Landa (Mendaro). Honestidad brutal

Jun 12, 20 Landa (Mendaro). Honestidad brutal

Publicado por en Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

Un asador especializado en marisco y pescado donde mandan la sencillez y el producto de temporada, de categoría, frescura acreditada y proximidad. Un espacio recogido y austero donde uno se reconcilia con la hostelería ‘de cerca’, por hacer un símil con la magia.

leer más

Trinkete Borda (Irun). Lágrimas, wagyu y mantequilla

Abr 17, 19 Trinkete Borda (Irun). Lágrimas, wagyu y mantequilla

Publicado por en Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

El hecho de estar retirado es permite que el asador esté rodeado de huerta propia y de una importante extensión de campas donde pasta el exótico ganado de raza wagyu que luego Iñaki Hernández transforma en txuletas.

leer más

José María (Segovia). Acueducto y cochinillo

Nov 04, 13 José María (Segovia). Acueducto y cochinillo

Publicado por en Castilla y León, Destacado, Segovia

(+30 rating, 6 votes)Cargando... Por asociación de ideas, Segovia equivale a acueducto y cochinillo. El acueducto ya lo conocía, pero el cochinillo… ¡Ay, el cochinillo! En sus calles abundan los restaurantes y los mesones que ofrecen en sus escaparates sus preciados manjares, principalmente judiones y el simpático gorrino. Por recomendaciones, tres excelentes lugares; el afamado Mesón de Cándido, El Duque y el no menos reconocido, y muy bien recomendado por nuestro amigo el Dandy, José María. Como pernoctamos en la ciudad preferida de Alfonso X el Sabio, pues reservamos mesa el sábado para el domingo a 13:45 horas. Nos presentamos tarde, a las 14:00 horas, y había cola con gente intentando comer sin reserva. Sin embargo, la respuesta era la misma: “a partir de las 15.30 horas, después del segundo turno”. Como éramos los últimos de Filipinas, tuvimos que cruzar, por pasillos laberínticos, tres ó cuatro comedores enormes rebosados de parejas y familias enteras disfrutando encima de los platos. Los comedores son espacios singularmente decorados y con nombre propio (Reina Isabel, El Buen Yantar, Arcipreste de Hita, Biblioteca del Gourmet…). A nosotros nos tocó el denominado El Altar del Vino. Al fondo, junto a la pared, nos esperaba la última mesa libre con mantelería blanca y bordado del nombre del local, y en sus paredes cuadros firmados por los famosos. La Ro se sentó en el de Carlos Herrera y yo en el de Olé Olé, lo que dio rienda a mi excitación cochinil pensando en que las posaderas de Vicky Larraz o Marta Sánchez habían ocupado mi silla. Nos ofrecieron las cartas y al poco se presentaron para tomarnos las comandas. Como lo teníamos estudiado del día anterior, sólo dudamos en el tamaño de las raciones. Aclarado nuestro entuerto, pedimos la Perdiz de temporada estofada con setas de cardo y cebolletas (21´82€), para Ro, y Cochinillo asado (22´73€), para mí. Ni entrantes ni ná; si estamos a setas, estamos a setas, no estamos a Rolex. Durante la espera nos sirvieron una bola de mousse de queso, con confitura y...

leer más

Asador El Abra (Portugalete). Competentes menús especiales

Uno de mis bares favoritos de Portugalete es El Abra, cercano al Puente Colgante. Ahí tomo tinto o blanco, a veces te convidan a caldito rico, y no suelo resistir la tentación de probar alguna de sus banderillas. Me siento en un taburete junto a la barra y me siento sereno. Sobre su cocina los dueños presumen de elaboración casera y tradicional y destacan los pescados. Varias veces he comido en su comedor menús cerrados y siempre he salido contento. Debuté con La Txurri el 16 de abril de 2005 (de la fecha se acuerda ella), con un menú de fin de semana muy competente al que de mi memoria borraría la escandalera, el ruido de fondo de los comensales que llenaban el refectorio. Repetí en las bodas de oro de los Zabalo, unos tíos de La Txurri (quien recuerda la fecha también: 29 de diciembre de 2009) con otro menú concertado suculento y satisfaciente, desde el jamón al solomillo, supongo. Y un día compré un cupón de descuento de Colectivia, una oferta verosímil pues ya conocía el local. Prometía una rebaja del 51 %, desde 40 aurelios hasta sólo 19,5 para cinco platos, bodega incluida. Compré sólo dos cupones, pero debería haber pillado más. Los consumí con mi amiga La Reina, a pesar del peligro de atragantarte por la risa si vas a comer con ella. Mi único temor era que las raciones fueran demasiado escuetas, pero no se cumplió. Nos trataron con deferencia y sin excesos de confianza, nos cambiaron los cubiertos en cada plato como el rigor manda, y antes de empezar aclaramos el paladar con agua y catamos el vino, de Laguardia, Rioja Alavesa, pueblo donde me iría a vivir ahora. El caldo era marca Marqués de Navarrete, cosecha 2008, y le encantó a mi acompañante: a La Reina el aroma le recordó a brandy, y a mentolado también; a mí el aroma a cuero y su sabor a cacao. Y esto degustamos: Surtido de ibéricos: Un platito aromático en la...

