Restaurante Betixu (Iurreta). Casi mejor la música que la comida

Abr 29, 13 Restaurante Betixu (Iurreta). Casi mejor la música que la comida

Publicado por en Bizkaia, Euskadi

Euskal Telebista estrenó la semana pasada ‘Txoriene‘, un programa de cocina cuya selección de invitados me gusta, de antemano, porque no insiste en los michelines de turno. Estos ya cuentan con publicidad suficiente y, si no te toca antes la Lotería o renuncias a comer el resto de la quincena, no hay quien reserve mesa en la mayoría de sus comedores. Sin conocer el criterio que ha guiado la referida selección de cocineros, me gusta pensar que gracias al espacio podré descubrir un par de restoranes más que interesantes. Con dicha esperanza me planté en Iurreta, reservé mesa en Betixu y probé su menú del día de entresemana, que la coyuntura económica mundial no está para mayores dispendios. La satisfacción fue de más a menos. Cuando llamé por teléfono, la atención fue muy buena, bien atenta (como corresponde a una adecuada atención, de ahí el nombre), agradable, eficaz, simpática incluso. Acepté comer en el porche, pensando que disfrutaría de impresionantes vistas sobre Durango, pero lo único que vi fue una pequeña campa y la cerca que la bordea. Sin problema, mejor ese horizonte verde que la ristra de tubos de escape de las terrazas urbanas. Al ojear las diferentes cartas, observé que disponen de una de picoteo, diseñada precisamente para la terraza, y varios menús: Pollo (19,10 euros), Costilla (19,60), Paella (22), Cordero (28,10), Chuleta (35,75), Degustación (44,45), Fin de Semana (27,50), Comuniones (50,40 a 68). Como he adelantado, opté por el menú del día, que ya es suficientemente carillo. Dos platos, postre, pan y agua, por 18 euros. 20,20 euros si se riega con vino de año. Y 22,30 euros si se escoge crianza de Rioja. Arca de Noé, un tempranillo de San Asensio que entra muy fácil, por cierto. Para empezar, había que escoger entre ensalada ilustrada de ventresca; ensalada de pasta con salsa de yogur; pasta fresca a la carbonara de setas; y verduritas a la parrilla con huevo poche. Me decanté por esto último, un pisto en toda regla, con gruesos trozos de calabacín, cebolla, berenjena, zanahoria, pimiento...

leer más

El Pastor del Gorbea (Berriz). Imaginación y buen gusto aplicados al vegetarianismo

(+40 rating, 8 votes)Cargando... Llevaba tiempo con ganas de ir a El Pastor del Gorbea, un restaurante cuyo nombre rinde homenaje a Pablo Sagarna, célebre metereólogo rural. La gente de Kmon me había hablado maravillas del lugar y tanto tiempo llevaba mi boca haciéndose agua, que ya corría serio riesgo de morir ahogado. Es el típico sitio que, desde fuera, no invita a franquear su puerta, sino a seguir tu camino, pero se come estupendamente. Eso había oído. Y ratifiqué ambas impresiones. El Pastor ocupa una casa pintada íntegramente de  verde chillón, una capa que no respeta piedra en el exterior (ni madera en el interior) y que la hace visible desde la distancia. Como contaba el Bienvenidos de hace dos semanas, el cubo verde se localiza junto a las naves del parque empresarial Eitua, entre las vías del tren y una transitada carretera. Incómodo llegar a pie hasta él, por ejemplo, pero la odisea merece la pena. Nosotros acudimos en coche. Una vez allí, lo normal es que a uno le reciba Iñaki y le invite a acomodarse en uno de los dos austeros comedores; el uno en planta baja y el otro en la primera. El camarero es la primera sorpresa; un chileno locuaz, conversador infatigable y ameno, fuente inagotable de anécdotas, recuerdos y comentarios jocosos que destila buen humor e ilusión. Sabe tratar a la clientela y, además de afabilidad, ofrece cuanta información se precise. Así, a diario explica a la perfección sus dos menús: uno vegetariano y otro convencional, mayormente para contentar a la clientela más próxima. De ahí que no sea un restaurante vegetariano, sino un restaurante especializado en cocina vegetariana. Parecido no es lo mismo. El pelo se lo sueltan en unas Jornadas Vegetarianas muy demandadas que permiten darse un festín por 30 euros. La última cita, consagrada al bacalao, consistió en taco de bacalao frito con ali oli de miel y mermelada de tomate; bacalao exqueixado con ensalada, orejones, anchoas y aceitunas negras; arroz cremoso de callos...

leer más