20+20+20 = el nuevo Olárizu (Gasteiz)

(+5 rating, 1 votes)Cargando... En plena semana de Pascua, Igor Cubillo y un servidor estuvimos en el nuevo Olárizu, de la calle Beato Tomás, en Gasteiz, con la idea de tener una comida de trabajo en torno a un menú del día. Yo había estado anteriormente en el viejo Olárizu, supongo que en alguna despedida de trabajo -no, creo que fue en una pequeña celebración de la puesta en marcha de un proyecto- y sólo recordaba que era un local grande. La entrada nos dejó un tanto confusos: por el aspecto y la iconografía, más bien parecía que estábamos en una sauna gay -he vivido medio año en Chueca, y tengo criterio bien formado-. Descendimos los albos escalones y nos encontramos con un sótano, blanco todo él, y laberíntico. Curioseando llegamos a contactar con el personal que habita esos alegres subterráneos… y aquí aparece el primer punto positivo. La atención fue en todo momento exquisita, muy por encima de lo habitual en un menú del día. La mesa que nos tocó, en uno de los quizá infinitos comedores, estaba agradablemente separada de las inmediatas, ocupadas por una familia de tres niños y una mesa larga en la que algo se estaría celebrando. Otro punto positivo: cada plato (incluso el entremés) fue seguido de un cambio de vajilla y cubertería. Pequeños lujos para un menú. La siguiente sorpresa apareció cuando nos trajeron la carta. “¿Puede traernos el menú, por favor?”. “El menú es todo lo que ven”. A saber: 20 primeros, 20 segundos y 20 postres. Aunque hay que agradecer el esfuerzo, la experiencia me dice que los menús tan extensos suelen defraudar. Mejor concentrarse en tres buenas opciones por plato. Y hay que decir que las expectativas se confirmaron. Después de un prescindible entremés, Igor y yo elegimos, respectivamente, un marmitako al laurel y unas verduras asadas. Igor no se quejó de su marmitako y, viniendo de él, es un halago. Las verduras, en cambio, no parecían asadas, sino medio guisadas, y consistían mayoritariamente...

leer más

La muerte del bar español (y la invasión el plato cuadrado)

“Puedes abrir un bar con productos españoles pero, si quieres que te funcione, tendrás que poner platos cuadrados”. Esta genial frase la pronuncia Luis Ángel García, del Noviciado, en ‘La muerte del bar español y la invasión del plato cuadrado’, corto-documental de Ivar Muñoz-Rojas y David Álvarez sobre el pasado, el presente y el futuro de locales como Noviciado, Palentino, Casa Camacho, Lozano… Clásicos de barrios como Chueca y Malasaña. Como entendemos que la intención de sus realizadores, y la de Montadito Films, es que lo vea el máximo número de personas, aquí lo colgamos. Agarren su caña, su bocata de calamares y pulsen el play… [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=6syFNP5pUHE] Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012, Igor Cubillo ha logrado reinventarse y en la actualidad dirige la web Lo que Coma Don Manuel y el foro BBVA Bilbao Food Capital, es responsable de la programación gastronómica de Bay of Biscay Festival y escribe de comida y más cuestiones en las publicaciones Guía Repsol, 7 Caníbales, Gastronosfera y Kmon. Asimismo, es responsable de Comunicación de Ja! Bilbao, Festival Internacional de Literatura y Arte con Humor. Vagabundo con cartel, se dobla pero no se rompe, hace las cosas innecesariamente bien y ya han transcurrido casi 30 años desde que empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Ruta 66, Efe Eme, Ritmo & Blues, Harlem R&R ‘Zine, Bilbao Eskultural, Getxo A Mano (GEYC), DSS2016, Den Dena Magazine, euskadinet, ApuestasFree, eldiario.es, BI-FM y alguna otra trinchera. Además, durante dos años colaboró con un programa de Radio Euskadi. Como los Gallo Corneja, Igor es de una familia con fundamento que no perdonaría la cena aunque sonaran las trompetas del juicio final, si es que no han sonado ya. Sostiene que la gastronomía es el nuevo rock and roll y, si depende de él, seguiréis teniendo noticias de este hombre al que le gusta ver llover, vestirse con traje oscuro y...

leer más