leer más

Asador Illarra (Donostia). Dominio de la parrilla

Por fin tuve oportunidad de sentarme en el comedor del Illarra, un asador ubicado junto al polígono industrial de Igara, en San Sebastián. Son muchos los que señalan la practicidad de sus jardines, donde la chavalería puede pastar y asolar, cual horda de Atila, si la meteorología es benévola y la Autoridad competente lo permite. Y es conocido que justo delante del propio caserío hay una huerta donde cultivan las lechugas, tomates y guisantes que luego emplatan. Pero lo cierto es que yo no tuve ocasión de contemplarlo. El tiempo era otoñal y preferí invertir el tiempo en platicar con mis dos acompañantes. Sendas amistades. Lo que sí pude verificar es que en Illarra dominan el complicado arte del parrillero, con mayúsculas, y lo mismo pasan por la brasa un pescado, una carne o verdura. En todos los casos con resultado satisfactorio. No es un ejemplo de especialización dentro de la especialización, no es un lugar en el que exclusivamente sepan tratar la txuleta (aka chuleta) o cierto pescado salvaje, es una parrilla global que procura poner el acento en el producto local y de temporada. Nuestra comida, concretamente, se desarrolló en un comedor decorado con ornato tradicional: aperos de labranza, motivos de cesta punta, cazuelas… Empezó con un chupito de verdura, cortesía de la casa, y continuó con nuestras dos primeras elecciones: ensalada de chipirón, sobre cama de patata panadera y piquillo, con vinagreta y rúcula; y unos estupendos puerros frescos a la parrilla con vinagreta de piñones. Dos aciertos, la mejor manera de comprobar que la fama del local es justa. No son pocos los restoranes donde el apartado de entrantes es un canto a la intrascendencia, una sucesión de propuestas rutinarias exentas de personalidad y cariño. Aún sin caer en el barroquismo, no es el caso que nos ocupa. Sigamos. A mi juicio, tocamos techo con el rodaballo a la parrilla, que Josean Eizmendi (campeón del I Concurso Nacional de Parrilleros, celebrado en Noviembre de 2010 en el marco del congreso...

leer más

Asador Sagartoki (Vitoria). Pinchos, asados y premios

(+5 rating, 1 votes)Cargando... De mucha fama goza el Asador Sagartoki vitoriano, sito entre la catedral y la plaza de la Virgen Blanca. Ahora tiene una terraza en calle, la barra con sus pinchos de premio, una vinoteca acristalada y un amplísimo comedor que se llena los sábados, cuando antes se llenaba todos los días, según nos comentó el estirado maître, uno de los muchos camareros diligentes que nos atendieron el sábado que fuimos, que también llenó y donde vimos a muchos clientes escanciándose sidra de las kupelas cada vez más borracha. Comimos un menú degustación con un cupón de descuento de Colectivia, La Txurri se lo pasó de miedo y yo pensé que algunas raciones eran muy pequeñas, pues no creo que las croquetas que nos sirvieron sean de ese tamaño en la barra si las cobran a 2,25 euros. Estuvo bien la sentada sabatina de hora y media, pero es que todo el mundo habla tan bien del Sagartoki que yo siempre espero más. He comido a la carta y poteado ahí, pero siempre falta algo. Sobre ese sábado diré que el servicio fue excelente (o casi), el vino del bono muy bueno (Izadi crianza 2007, que me mola mucho; éste con cierto sabor a cacao), la comida bien pero en cuesta abajo y la relación calidad-precio se quedó en el embeleco. La Txurri se quejó de que los baños fueran comunes con los del bar, demasiado transitados y los de hombres nada cool. Degustamos lo del cupón y yo añadí media ración de queso al final y de abono. Prometía la publicidad del menú: «Descubre el sabor de platos reconocidos por jurados de lo más exigentes. Disfruta de un menú degustación en el Asador Sagartoki por 29€ /persona. Lee los platos que incluye este sabroso y exquisito menú y anímate a conocer el famoso Asador Sagartoki, en el centro de Vitoria-Gasteiz, dirigido por el reconocido chef Senén González. ¡Un menú premiado!». Y nos sirvieron lo que sigue: Entrantes (6 propuestas, algunas...

