Abaroa Euskal Sena (Sondika). Animalada de alubiada

(+5 rating, 1 votes)Cargando... El Euskal Sena es uno de los restoranes populares de Bilbao, sito en la cima del monte Artxanda y perteneciente a la cadena Abaroa. Este enorme tinglado cuenta con un parking de 250 plazas y comedores para más de 600 comensales. Además, hay alguna barra para hacer tiempo, rincones para que jueguen los niños y hasta discoteca, pues tal enclave suele albergar bodas. Sus rectores se definen especializados en pescados y carnes a la brasa, pero el caso es que recibí un bono descuento de Colectivia y, cuando Pato me confirmó que pondría el coche, lo compré pensando que por el vino ya merecía la pena. Rezaba así la oferta: «¡Menú Alubias en el Restaurante Abaroa Euskal Sena por 19,3 €! ¡Una opción gastronómica tradicional con productos de primera calidad!». Se supone que el precio normal es de 32,1 €, se incluían entrantes y postre, y se regaba con agua y Viña Pomal Crianza Centenario. O sea que caímos en la tentación. Utilizamos los cupones un sábado nevoso. Ese día de febrero estaba casi lleno nuestro amplísimo y bullicioso comedor de la planta inferior, con decoración de caserío vasco (yuntas en las paredes, vigas de madera, alacenas…) y mesas ocupadas sobre todo por familias. A nuestra vera había una mesa redonda de unas nueve plazas que, oh casualidad, acogió a conocidos de Pato que también habían comprado los cupones de la alubiada. Y es que el empático Pato conoce a gente en todo el mundo. Al poco nos trajeron el agua, Aquabona, perfecta, y el Viña Pomal, de Haro, de 13,5º, con aromas a grosella y mora, paladar astringente y muy rico. Y no tardaron los entrantes, presentados en un plato pintado con brochazos de dulce y guisantes. Se trataba de un aperitivo con dos croquetas de chipirón per cápita (perfectas también, en su punto, redondas, esponjosas, negras y con trozos de chipirón) más un chupito de crema templada de cigalita (otra estupenda delicatesen con olor al marisco y quizá mezclada...

leer más

Restaurante Abaroa (Getxo). Menú diario en ambiente burguesito

(+10 rating, 2 votes)Cargando... Cuando se tercia, los menús diarios del Abaroa de Las Arenas son una primera opción por la calidad del condumio, el precio de la estancia y la buena educación de los parroquianos, generalmente burgueses (familias, parejas, amigas ancianas, amigos a secas…) y ocasionalmente menestrales (chicas de tiendas cercanas). La gente habla bajo, la música acompaña de fondo (sones vascos el último día que nos sentamos ahí: Oskorri, Hiru Truku…) y la amplia cristalera desahoga el comedor abierto hacia la iglesia de Las Mercedes, su jardín arboledo, una carretera muda y escasos paseantes por la acera. Hombre, a veces el menú de 10 euros oferta ensalada y lirios como lo más interesante, pero la última vez que acudí con mi amigo Carlos había berenjena rellena y merluza en salsa verse. Le sumas vino navarro potable y postres generalmente idílicos… ¿y cómo resistirse? Pues entresemana Carlos y yo acudimos a gozar del humilde placer de su menú del día. Llamé por teléfono al Abaroa, me cantaron el de ese martes, contesté que muy bueno, llamé a Carlos y, hala, nos encaminamos al restorán haciéndonos los chulos por la calle Mayor de Las Arenas. Nos recibió la encargada, una delgada mature con mucha clase, cortesía contenida, unos ojos claros que mantienen a distancia al interlocutor y la costumbre de tratar de usted, como debe ser. Nos señaló una mesa y Carlos se sentó en la aneja, él de espaldas a la cristalera y yo protegido por la pared, dominando el comedor minimal y funcional empero acogedor. Carlos asió su mantel unipersonal y observó profesional: «Salvamanteles firmes. Los limpias de una sacudida». Bebimos agua Aquabona del manantial Santolín (253 de residuo seco), que llegó muy fría, y tinto navarro Iratxe de año, un todoterreno que en la etiqueta recomiendan para acompañar comida mediterránea. Funciona bien. Hombre, si voy solo y me lo pimplo entero a la tarde me duele un poco el bolo, pero entre dos adultos entra de cine. De primero había cuatro...

leer más