León de Oro (Bilbao). De chino de chinos a garito hipster

Oct 09, 14 León de Oro (Bilbao). De chino de chinos a garito hipster

Publicado por en Bilbao, Bizkaia, Destacado, Euskadi

El otrora restaurante chino de los chinos ha mutado en garito hipster. María Mora lo recomienda encarecidamente. Y promete volver en cuanto tenga ocasión, y ganas de chinorri del bueno.

leer más

Pizzería Totó (Sopelana). El Comidista no engaña

Mar 06, 14 Pizzería Totó (Sopelana). El Comidista no engaña

Publicado por en Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+20 rating, 4 votes)Cargando... Hace unos meses, leyendo a don Mikel Iturriaga (si aún no sois fans, os recomiendo encarecidamente leerle; en especial, los viernes), me enteré de que existía una auténtica pizzería italiana sita en Sopelana y de nombre Totó. Hasta la semana pasada no habíamos encontrado la oportunidad de ir y, la verdad, ¡no sabéis lo que me arrepiento de haber tardado tanto! He aquí los detalles del garito. Es pequeño, no tiene ni una mesa. Las pizzas se encargan para recoger en el local o bien para que te las lleven a casa, si tienes la fortuna de vivir en Sopelana, Urduliz o Berango. Más lejos, no vale. Pero no preocuparse. Si no tienes piso por los alrededores, o te da vergüenza comerte la pizza cual teenager en un parque, los bares de la zona no te ponen pega alguna en degustarlas en sus propios locales o terrazas, siempre que les hagas gasto en el bebercio (amables, sí; tontos, no). Buena simbiosis, creo yo. Además de pizzas, Totó ofrece un pequeño surtido de genuinos productos italianos, como vinos y cervezas. Éramos cinco en total, tres chicos y dos chicas. De ellas, era yo una y, por si aún no lo sabíais, todavía no he encontrado varón que me haga sombra en esto de la capacidad de engullir. No queda muy fino, lo sé. Pero con eso de que ahora tengo que comer por dos, temporalmente tengo excusa. Bueno, que no me enrollo más. Pedimos para todos tres pizzas para compartir: una Totó, con panceta, rúcula y ricotta ahumada; otra cuyo nombre no recuerdo, con salchicha fresca, cebolla y panceta (again); y una tercera al gusto, con jamón york y champiñones. La chica que nos tomó el pedido, amable a rabiar, nos dijo que nos haría una llamada perdida al móvil cuando estuvieran listas. En menos de 15 minutos el móvil sonó. A cada cual mejor, sinceramente (pero si tuviera que elegir una, me quedo con la Totó). La masa fina y crujiente, de la que te comes hasta los bordes porque no es nada pesada. Una maravilla....

leer más

Restaurante Acio (Santiago). Iago Castrillón, una auténtica revelación

Abr 09, 13 Restaurante Acio (Santiago). Iago Castrillón, una auténtica revelación

Publicado por en A Coruña, Galicia

Merece la pena el menú degustación de Acio, que juega con el factor sorpresa, condicionado por el producto de temporada y el aprovisionamiento diario en el mercado de la ciudad.