leer más

Asador Cueva de las Brujas (Ajo). Menuda vista

El puente del primero de mayo se ha presentado inhóspito climatológicamente pero, como aún así existen ciertas obligaciones que cumplir, no quedó otro remedio que desplazarnos a Santander en manada para ver jugar a nuestros hijos en un triangular de fútbol como buenos padres que somos. Y como no todo iban a ser penurias, a la vuelta se decidió hacer un alto en el camino para reponer fuerzas en la bella localidad de Ajo. No llovía, con lo que se pudo disfrutar de la bella vista hacia la ría con la que te deleita la terraza del Asador Cueva de las Brujas, un establecimiento donde la cocina, los baños y la barra están emplazados directamente en las rocas y, para atender al publico, dispone de una zona cerrada con ventanales de cristal y otra exterior que tiene que ser una gozada disfrutar en verano. Hoy nuestros ávidos lectores no podrán disfrutar de la opinión del pequeño de la casa, que exhausto después de pasar la mañana jugando al fútbol no pudo resistirse a unos deliciosos mini bocadillos de chorizo (4) preparados con mucho esmero por el que suscribe. A los adultos nos acomodaron en unas largas mesas de madera con bancos corridos al más puro estilo cervecera (no se esperen del lugar una decoración chic ni un servicio cinco tenedores) y, tras deliberar un poco, decidimos que lo mejor sería, siendo muchos como éramos, pedir una serie de entrantes variados para compartir y luego segundos platos al gusto de cada uno. Los entrantes estuvieron compuestos por copiosas ensaladas mixtas, raciones de chopitos, croquetas caseras, chorizo y morcilla recién hechos en las brasas, chipirones en su tinta (no tan buenos como unos caseros, pero sí aceptables) y un poco de queso (aquí fallo un poco la calidad y la cantidad).Para los segundos platos, y aunque previamente se pensó en elegir cada uno el suyo, finalmente se acordó pedir unas fuentes de chuletillas de cordero a la brasa (bendita elección). Aparecieron por allí unas inmensas fuentes...

leer más

Mesón Chuchi (Fuenmayor). Apuesta segura en Fuenmayor

El otro día tocó ir a Teruel para trabajar un poco. Allí nos trataron de maravilla en el Hotel El Mudayyan, un hotel supercoqueto que por 60 euros la noche te ofrece un trato más que amistoso, un desayuno casero delicioso y amenas lecciones de Historia de Teruel narradas por la encantadora dueña, Mª José, que además te enseña los secretos del subsuelo del hotel (hace unos siglos fue la casa del cura y tiene unas galerías que unen la casa con la Iglesia -¡qué discreto el señor cura!-). En Teruel, cómo no, dimos buena cuenta del resultón jamón de Teruel para comer, cenar y desayunar. Tras un par de días intensos tocaba viaje de vuelta. El que conducía, al que denominaré Presi Senior, es un gran aficionado al Mesón Chuchi así que, ¿casualmente?, nos plantó en su puerta a las tres en punto, mientras nos contaba la anécdota de que en este restaurante se reunieron para hacer ganchillo Arzalluz, Corcuera y Vera hace ya unos cuantos años. Presi Senior ya me descubrió el Chuchi allá por 2000 y en los últimos años por allí he ido llevando a Cuchillo y señora, al Rmrls  y familia… y siempre he triunfado. Sin duda, la estrella del Chuchi son los asados. Esta ocasión comimos uno de cabrito y, por cierto, pedimos tres raciones, más que suficiente para los cuatro. Como siempre, estaba superior, pero en Chuchi todo es delicioso. Hasta la humilde ensalada de lechuga que acompaña al asado está súper sabrosa; el secreto: el vinagre de tinto de Rioja que elaboran ellos mismos. Para ir haciendo boca, primero habíamos comido unas setas a la plancha que venían acompañadas por verduritas en tempura, de las que la jefa no dejó ni miga. Presi Senior nos recomendó un sencillo salchichón a la brasa; acepté la recomendación con reservas, pero estaba realmente bueno. También cayeron unas estupendas alcachofas con su jamoncito crujiente y unos exquisitos buñuelos de bacalao con su cremita de pimiento del piquillo. Tras el cabrito,...

