Bar Larra (Hondarribia). Un menú del día competente… ¡y con sidra!

Jun 03, 14 Bar Larra (Hondarribia). Un menú del día competente… ¡y con sidra!

Publicado por en Destacado, Euskadi, Gipuzkoa

Allí comió Óscar Cubillo, por cuatro motivos: pagaba él, el menú del día le atraía más, el local disponía de una terraza protegida del aire de la tarde por un cenador y el batzoki es una sede política del PNV. Y no desea escribir en positivo de ningún partido.

leer más

Brasserie Le Coq d’Or (Cognac). Fachada de pub inglés

May 22, 14 Brasserie Le Coq d’Or (Cognac). Fachada de pub inglés

Publicado por en Destacado, Francia

(+48 rating, 10 votes)Cargando... Tras mis tribulaciones de vasco en Burdeos, narradas en el celebrado post dedicado al restorán Le Cochon Volant (El Cerdo Volador), en automóvil Citroën partimos temprano de la capital del Garona enfilando hacia Libourne (una plaza, otro río, un Carrefour abierto en festivo y poco más); torcimos a la derecha hacia el turístico pueblo vitivinícola de Saint-Émilion (una cuesta peligrosa -no quiero imaginármela en un día de lluvia-, una torre, un aparcamiento en la cumbre, bodegas y restoranes por doquier, y nada más); desandamos el camino zigzagueando por una monótona carretera comarcal llena de curvas y colinas verdes hasta llegar a Angulema (abajo el río, al otro lado una gran estación ferroviaria, a modo de núcleo una cima con la parte vieja de la ciudad, con la catedral y un bar roquero en cuya terraza me volvieron a crucificar por un café y un chardonnay vulgar); y, de nuevo, en ruta hacia poniente, con el Atlántico al fondo del mapa, dirigiéndonos a Cognac por una carretera más ágil. Et, voilà, ya estamos en otra ciudad gabacha que me moló más aunque se agotara en sí misma. Los supermercados poblaban las afueras de Cognac, ciudad claramente provinciana con aire de pueblo cruzado por un río. Con decir que sólo hay unos 20.000 habitantes, si llegan… En su parte vieja hay una zona de tiendas caras, no se ven tantos restoranes, pero los hay, y las bodegas clásicas gastan una pinta grisácea e industrial y vetusta que no se puede comparar con las bodegas de Rioja, tipo Marqués de Riscal, Ysios, Baigorri y tal, todos derrochones prodigios de diseño arquitectónico. Vi de lejos la sede de la marca Martell, y me pareció de otra época, anacrónica, extirpada de mi infancia industrial erandiotarra/baracaldesa. Vi desde su acera la sede de Hennessy y no me lo podía creer: ¡sólo brillaba la bandera roja de la marca! Y pensar que desde ahí surten a todo el mundo de botellas, algunas extremadamente caras. No hicimos nada especial en Cognac....

