Churrascaría Brasa Y Leña (Vitoria). Invitación a la gula

“En Brasayleña elaboramos la mejor y más típica cocina gaucha de Brasil. Se encuentra en una churrascaría brasileña donde se preparan y maceran los mejores y más reconocidos cortes de carnes de la rica pampa, servidos al estilo rodizio”. Esto leemos en los tapetes de la franquicia Brasa Y Leña, una brazilian steakhouse que se promociona con tan pomposa prosa, aunque luego es otra cosa… ¿Por qué lo digo? En primer lugar, porque confío en que la tradición culinaria brasileña tenga mucho mas que ofrecer; luego está la situación de agobio que a uno le invade en sus asientos a medida que se dilata y estira la piel de lo que comúnmente venimos a llamar tripa, tripontxi. Porque uno se sienta en la mesa, con su tapete y su servilleta de papel, y pronto le entran ganas de comer todo lo que pueda, parece obligado a engullir cuanto le ofrecen y depositan al corte sobre el plato. Incluida la referida servilleta. Y el duro plato. Y la mesa. Y la silla que sostiene sus posaderas. ¡He pagado el Rodizio Gold y tengo que comer 20 tipos de carne! Ja, como leer ‘Guerra y paz’ en una hora. Pero lo peor de todo es que lo intenta, sin ser realmente consciente de lo estúpida que resulta la empresa. Aquí el menda, que fue mirado con ojos inyectados en ira por la encargada de un allyoucaneat parisino por su voracidad a la hora de engullir pizzas, lo intentó, y justo cubrió la mitad del expediente. Aunque, claro, otro gallo hubiera cantado si lo servido mereciese realmente la pena, el esfuerzo… Zuloko y quien suscribe se plantaron en el hueco que la franquicia tiene en el Centro Comercial Boulevard, hicieron saber que su opción era la Gold (12,50 euros -15,80 en fin de semana y festivo-; “pudiendo degustar hasta 20 tipos diferentes de cortes asados de res, pollo y cerdo, con acompañamientos típicos de un rodizio”), no la Silver (10 tipos) y raudos se las ingeniaron para...

leer más