leer más

Asador 10 (Vitoria-Gasteiz). Menú con calidad, buena presencia y precio asequible

Yo, si trabajase en el polígono industrial de Betoño, en Gasteiz, podría comer a diario en el Asador 10. ¿Les suena el arranque? Es idéntico al de El Siete, sí, ese gran restaurante de la Cuchi que forma parte de nuestro Top 5 de menús del día asequibles en Siberia-Gasteiz. ¿Y por qué arrancamos igual? Pues para reforzar la idea de que pertenece al mismo ‘grupo empresarial’, un trío que, por cierto, completa el Virgen Blanca, otro local con buena oferta gastronómica que, no obstante, no recomendaremos, pues sólo por asomarse a la plaza de igual nombre cobra casi 3.000 pesetas cada menú del día. Y no tiene ni siquiera el detalle de servir un buen vino. A 50 kilómetrosde Haro, oiga. Anda que… Lo que sí recomendamos, ya se imaginan, es comer en El 10, un amplio caserón que también colocamos en nuestro Top 5 siberiano y donde se sirven varios turnos de comida, lo que permite convivir en sus tres huecos (dos salones de piedra y una galería con ‘vistas’ a una terraza/patio que recuerda a las cerveceras/pollerías) a currantes y a altos y bajos cargos del Gobierno. Calidad, buena presencia y precio asequible (11,20 euros) hacen su oferta irresistible. Así, lo habitual es que te tomen el nombre, esperes entre 3 y 10 minutos a que te acomoden, y, si eres de los tempraneros, te inciten a tomar el café en la barra, con el fin de liberar la mesa y dejar paso al siguiente. Servicio presto, pero no agobiante, reparte con agilidad ensaladas, verduras, hortalizas, carnes, pescados y no pocos postres en los que se aprecia cierto cuidado y dedicación, buen gusto. ¿Qué más decir? PD: sí, podemos poner ejemplos de los platos que sirven. Ahí van… ensalada de arroz y gambas con salsa rosa… calabacín de bacon y queso a la crema de piquillos… patatas con chorizo… sopa de pescado y marisco… vainas en salsa con jamón… conejo al ajillo con patatas fritas… revuelto de setas y jamón… chuleta...

leer más

Asador Lukainkategi (Donostia). Apuesta casera y segura

Feb 06, 12 Asador Lukainkategi (Donostia). Apuesta casera y segura

Publicado por en Euskadi, Gipuzkoa

Tocaba cambio, sí señor. Llevaba ya demasiado tiempo este caserío con la misma carta, sin alterar una sola letra. Y es que dicho lugar, perdido en el monte, en el límite entre Usúrbil y San Sebastián, es el claro ejemplo de que el ‘boca-oreja’ funciona. Que yo sepa, no se ha prodigado demasiado en los mundos del marketing, ni ha hecho grandes inversiones para ver su nombre rubricado en la prensa local. Tampoco le ha hecho falta. Quien lo conoce lo hace por su cocina casera, sencilla pero bien preparada. Y una estupenda relación calidad/precio. De nombre difícil de pronunciar, y casi imposible de recordar, ha contado desde sus inicios con una clientela fiel, y para los que frecuentamos el restaurante desde hace muchos años era común coincidir con los mismos rostros cada viernes noche. Más conocido por su oferta en carnes, admito que tienen buena mano con los pescados. Tampoco despreciaré el cordero ni la menestra de verduras del tiempo. Y confieso que soy de siempre fan de la costilla a la brasa. Para mí, la preparan como nadie. Cortada muy fina, bien hecha, con su ajito crudo por encima… acompañada de ensalada de lechuga y cebolla de su huerta… bien aliñada… ¡ñam, ñam! Hace ya unos cuantos años, el comedor fue restaurado totalmente, impregnándolo de un estilo clásico pero más acogedor, sustituyendo el frío blanco de las paredes por un cálido amarillo que contrasta con la madera de las vigas. Posteriormente, acometieron la obra exterior, cubriendo una pequeña terraza y convirtiéndola en coqueto cenador muy agradable para los mediodías estivales, y perfecto para las cálidas noches que tanto escasean en el verano donostiarra. Pero la oferta culinaria seguía intacta. Que no, que si algo funciona, para qué cambiarlo. Como decía, tocaba cambio y ha llegado. Leve y sutil, sin perder su esencia. Desconozco las razones de tal exceso. Quizás la crisis ha hecho que esa clientela se viera tentada por ofertas diferentes, ocurre en todos los sectores; lo sabré yo. Puede ser...

