La Sifonería (Cangas de Onís) Los mejores quesos y la sartén como para Javi y Nachón

Oct 09, 13 La Sifonería (Cangas de Onís) Los mejores quesos y la sartén como para Javi y Nachón

Publicado por en Asturias, Destacado

(+50 rating, 10 votes)Cargando... Hay dos Asturias, la del Mar y la de la Montaña. Una que mira a la costa y otra que escala riscos, la que se pierde entre parques Naturales de insólita belleza, listos para ser descubiertos y mucho menos visitados que los arenales. Para aquellos que se quejan de destinos masificados, la cura, sin duda, es visitar Asturias y, si se deciden a andar que, como dijo Cuchillo en la conferencia que recientemente moderó, es algo bueno para el corazón y para las piernas (Encarna), su meta será visitar los parajes de Picos de Europa. Y, si han tomado esa decisión, nada será mejor que su campamento base se sitúe en Cangas de Onís. Cangas de Onís es destino turístico montañero y también religioso y cultural. No en vano, allá por el año 722, un señor muy testarudo y cabezón, llamado Pelayo, inició la Reconquista de la Península Española desde Covadonga, donde lideró una batalla o escaramuza que cambiaría la historia y que permite a los asturianos decir, de manera socarrona, eso de que “Asturias es España y lo demás tierra conquistada”. El caso es que, como hemos dicho, Cangas de Onís, la ciudad y el Concejo, tienen atractivos suficientes para merecer una visita e incluso unas vacaciones. Y desde un tiempo a acá se nos ha puesto muy guapo el centro de Cangas, con calles peatonalizadas, comercio enfocado a lo gastronómico (del que hablaremos en otra ocasión) y locales de restauración que han brotado como setas. Este largo verano ha sido propicio para las terrazas. Y eso es la Sifonería, además de ser bar- restaurante, como lo anuncian, y un lugar donde oficia el simpático Celso, dueño del negocio, y que atienden con profesionalidad y cariño camareras muy profesionales y cercanas. Se llama la Sifonería porque, claro, antes vendían sifones y esa parafernalia se mantuvo con una exposición permanente de los sifones y de la maquinaria. Es, por lo tanto, un museo, es un local auténtico, y por lo...

leer más

LLanes, diez restaurantes y diez experiencias imprescindibles en el Oriente de Asturias

May 27, 13 LLanes, diez restaurantes y diez experiencias imprescindibles en el Oriente de Asturias

Publicado por en Asturias, Destacado, Destinos, Llanes

Reseñamos los mejores restaurantes de Llanes y, como pista extra, añadimos experiencias para visitar y rutas para recorrer en el Oriente de Asturias

leer más

Sidrería Muros (Nueva de Llanes). Cachopo, chuletón, fabes, patatas tres salsas y sidra. Comida ligera

Los amigos que trabajan la hostelería y el comercio en la zona del Oriente de Asturias cuando llegan estas fechas entran en un sentimiento ambivalente. Por un lado pueden empezar a descansar de un verano que suele ser, por la estacionalidad, de un ajetreo insoportable para los usos y costumbres slow de la zona. Los forasteros llegan, llegamos, con la prisa de las ciudades impregnada en la piel y no se dan cuenta (yo sí, pero poco) de que parte del encanto de Asturias es que su ritmo es más tranquilo, más sosegado, más sabio en definitiva. No pasa nada por esperar, nadie se ha muerto, que yo sepa, porque no le pongan la cerveza a los treinta segundos después de entrar en el bar. Luego hay otros ritmos que exasperan al hostelero astur (y si me apuran al de Pernambuco) y así me lo han contado con mucha gracia. Por ejemplo, esa familia foránea pecadora de la pradera que, en pleno mes de agosto, el mes en el que se puede hacer algo de caja, se pide dos mostos y se pasa toda la tarde en una terraza. Algo de eso pasó, recientemente,  en una zona portuaria, y el propietario del local harto de la situación acabó  arrojando la mesa a las aguas del mar cantábrico. Que todos tenemos nuestros límites, la amabilidad es un grado, pero tampoco conviene abusar. Y cuando llegan estas fechas, ya en el otoño, todo se torna melancólico. La temperatura fresca, la noche perfecta (con manta), llueve, hace sol (a veces) y puedes tomarlo (el sol) en un recoveco de alguna de las más de 30 playas que tiene el conceyu de Llanes. Las peleas por conseguir sitio en los sitios de comida se convierten en ofertas y en tranquilidad. Es comprensible que se reniegue de la estacionalidad, pero somos egoístas y nos encanta que nos pongan todo Asturias para el disfrute de unos pocos. Si ustedes se lo pierden es su problema, pero no lo hagan, se lo recomiendo....

