Tapas, café y copas. Una guía de Valladolid

Feb 28, 14 Tapas, café y copas. Una guía de Valladolid

Publicado por en Castilla y León, Destacado, Destinos, Valladolid

(+35 rating, 8 votes)Cargando... ¡Qué bonito es el amor! Dicen que es como con las plantas, que hay que cuidarlas y regarlas. En mi caso, a mi plantita la voy a regar de vez en cuando a Valladolid, con Ribera del Duero. Son unas cuantas visitas y, como es una ciudad plagada de hostelería donde se estila mucho el tapeo (bastante caro por cierto), pues he afinando y afinado, y he confeccionado una pequeña guía que espero os pueda servir a los que no conocéis esta bonita ciudad castellana. VISITA. No perderse… Plaza Mayor, Museo de Arte contemporáneo, Museo nacional de Escultura, paseo por el campo grande, iglesia Santa María la Antigua, catedral, Iglesia de San Pablo(impresionante fachada gótica)… Cerca de Valladolid, a 11 kilómetros, el pueblo de Simancas; ver castillo, el archivo, dar un paseo y comer en restaurante asador Los Infantes (calle Tercias, 12). Hay un sitio que está de moda, y que a mí, particularmente, no me gusta mucho, justo al lado de la estación de Renfe. Se llama Estación Gourmet Valladolid. Es una nave enorme, un antiguo almacén ferroviario compuesto por 31 puestos en los que se ofrece una amplia oferta gastronómica. Y digo que no me gusta no por calidad, sino porque no me gustan los centros comerciales ni los sitios masificados, y este gran espacio igual tiene un poco de esto. En general, en todos los bares las tapas, aunque estén al alcance de la vista, las pides porque la mayoría van calentadas. Y, si podéis, no dejéis de comer un buen lechazo; yo lo he comido en varios sitios muy rico y de buena calidad, aunque dicen los de allí que el templo del lechazo es El Figón de Recoletos (Acera de Recoletos, 3). Lo probaré pero, de momento, lo único que tengo es una foto de su carta con un menú de 36€ con buena pinta. Hay muchísimos bares pero, después de estar en muchos (ejem, muchísimos… jeje…) he ido afinando y he aquí mi selección....

leer más

Por comentar: Vinosfera, el secreto de Lakua (Vitoria-Gasteiz)

(+5 rating, 1 votes)Cargando... Permitan que les dé un consejo. Si paran por el barrio vitoriano de Lakua, una jornada que no sea domingo, festivo ni sábado por la tarde, y les apetece tomar un vino rico, entre las 10:30 y las 14:00, o de 17:00 a 21:00, no lo duden: dirijan sus pasos a Vinosfera, “La tienda del vino”. En el corto mostrador del negocio dirigido por los sumilleres Elías Rodero y Raquel Suárez, podrán beber uno de los caldos que ese día despachen por copas, que no son pocos; habitualmente, media docena de tintos, media decena de blancos y un par de cervezas. ¿Que no les convence ninguno? Siempre pueden dar buena cuenta allí mismo de alguna de las muchas otras botellas que despacha enteras (pagando no más 2 euros por el descorche). Pero muy antojadizo tiene que estar uno ese día para no conformarse e incluso atreverse a descubrir algo, pues el menda ha probado allí vinos de varias variedades, denominaciones de origen, tiempo de crianza y nacionalidades: España, Argentina, Chile, Estados Unidos… Allí ha bebido Seis Al Revés, Meditrina, Celeste, Primero, 12 Volts, Luis Alegre, Artadi (Viñas de Gain), Pittacum, Legaris, Xarmant, Lagar de Cervera, Ostatu, Gessami, Murmurón, Carmenere, Gómez de Segura…Para incrementar la satisfacción, pueden pedir raciones de jamón ibérico cortado a cuchillo (bien rico, habitualmente, por menos de diez euros la ración; con posibilidad de solicitar sólo media ración), de cecina (otra buena opción), de queso (según el día)… O una bolsa de patatas fritas ecológicas y alavesas. También despacha conservas (cardo, guindillas, tomate, alcachofas, ventresca, bonito, espárrago, pimientos…), buenos aceites y cuenta con una sección de accesorios y cristalería, para que quedes como un marqués o marquesa llevando a casa un juego de copas, un decantador, una bomba de vacío, un termómetro… Pijadas así. Además, los viernes organizan catas con asuntos tan interesantes como “Cavas vs. champagnes”; “Tintos con uvas nacionales”; y “Crianzas de diferentes zonas”. Tomar parte en las mismas suele costar entre 18,50 y 25...

leer más

El juego del momento: ruleta rusa en el Casablanca (Barakaldo)

– “¿Cuál es su nacionalidad? – Soy borracho” (Rick, Casablanca) Visitamos el sábado a la noche la nueva novedad en el panorama gastronómico bilbaíno: el restaurante japonés Miu. Comprobado que, hasta la fecha, LQCDM no había dirigido su afilada pluma hacia este local, la reseña parecía obligada. Una sugerente voz en el oído me hizo pronto cambiar de opinión: “¿Hace una ruleta rusa en el Casablanca?”. Empecemos por el principio. El Casablanca es un bar de copas ubicado en el centro de Barakaldo. Cartel luminoso en el exterior, interior ambientado en la famosa película y la más extensa carta de combinados a este lado del río Nervión. Más de un centenar de cócteles con base de brandy, cava, ginebra, ron, vodka o whisky, además de una variada selección de bebidas sin alcohol y batidos naturales. Ahí están todos: Bloody Mary, Tequila Sunrise, Mai-Thai, Manhattan, Daiquiri, Caipirinha, Martini Dry… junto a muchas otras combinaciones, menos conocidas, pero igual de tentadoras, a un precio medio de 5 euros. Además de disfrutar de un agradable trago, el cinéfilo puede dar rienda suelta a su curiosidad. Desde encontrar agravios como que una sabandija de la talla de Peter Lorre no sea una bebida de graduación superior a los 90º, a satisfacciones como que aquel héroe remilgado y empalagoso que era Victor Laszlo esté entre las no alcohólicas. Sí, Victor, te llevaste a Ilsa, pero hoy das nombre a un refresco de naranja, lima, limón y piña. Se requieren muchas visitas (o un notable aguante con el alcohol) para encontrar el cóctel que mejor se ajuste al perfil de uno (en mi caso, como no podía ser menos, un elegante Tom Collins: ginebra, limón, azúcar, soda y hielo). El visitante novato puede verse abrumado ante semejante oferta etílica. Una seca indicación en la carta (“Donde no aparece ni trago corto ni largo, quiere decir que es intermedio. Si no se especifica si la bebida es dulce o seca, significa que no predomina ni uno ni otro sabor”), augura que tampoco...

leer más