Moby Dick (Ondarroa). El mejor sitio del pueblo

Jul 01, 13 Moby Dick (Ondarroa). El mejor sitio del pueblo

Publicado por en Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+67 rating, 14 votes)Cargando... Un par de veces he almorzado en el bar-terraza-restaurante Moby Dick de la playa de Ondarroa. Se erige en un lugar inmejorable del conocido pueblo-puerto pesquero vasco y es el punto más bonito y despejado de la localidad: el Moby Dick está pegado al puente de Calatrava (Itsasaurre), a un paso del núcleo urbano (no sé por qué no van más asiduamente los vecinos, sobre todo si el día está nublado; pero así mejor, yo me encuentro más cómodo), en el vértice occidental de la playa de Arrigorri, a la vera derecha de la desembocadura del río Artibai, al inicio del paseo marítimo que conduce hacia Mutriku (el primer pueblo de Guipuchistán; o el último si se viene en dirección contraria, claro), debajo del verde monte, al lado de un parque infantil frecuentado por críos y sus padres… El entorno del local está libre de tráfico y yo espero regresar a menudo. A pesar de la larga carretera con curvas que hay hasta llegar a Ondarroa, merece la pena. En efecto, si estuviera menos aislado del mundo civilizado ese típico pueblo pesquero, yo me plantaría con más frecuencia en el Moby Dick. Para tomar potes y pinchos en su bar, para comer en jornadas de playa o no sus menús del día, sus raciones o sus pollos, para pasar las tardes trasegando cervezas mientras me distraigo con la buena música que ameniza hasta la calle (sobre todo americana; hasta los turistas yanquis felicitan a la encargada por la selección), o para libar gintonics mirando al mar en días grises o soleados (bueno, en el Moby, de una manera u otra, siempre brilla). Un extra es que el local acaba de ser renovado y las mesas están nuevas y todo expide un cierto aire más moderno. Ah, el Moby Dick no es ningún chiringuito, aunque sólo abra en verano y exhiba decoración marinera: remos, un timón, campanas, fanales, salvavidas, ojos de buey… La primera vez que fui, el 25 de julio...

leer más

Casa Gelín (Santander). Papeo tradicional cántabro

(+5 rating, 1 votes)Cargando... Tenía ganas de debutar en el Gelín, casa de comidas, hospedaje y bar de larga tradición: más de medio siglo según informa su página web. Radica a la entrada de La Pozona (como algunos llaman a Santander Capital) y está cerca de El Corte Inglés, el centro comercial donde siempre que voy compro comida, ropa y la última vez casi una moto, lo juro. Nueva Montaña es un barrio de reciente construcción con bastantes tabernas. Una de ellas es la Cervecería Hijos de Gelín, de decoración modernista, minimal y con muchos brillos. La visitamos el año pasado, pero ni fu ni fa, y por eso no escribí sobre la experiencia, aunque me llamó la atención el cuidado que tenían por los gin tonics, cuidado aprendido de la casa madre… o sea padre. El caso es que nos sentamos en un comedor del Casa Gelín durante las pasadas VIII Jornadas de los Productos Gastronómicos de Cantabria. Elegimos su competitivo menú degustación de cinco platos más bodega por 30 lereles. Paseando acudimos en persona a reservar mesa un sábado soleado y molón desde la mañana a la noche. Y en su terraza vimos a José Campos, el marido de la Bordiú, que es un habitual: dos días hemos ido al Gelín y los dos le hemos visto en el local. Tras un pote previo en un irlandés de Nueva Montaña arribamos a la hora establecida y el refectorio estaba ya mediado. Nos acomodaron en una mesa esquinada pero muy buena. Mi silla se movía hacia los lados y la cambié por la de detrás justo antes de que viniera la desconocida señora, je, je… Mientras esperábamos a que nos atendieran miré la carta basada en el producto sin alharacas (como su web, eficaz y clara), criticamos a una prepúber petarda, chillona y molesta con su smart phone, me fijé en que en cada mesa un cartelito recomendaba el vino Reserva Barón de Ley por 13 euros, me colé a fisgar en la...

leer más