leer más

Restaurante La Chata (Isla). En el Top de los menús

Oct 17, 12 Restaurante La Chata (Isla). En el Top de los menús

Publicado por en Cantabria

El antaño periodista musical y hogaño comentarista culinario Mikel López Iturriaga (hermano del barbado exbaloncestista) pergeñó una lista con los mejores menús del día de España y uno de los locales caía en Isla, Cantabria, cerca de mi casa. Escribía López Iturriaga sobre este restorán llamado La Chata: «Los guisos de pescado son la especialidad, y también cuentan con excelentes albóndigas y postres caseros tan atractivos como la tarta montañesa. Por si fuera poco, si hace buen tiempo se puede comer en la terraza». Sí, en realidad disponen de varios espacios que sirven de refectorios: la terraza, el cenador, el bar si está muy lleno y una ampliación de la trasera de la casa donde han instalado un amplio comedor con techos altísimos, lámparas colgantes, madera, ladrillo… Tres días seguidos almorzamos entre semana en La Chata, empresa alejada de las carreteras y las playas, ubicada en el centro de Arnuero, a pie da su iglesia visible a distancia. De esos tres días, el local tuvo dos llenos con colas. En su propaganda se dicen especialistas en pescados del Cantábrico (enormes los salvajes; cuando fuimos había rodaballo, dorada y lubina) y chuletón a la piedra, preparan mariscadas de encargo (y también paellas), subrayan su comida y postres caseros, ofrecen platos combinados, y se jactan de amplia carta, aunque no es para tanto. La de vinos es típica, corta y mayormente riojana, con pocos blancos para tantos pescados. Y bueno, ahí comimos tres días con satisfacción menguante, pero todos recomendables. Martes Debutamos con el menú del día, a 11,50 cada comensal. Llegamos y el local estaba lleno, pero nos colamos y nos colocaron en el altillo del comedor nuevo grande. Desde ahí oteábamos el resto de las mesas, que no molestaban con sus conversaciones. Ese día el menú proponía de primero ensalada de tomate de Isla (muy rojo, buena pinta, con cebolleta y algunas aceitunas con hueso; en la carta a 5 euros está), jamón de bodega (varias gruesas lonchas emplatadas para solaz de los muchos...

leer más

Restaurante The Morgan Kompany (Donostia). La sonrisa de las chicas con aparato

(+30 rating, 6 votes)Cargando... Hubo un tiempo en que Uve y Cuchillo cultivaron una bonita amistad. De pronto, amaneció nublado y el florido abecedario de LQCDM perdió una de las letras más apreciadas por redactores y lectores. Y, por añadidura, el punto de vista femenino. Doble drama. Nadie sabe a ciencia cierta el motivo de desencuentro, ni qué suerte corrió la inefable e insigne colaboradora, pero sí es de dominio público que el cubierto aprovechó las escasas pero provechosas conversaciones para llenar de anotaciones su particular libro blanco. En él, apartado “Restaurantes pendientes”, unas palabras en rojo vivo: “Donostia. Morgan Company (sic). International cuisine. Slow food. Uve”. La pasada semana paré en Donostia con mi hermana sister y mi cuñado, dispuesto a comer en el Kaskazuri del Paseo Nuevo, uno de los 20 mejores menús del día de España, según Mikel Iturriaga. Quise ir, para comprobar si estaba tan subjetivamente equivocado (a mi entender, quiero decir) como en otros ejemplos, pero tras comprobar que el local en cuestión estaba cerrado ese lunes, tuve que improvisar un plan B. ¿Qué mejor ocasión para echar mano de esa agenda repleta de recomendaciones de amigos y gastrónomos? Descartados Txubillo y La Muralla, decidí seguir las viejas indicaciones de Uve. ¿Mi gozo en un pozo? Mi gozo en The Morgan Kompany. El descubrimiento resultó deslumbrante, como la sonrisa de las chicas con aparato. El local es muy acogedor, amplio, con algún ligero motivo oriental, paredes y techos en rojo y blanco (eup!) y profusión de carteles y libros en las paredes. ¿Libros? Sí, de cubismo, Tamara Lempicka, Pollock, Basquiat, Gauguin, Van Gogh, Rothko, Monet, Picasso, Hopper… Y pósters del icónico ‘Kind of blue’ de Miles Davis, del Be Bop Bar donostiarra, de cuadros tan famosos como ‘Terraza de café por la noche’, de Vincent Van Gogh… Todo a tono con la música, eminentemente jazzística. Pese a su indisimulable austeridad, una gozada de espacio, una invitación a desconectar y conversar bajo sus lámparas negras, a disfrutar de compañía y comida....

leer más