El infame sandwich de bonito y pimiento de Bocadis

El martes pasado fui de visita a Lakua, a la sede del Gobierno Vasco, donde trabaja un buen amigo. Un amigo, al menos. Y, como me recordó a una de las tortillas “especiales” que despachan en el New Inn Urrestarazu, a la hora de comer tuve la desafortunada ocurrencia de contentarme con un sandwich de “bonito y pimiento” elaborado por la empresa vizcaína Bocadis, y despachado en la correspondiente maquina expendedora automática. Primer motivo de insatisfacción, y no es la primera vez que me pasa con esta casa: el atún sólo ocupaba 8 cm2 sobre una superficie total de 60. De 120, si tenemos en cuenta que el sandwich era de dos pisos. Una miseria, un ejercicio de racanería que la Administración debería tener en consideración a la hora de valorar los criterios subjetivos en el próximo proceso de contratación/adjudicación. Sugiero. Segundo motivo: el poco atún está estratégicamente colocado al borde del pan, en el corte, para fomentar otro engaño, la falsa percepción de que el sandwich está a reventar. Cuando realmente está casi casi vacío. Tercer motivo: no es bonito. Esa es otra… Le llaman de “Bonito y pimiento” y luego reconocen en el detalle de ingredientes que ese ‘bonito’ es realmente la suma de atún (95%), aceite vegetal (4%) y sal (1%). Un engaño, a mi humilde entender. Consentido por quien permite ese etiquetado, que esa es otra. Cuarto motivo: el gusto. Es bien pringoso, sobrado de mayonesa, empalagoso, grasiento en boca… Espesa la saliva y deja la boca pastosa. Quinto motivo: deja pringue y olor acre y/o agrio en las manos. Sexto motivo de insatisfacción: para qué seguir enumerándolos… Resultó un sandwich infame. Con productos así en nuestra dieta, nunca figuraremos entre los trabajadores mas productivos. Y eso que Bocadis tiene una línea “Gourmet” auspiciada por Fernando Canales y presume de certificado de calidad UNE-EN ISO 9001:2008. Anda que… (Cuchillo) Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997...

leer más