa el segundo puesto, y el Simpsons-in the-Strand de Londres, que encabeza la lista. Se dice que Goya trabajó en sus cocinas antes de dedicarse a la pintura y, naturalmente, esta larga trayectoria ha merecido la atención de ilustres escritores; el más conocido de ellos, el norteamericano Ernest Hemingway, que lo menciona en sus obras ‘Muerte en la tarde’ y ‘Fiesta’. Otros escritores anglosajones incluyen referencias a Botín en sus obras: John Dos Passos, Scott Fitzgerald, Graham Greene, Frederick Forsyth… Pero también los clásicos españoles han escrito sobre Botín, entre otros Benito Pérez Galdós, Indalecio Prieto, Ramón Gómez de la Serna, Carlos Arniches…Botín ofrece durante todo el año almuerzos y cenas individuales o la posibilidad de cerrar uno de sus salones para celebraciones colectivas, con...

leer más

Sagardi Euskal Etxea (Madrid). Salvar desencuentros frente a un buen chuletón

(+10 rating, 2 votes) Cargando… Si todos los desencuentros políticos habidos durante décadas entre Madrid y Euskadi fueran tan fáciles de resolver como los encuentros en torno a una buena mesa que pueden celebrar a diario vascos y madrileños, todos nos habríamos ahorrado muchos problemas. Así lo entiende, afortunadamente, mucha gente y de modo especial el grupo de cocineros vascos Sagardi, que desde el pasado viernes cuenta con una nueva sede en la capital, nada menos que a espaldas del Congreso de los Diputados (Jovellanos, 3) en el que fuera emblemático Hogar Vasco en Madrid. Con el nuevo local son tres los restaurantes del Grupo Sagardi en Madrid, y 21 en distintos lugares de España y en el extranjero (Buenos Aires y Santiago de Chile). En su propuesta gastronómica no tienen cabida conceptos como deconstrucción molecular o descontextualización, ni palabras como avant postres o morphings, ni desde luego los vinos se definen como amigdalinos o butíricos. Aquí se trata de una gastronomía tradicional y auténtica, centrada en productos de temporada de gran calidad, muy vinculada a la tierra y al producto, que presta especial atención a la selección de las materias primas en origen para asegurar su máxima calidad y frescura. Se caracteriza por una elaboración sencilla, sana y sin sofisticaciones pero con un toque de creación, siendo las carnes y pescados a la parrilla su principal atractivo. La carta incorpora los platos típicos de la gastronomía vasca, como el txuletón de buey, el bacalao, los pimientos del piquillo o los cogollos de Tudela, siempre acompañados de los mejores vinos y sidras del País Vasco. Algunos de sus platos estrella son la alubia nueva de Tolosa con su guarnición, los puerros frescos de Hernani templados a la parrilla, la sopa de pescado a la donostiarra, las kokotxas de bacalao con alcachofas al pil-pil, la ventresca de atún rojo de almadraba, las manitas de cordero lechal a la vizcaína… Y, si queda hueco, nada mejor como postre que la manzana reineta, cuajada de oveja y...

leer más

La muerte del bar español (y la invasión el plato cuadrado)

«Puedes abrir un bar con productos españoles pero, si quieres que te funcione, tendrás que poner platos cuadrados». Esta genial frase la pronuncia Luis Ángel García, del Noviciado, en ‘La muerte del bar español y la invasión del plato cuadrado’, corto-documental de Ivar Muñoz-Rojas y David Álvarez sobre el pasado, el presente y el futuro de locales como Noviciado, Palentino, Casa Camacho, Lozano… Clásicos de barrios como Chueca y Malasaña. Como entendemos que la intención de sus realizadores, y la de Montadito Films, es que lo vea el máximo número de personas, aquí lo colgamos. Agarren su caña, su bocata de calamares y pulsen el play… [youtube=//www.youtube.com/watch?v=6syFNP5pUHE] Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera, BI-FM y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y ya han transcurrido casi 30 años desde que empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), DSS2016, Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree y alguna otra trinchera. Además, durante dos años colaboró con un programa de Radio Euskadi. Como los Gallo Corneja, Igor es de una familia con fundamento que no perdonaría la cena aunque sonaran las trompetas del juicio final, si es que no han sonado ya. Sostiene que la gastronomía es el nuevo rock and roll y, si depende de él, seguiréis teniendo noticias de este hombre al que le gusta ver llover, vestirse con traje oscuro y contar...