leer más

Restaurante Solaetxe (Leioa). Pretensión casera y dimensión industrial

Tanta publicidad se cruzaba en mi devenir cojeante que le comenté un día a La Txurri: «Tenemos que ir al Solaetxe». Y ella, la de la memoria que da miedo, respondió: «Estuvimos comiendo un pollo en su terraza un domingo caluroso. El local estaba a tope de gente y se te acercó a hablarte con total confianza un músico de un grupo al que no reconociste aunque le seguiste la corriente con la mano izquierda que te caracteriza». ¡Ah, sí! ¡Ya me acuerdo! El caso es que deseaba volver al Solaetxe y fuimos un lunes para comer el menú del día con la excusa de celebrar mi cumpleaños por todo lo alto. Por 13 lereles de nada, impuestos incluidos, con vino de rioja (cosechero entonces, ahora es crianza y se mantiene el precio), pretensiones gastronómicas caseras y un público entresemana preferentemente masculino con muchos señores solos (boronos en su mundo, trabajadores cansados, hombres alienados…) y escasos grupos mixtos (entre ellos uno proveniente de la cercana Universidad del País Vasco, con el rector Iñaki Goirizelaia a su cabeza). Nosotros subimos al minimonte donde arraiga el Solaetxe en coche. Aparcamos en su amplio parking con muchos carros potentes y lujosos estacionados. No nos fijamos en el espacio con columpios para que se entretengan los niños que dispone la empresa, atravesamos la terraza de la pollería («en el Solaetxe se come muy bien, hasta los pollos están buenos», sentenció mi hermana poco después cuando me llamó por teléfono para felicitarme) y, como sus comedores para unas 185 personas estaban llenos (¡un lunes!), en la barra del bar hubimos de esperar unos minutillos, ínterin en el que La Txurri exudó su carácter agrio: protestó porque la televisión del bar sonaba a alto volumen y se abalanzó contra la encargada cuando por delante de nosotros entraron dos jóvenes… ¡que tenían reservada una mesa para siete, los pobres! Pero la sangre no llegó al río y apenas tardaron en ubicarnos en una amplia mesa con mantel blanco de tela (aunque las...

leer más

Bienvenidos a Snack Bar Capricho (Olhão)

De paseo por la población portuguesa de Olhão, junto a Mandi y El Rmrls, reparamos en este cocinero que alzaba el pulgar de su mano derecha, al tiempo que con su izquierda mostraba una pizarra donde se anunciaban bifanas, cachorro, lingueirao (navajas), camarao, almêijoas (almejas) y tostas. Nos gustó, hasta que vimos el mismo muñecote entre los frescos del Carrefour que frecuentamos. Vaya, qué poco original, ¿no? * Lo Que Coma Don Manuel coloca en la sección Bienvenidos aquellos muñecos, carteles y dibujos que, con cierta gracia, nos dan la bienvenida a restaurantes, bares, bistrós, tabernas, chigres, sidrerías y demás locales hosteleros que tanto nos gusta visitar. Esperamos sus aportaciones, queridos lectores * Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y ya han transcurrido casi 30 años desde que empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), DSS2016, Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree, eldiario.es, BI-FM y alguna otra trinchera. Además, durante dos años colaboró con un programa de Radio Euskadi. Como los Gallo Corneja, Igor es de una familia con fundamento que no perdonaría la cena aunque sonaran las trompetas del juicio final, si es que no han sonado ya. Sostiene que la gastronomía es el nuevo rock and roll y, si depende de él, seguiréis teniendo noticias de este hombre al que le gusta...

leer más

El langostino lo cuezo yo

Recientemente le preguntaban a José Miguel Conejo Torres (Leiva), en El Hormiguero, si alguna noche había llegado tan perjudicado a casa que se había comido lo primero que encontró en el congelador. Sin descongelar, claro, que ahí esta la gracia de la cuestión. El músico respondió “sí”, y confesó que en una ocasión se comió de tal guisa, congelado (insisto), un buen trozo de pizza de una conocida marca. Y es que la vida del rockero es muy sacrificada. ¿Que no? Para esos casos en los que la ansiedad, el apetito y los efluvios del alcohol y de algo más nos confunden, puede ser útil tener a mano unos langostinos tuertos, decapitados, sin bigote y cocidos comprados, a granel, en la sección de turno del hiper. Para un lastimero y desesperado aquí te pillo aquí te mato, Rodolfo. Con bien de mayonesa. Y descongelados, ¡¡por favor!! Pero si lo que quieres es quedar bien con la novia, la familia, los amigos o contigo mismo, chupar bien la cabeza de los crustáceos decápodos nadadores y decir de vez en cuando, “vaya, qué rico está esto”, “caramba, qué bonito, cómo brilla”, o “qué bien se pela”, lo mejor es que escojas el genero (¿qué tal unos langostinos tigre de reputada procedencia?), cierres bien la puerta de la cocina (ese olor…) y lo cuezas tú mismo. No hay color. (nunca comió pizza sin descongelar, Cuchillo) Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas...

leer más