Mueble Bar: valenciano, ese postre

Sep 28, 13 Mueble Bar: valenciano, ese postre

Publicado por en Destacado, Mueble Bar, Recetas, Vagonetas

(+25 rating, 5 votes)Cargando… De gentilicios va la cosa. Verán, en mis sobremesas nunca un postre ha suscitado tanto asombro, expectación, admiración y polémica como el más simple del repertorio: el valenciano. Y eso ha ocurrido con castellanos, madrileños, catalanes y andaluces. Así que recurro al amparo de Don Manuel para reivindicar la exquisitez de lo sencillo y abrir el debate sobre este, al parecer, gran desconocido invento de los dioses. En tierras vascas, la presencia del valenciano en las cartas de postres es algo habitual, llegando en ocasiones a presentarse como combinado o bajo el epígrafe de los cafés de gentilicio europeo, como el irlandés o el escocés. Sin embargo, siempre que preparo esta delicia a gentes de otros lares se repiten las expresiones de albricias, incredulidad y satisfacción. Algo así como si todos los comensales susurraran a su vaso eso de “¿dónde has estado durante toda mi vida, oh, valenciano?” Una o dos bolas de helado de vainilla. Zumo de naranja natural. Un chorrito de Grand Marnier. Ésa es la fórmula, inmerecidamente ninguneada, de la perfección. Aunque he de reconocer que, cuando la situación es acuciante  admite todo tipo de ‘aberraciones’, tales como usar zumo embotellado, o Cointreau y Drambuie en vez del Grand Marnier. No es lo mismo, pero sigue estando fetén. ¿Algún ‘manuel’ ha tenido el placer de descubrir a un neófito esta combinación magistral? ¿Quién fue el iluminado que creó el valenciano? ¿Es valenciano el valenciano? ¿Es postre el valenciano, o es un combinado? Y, por cierto, en busca del bocado ideal, ¿prefieren ustedes esperar a que el helado se derrita, o son de los que meten la cucharilla cuando el mantecado aún mantiene la textura? (reivindica el valenciano, Ana Romera)   Don...

leer más

Mueble Bar: Spitfire (Premium Kestish Ale)

Sep 21, 13 Mueble Bar: Spitfire (Premium Kestish Ale)

Publicado por en Destacado, Mueble Bar

(+30 rating, 6 votes)Cargando… Convendrán en que lo más convencional sería dar arranque a una nueva sección, como es este Mueble Bar, reseñando las virtudes de un vino de campanillas; de una botella edición limitada de Louis XIII, cognac de Remy Martin; de un champagne del que Sebastian Vettel no tendría narices de derramar gota alguna cada vez que sube al cajón; o de los restos de la primera cerveza elaborada de modo casual por los sumerios. Para tratar de impresionarles, estimados lectores, con nuestra erudición y nuestro poder adquisitivo; y para alimentar su envidia, dado que libamos tales néctares. Pero, si hiciéramos cosas al uso, no seríamos nosotros. Si alguna vez sucede, llamen al médico (al nuestro) o recuérdennos que tomemos la pastillita… Todo esta perorata viene a justificar, por si hiciera falta, que Mueble Bar se estrene con una cerveza inglesa que empezó a comercializarse en 1990. Anteayer, como quien dice. Nos moló el diseño, muy british, y especialmente el dibujo de su chapa (aka iturri), que reproduce los círculos concéntricos que distinguían al Spitfire, el caza monoplaza británico utilizado por la Royal Air Force (RFA), y otros países aliados, durante la Segunda Guerra Mundial. Y nos trae a la mente la iconografía mod, dicho sea de paso.  Spitfire es, precisamente, el nombre de esa ale que vio la luz para conmemorar el 50 aniversario del combate aéreo sobre la ciudad de Kent, enmarcado en la célebre Batalla de Inglaterra, cuando la Luffwaffe alemana trataba de imponerse a la RFA. Shepherd Neame Ltd. elabora esta cerveza de fermentación alta, ambarina, oscura; dotada de cierta vivacidad y coronada por espuma levemente morena, poco persistente. En nariz, desprende aroma especiado y lupulizado, de intensidad normal. En boca se muestra como una cerveza estructurada, amarga, con marcado gusto a lúpulo y un final prolongado y fuerte. Qué carácter. Viva el lúpulo (¡hip!). (no come entre bebidas, cuchillo) [youtube=//www.youtube.com/watch?v=o2y0a-UEQa8#t=53&w=520&rel=0] Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en...

leer más