leer más

The Junk Club (Madrid). Retro vintage & pin ups

(+10 rating, 2 votes) Cargando… [vimeo //vimeo.com/28516828] Hace ya tres semanas tuve que quedarme a comer en el curro y, a falta de un buen tupper casero, bajé al bar del pueblo a cerrar con cualquier cosilla el agujero que tenía en el estómago.  En cuanto al tema culinario, ahí quedó la cosa; lo bueno fue encontrar en una revista una curiosa referencia a este restaurante madrileño, The Junk Club, y, dado que ese mismo fin de semana íbamos a pasar dos días en la meseta, decidí reservar. Se encuentra en el centro de Madrid, bajo el restaurante La Musa Latina, en plena Latina. El día de la reserva recibí un sms de confirmación en el que se me facilitaba una clave, una graciosa contraseña de entrada, así que a la hora acordada nos dirigimos a la Costanilla de San Andrés a ver cómo nos trataban. Llegamos y en los sótanos de La Musa nos vimos frente a una puerta rustica, azul, con una mirilla redonda de esas antiguas, grandes, de metal con agujeritos. La puertecilla de la mirilla se deslizó, una voz nos preguntó “¿cómo se peina la prima Marisa?”, y nosotros respondimos “se peina como la Mona Lisa”. “Pueden pasar”, dijo la voz, “y cuidado con la puerta, que se abre hacia fuera”. A ritmo de Pixies con “cactus” accedimos a un local digno de la posguerra, techo en bóveda, ladrillo blanco, mesas recicladas con tapetes de hule, sillas con asientos de eskay, cuchillos con mango de nácar (plastificado) y, como colofón a la iluminación, velas. Los camareros parecían sacados de una orquesta de los años sesenta, con sus chaquetas de solapa estrecha granate y corbatita negra estrecha, para hacer juego, y las camareras tenían un look pin up de rimel espeso y raya gruesa, falda de vuelo y cintura estrecha, todo en negro riguroso y adaptado al Siglo XXI. Fabuloso… En la barra un peso de comida de los blancos, una balanza, vaya, pesaba varias barbies que nos miraban espantadas. Con el gusto musical in crescendo solicitamos...

leer más

Cervecería El Casco Viejo (Madrid). Si esto es lo que enseñan…

El Foro nos gusta porque nos ponen su tapita con la consumición. Y ya sabrán que somos seres racionales; de los que comen raciones en los bares, vamos. Si el sólido llega en forma de convite, miel sobre hojuelas. Por eso la decepción fue significativa poco después de que el Comando Madrid se las prometiera felices al traspasar el umbral de la Cervecería Casco Viejo, en Las Infantas, y ver que en la barra se invitaba a patatas fritas, sus trocitos de embutido y tortilla de patata. Buena compañía para unas cervezas, pardiez. Sin embargo, el camarero nos debió ver cara de turista, o de no haber dado un palo al agua en todo el día, porque sólo puso en el pequeño plato unas tristes patatillas. Ni rastro de chacina. Ni sombra de tortilla. ¡Castigados sin postre! La decepción fue significativa en primera instancia, lo dicho, pero cuando fuimos al cuarto de baño el alivio fue aun mayor. Si eso es lo que enseñan, si así mantienen lo que permanece a la vista, no queremos pensar en qué estado tendrán la cocina. Si las patatas venían en sobre cerrado y el camarero tenía las manos limpias, nos consideramos afortunados. Gracias por discriminarnos, amigos. (le gusta la discriminación positiva a Cuchillo) c/ Las Infantas, 26; Madrid Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera, BI-FM y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y ya han transcurrido casi 30 años desde que empezó...

leer más