leer más

El valor de los detalles

Ya son varias las personas que nos han recomendado el Kurtze Bekoa, la taberna asador localizada frente al colegio Askartza Claret, en Leioa. Nos han dicho que allí se come fenomenal por un precio ajustado. Aún estamos pendientes de comprobarlo, pero estos días nos hemos dejado caer por allí, para tomar una fresquita, y nos ha gustado. Hemos visto caer el sol sobre el monte Serantes, desde su terraza con mobiliario y cercado de madera, y hemos disfrutado. Hemos logrado relajarnos pese al continuo rumor del tráfico, a pesar del rugido de los coches que transitan por la carretera que lo bordea. La cerveza ha ayudado, sí, pero más lo ha hecho la tira de tortilla a la que el encargado del local nos ha invitado, sin conocernos. Una porción que rivaliza en tamaño con la que cobran a buen precio en el Scala bilbaíno, sin ir más lejos. Hemos redescubierto el valor de los detalles, de la deferencia hostelera hacia el noble cliente (aunque éste no sea habitual), hemos recordado aquellos tiempos en que en Bizkaia te invitaban de saque al caldito (para entrar en calor), hemos bebido el doble para agradecer el convite (¿algún emprendedor cree realmente que se pierde dinero por sacar un platito de cacahuetes o un montoncito de patatas fritas?) y nos hemos quedado aún con más ganas de comprobar su habilidad a los fogones. Como dice Dicky que dijo MacArthur, volveremos. Vaya si volveremos. Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con...

leer más

Asador Sagartoki (Vitoria). ¿Apuesta segura?

Hemos repetido en el Sagartoki, uno de los restaurantes con mejor cartel de la capital alavesa. Son varias las cervezas que hemos tomado en su barra, también hemos catado su muy reverenciada tortilla de patata (la mejor de España, dicen), y nos resulta muy satisfactorio sentarnos en su comedor. La vez anterior optamos por probar sus rulos, divertida y lograda reinterpretación de los sushis y los makis japoneses, envuelta en láminas vegetales deshidratadas, ideada por el cocinero autodidacta Senén González. Luego atacamos sus famosas croquetas y alcachofas en tempura con crema de pistacho antes de entregar nuestras almas a un estupendo besugo convenientemente desespinado y emplatado con toda la ceremonia. La última hemos alterado la elección, pero hemos quedado igualmente satisfechos. Igual incluso más, pues ha sido la confirmación de que, efectivamente, es una apuesta segura. Hemos abierto boca con unas guindillas de Ibarra a la sartén, una propuesta ineludible ahora que los langostinos guipuzcoanos están en plena temporada. Caballo ganador. Y hemos repetido alcachofas en tempura, pues resulta un plato bien fino que coge vuelo gracias a la rica crema de pistacho. Recomendable. La gran protagonista, no obstante, ha sido una ijada de bonito para dos que ha superado incluso las espectativas del lekeitarra que me acompañaba, un tipo ducho en la materia que se ha rendido ante una pieza tiernísima y largamente sápida que se ‘deshojaba’ con facilidad y agradecía exultante el paso por la brasa. De postre, como aún nos quedaba Pruno 2009, un Ribera de Duero (de Quintanilla de Onésimo) apañado, con 12 meses de barrica y compuesto en un 90% por uva tempranillo y en el 10% restante por cabernet sauvignon, hemos negociado una tabla de quesos acompañada de nueces y membrillo. Queso rico, membrillo, nueces, buen vino, un amigo y buena conversación. ¿Qué más se puede pedir? Pues un dedal de Zacapa 23 años, pero éste nos lo hemos tomado donde el bueno de Ángel, el gaucho del Gautxo. Aunque esto es ya otra historia… En el debe sólo hemos anotado que el servicio...

leer más