leer más

Bar Parrilla JJ (Llanes). El mejor menú de la localidad

(No Ratings Yet)Cargando... En Llanes abundan los menús del día generalmente acompañados por vinos mortíferos. Los restoranes, chigres y tabernas que los ofrecen suelen estar congestionados por turistas, familias y parejas que se resignan a hacer cola. Cierto es que algunos menús resultan aparentes, pero la mayoría me descorazonan. Suelo desconfiar de los que ofertan una larga lista de primeros y de segundos, y he comido en bastantes de esos locales. Tengo ganas de ir a otro de ellos (ya lo contaré si me gusta) y sólo he salido satisfecho de dos menús llaniscos: del Hotel Sablón mi primera vez, fuera de temporada, y ya en plena temporada salimos encantados de la Parrilla JJ, negocio que abrió en Semana Santa de 2011. ¿Cómo lo descubrí? Paseábamos por la calle Mayor de Llanes este agosto, me frené ante su fachada chula con metales modernos y minimales y piedra antañona y gris, miré hacia atrás y vi que tenía una terraza que daba al puertito, me fijé en su tentador menú del día por 10 lerelines (más barato que la media de la localidad), analicé su carta, encontré que la fabada la vendían a 12 euros, y como estaba ese día en el menú, entramos a probarla. Acertamos de pleno. Nos sentamos en el interior, a la fresca sombra, en una mesa con mantelería de tela (no de papel, empero el precio económico), y observamos el comedor, acogedor, con mesas separadas, tonos grises… Un local de luxe, sí. El servicio, impecable de principio a fin, era sobre todo inmigrante, los dueños españoles y la clientela nacional: a una gruesa comensal le ofrecieron llevarse las sobras de su parrillada de carne en una bolsita y una clienta que parecía habitual loó la cerveza de barril, bien tirada. Sí, además de restaurante, la Parrilla JJ tiene bar. Veo ahora en su web que el local está especializado en pescados y carnes a la parrilla y en fabes, pero nosotros debutamos con su menú del día y sé que...

leer más

Tierra Astur (Colloto). Un chigre moderno e hipervitaminado

Ago 18, 11 Tierra Astur (Colloto). Un chigre moderno e hipervitaminado

Publicado por en Asturias

(+15 rating, 3 votes)Cargando... Nos gustan los chigres. Cansados de la comida de plástico, de los restaurantes temáticos, del decorado de cartón piedra, de la paella congelada, de los chinos que montan restaurantes japoneses, de los del “todos necesitamos un poco de sur” que ponen un restaurante vasco y dan para comer un pedazo de pan con un chorizo achicharrado al que llaman pintxo. ¿Por dónde íbamos? Nos gustan los chigres. Nos gusta lo auténtico aunque, a veces, la búsqueda de lo auténtico devenga en el encuentro de lo cutre. El mejor ejemplo fue una sidrería llanisca (ya desparecida) a la que acudíamos como en peregrinación mariana, a pesar de que el grado de deterioro y suciedad iba acumulándose como si de estratos geológicos se tratara. El final de ese chigre, y de otros parecidos de los que hemos sido fieles acólitos, ha sido inevitable. La suciedad llega al techo y es entonces cuando hay que parar, por imposibilidad física de entrar en el establecimiento. Luego están los chigres que se cuidan. Chigres sanos y con estilo de vida saludable. Suelen ser pequeños establecimientos familiares, alejados de las grandes aglomeraciones turísticas, en aldeas o sendas ignotas, y donde el síntoma de estatus y tronío, como si de una estrella michelín se tratara, es que la concurrencia es mayormente de la zona. Si uno tiene la suerte de ser adoptado, pese a ser forastero, en uno de esos lugares se sentirá como en casa y comerá y beberá como un rey (Borbón) pagando como si fuera un mendigo (bribón). Mi ejemplo ejemplificante es el fabuloso Pizá en la localidad de Porrua. Otro, al que la fama y las recomendaciones de guías como la presente no han herido, es el Cabañón en Naves. Y luego en categoría aparte está la cadena Tierra Astur. El ideal platónico del cómo se puede trasladar lo básico del chigre asturiano a un local masivo, sin que pierda su esencia, sin que sea una postal para el turista. Si depositáramos en...

leer más