Hard Rock Cafe (Londres). Simply Irresistble

El Hard Rock Café de Londres es el primero de la cadena que lleva ese nombre. Allí comenzó todo en 1971, ya son años. Nuestra primera visita fue en el 89. Trato de acordarme y lo tengo en el lado de la memoria asimilado a la maravilla. Me imagino que para mi paupérrimo presupuesto de entonces supondría un esfuerzo terrible ir, pero ahorré de las propinas y finalmente pasé por la puerta del mítico local. Supongo que entones comería una hamburguesa y fliparía viendo al personal que entonces iba, creo recordar, por las tendencias post punkis y  glam ochenteros. Un universo que entonces era real y que ahora, cuando vuelves a visitar el local tiene ya un aire de naftalina que hace que las visitas se asemejen a recorrer un parque temático del rock. Por cierto que, en los clips que vomitan sus pantallas  hay cada vez menos rock y más pop. Como diría Prince  es un Sign’O’The’Times. Pero este es un blog sobre la comida, y aunque a muchos de sus escribidores les gusta mazo la música iremos al plato. En nuestra última visita a Londres,  volvimos al Hard Rock situado en la esquina de Hyde Park como medida de urgencia. Era el día de Navidad, un día en el que, aviso para el que no conozca la idiosincrasia británica, no hay nada abierto. No restaurants, no tube, no trains. Nothing at all.  Nuestra idea era almorzar en la WinterWonderland, una feria que todos los años ponen en el Hyde Park Corner al lado del Serpentine pero, para nuestro pasmo, la feria navideña estaba cerrada por ser ¡Navidad!. Manda eggs. Así que nos quedaban dos opciones. La primera pasaba por ir andando por Picadilly, llegar hasta el Eros de Circus, desviarnos a la derecha y entrar en nuestros queridos restaurantes chinos de Chinatown (el reino del pato laqueado). (Hablaremos de esa zona en próximos posts). La segunda y afortunada elección fue que nos apuntaran en la lista de espera del HRC, tomarnos un...

leer más