Restaurante Manolo o el arte del cocido madrileño

Mar 22, 19 Restaurante Manolo o el arte del cocido madrileño

Publicado por en Destacado, Madrid

Dentro de la IX Ruta del Cocido Madrileño, Manolo es uno de los restaurantes más típicos, antiguos y entrañables donde podemos ir, por la calidad de su comida y porque allí todo ‘sabe’ a historia de Madrid.

leer más

Yo soy el negro de Ana Bottle. Relaxing Cup y otros grandes momentos gastro del 2013

Dic 19, 13 Yo soy el negro de Ana Bottle. Relaxing Cup y otros grandes momentos gastro del 2013

Publicado por en Cajón desastre, Destacado

(+31 rating, 7 votes)Cargando...No tengo el menor interés en ocultarlo. Yo soy el negro de Ana Bottle. No el negro zumbón, ni el negro que se la zumba. No. Soy su negro literario. Su Ghost Writer. El que le escribe los dicursos. En castellano y en inglés o en algo que se le parece. El que le asesora en decisiones estratégicas. Su spin doctor. Se preguntarán: ¿a cuenta de qué les cuento esto en una WEG dedicada al Cibus? Tiene su explicación. Si por algo se le conoce ya a Ana es por su mi famosa expresión “having a relaxing cup of café con leche en la Plaza Mayor”. Les puede parecer un error, una metedura de pata. Niego la mayor. ES una genialidad, la mayor del 2013 y, como tal, el que lo ha escrito y la política que lo declamó frente al mundo entero somos dos pedazos de genios. Analicemos la frase. Con esa mezcla castiza de spanglish y con esa esforzada pronunciación hemos conseguido muchas cosas. La primera, la más importante, mi jefa Ana ha logrado confirmar esa falsa impresión que todo el mundo tiene de ella; es una cenutria. Y al decir todo el mundo no me refiero a un hecho coloquial o exagerado. Si usted pregunta a un campesino egipcio o a un taxista japonés sabrán, sin duda, quién es la Mayor de Madrid. Con eso, hemos despejado su camino hacia lo más alto. Convencidos sus adversarios de que es incapaz de llegar a nada, llegará a todo. Esa misma táctica la empleé con Espeonza Aguirre, y con Naniano Majoy, and frankly, miren a dónde han llegado. Por otra parte, y por el asunto que nos preocupa en la WEG, su frase ha puesto al café de Madrid en el punto de mira de todo el turismo internacional. Traiga usted un turista a Madrid y no le ofrezca un relaxing café y verá cómo se pone. De mal café y le dará el té. Resultado, lo que perdimos en...

leer más

Restaurante La Bola (Madrid). Cocido madrileño con prisas

(+10 rating, 2 votes)Cargando... Un par de veces al año cae una escapadita a la capital del reino. La última ha tenido como excusa llevar a mi sobrina a ver un espectáculo de esos que se supone que son para público infantil, pero que los mayores disfrutamos más que ellos. Particularmente en mi caso, ya que no hay cosa que más me guste en esta vida (después del buen comer) que un musical en vivo y en directo. Da igual que sea bueno o malo. Si hay cante y baile de por medio, me vale. Teniendo en cuenta que mi sobrina es muy mala comedora (lo que se está perdiendo la pobre; ya se arrepentirá, ya), y que de las pocas cosas que le hacen tilín es la sopa con fideos, la elección fue bien fácil: La Bola. Sopita para ella, cocido completo para el resto, y todos contentos. Además, estaba cerca del teatro para ir poder ir andando tras la comilona. En la Bola sólo ofrecen dos turnos de comida: uno excesivamente pronto, a las 13:30 horas (la hora de las rabas en Bilbao), y otro muy tarde, a las 15:30 (casi casi la hora del patxaran). Así que, como teníamos que estar en el teatro a las 17:30 horas, elegimos el primer turno. Llegamos con diez minutillos de retraso al local, y nuestra mesa era la única que faltaba por ocupar. Qué puntualidad más británica la del resto de comensales… Sorprendente. Nos empezamos a quitar los abrigos y, casi antes de sentarnos, el camarero nos pregunta (más que nada por educación, porque se da por hecho que todos los que van a La Bola comen lo mismo) si queremos cocido para todos. Le puntualizo que sólo dos y una sopa sin “sacramentos” (a los sacramentos sólo les llamamos así en el País Vasco, ¿no?), a modo de menú infantil castizo, para mi sobrina. Para que los garbanzos pasaran mejor, elegimos un Beronia crianza. Pues fue sentarnos, ponernos la servilleta encima y ya...

leer más