Arrikitaun (Donostia). Hay que ir de freiduría, lo demás son tonterías

(+93 rating, 21 votes)Cargando... Va a dar la impresión de que empiezo provocando, metiendo el dedo en el ojo a mis vecinos, pero nada más lejos de mi intención. Sólo quiero hacer una composición de lugar al señalar que la hostelería donostiarra vive, salvo honrosas excepciones, lastrada por una serie de males entre los que figuran adocenamiento, hiperinflación galopante y monotonía. Por eso desde el primer momento, desde la misma semana que se puso en marcha, hemos apreciado y disfrutado la modesta propuesta de Arrikitaun, un pequeño negocio que se anuncia como “rinconzito andaluz” (sic), “un trocito de Andalucía en Donostia”. Un lugar diferente en San Sebastián. Nos gustan las tasquitas y somos felices en ese espacio recogido y alejado de las rutas turísticas de la localidad que despacha raciones a buen precio, muy contenido, un atractivo añadido. En ocasiones todo parece un poco amateur, sí, y sus preparaciones no abrazan la excelencia, no, pero aquí no sales con la sensación de que te estafan, ni soportas los empellones de franceses que realizan extrañas coreografías con brazos y platos al aire. Y siempre puedes matar los tiempos de espera reparando en los detalles de una pared, a franjas azules y blancas, donde encuentras un escudo del Sevilla junto a un lauburu, una txapela del equipo rival con el bordado “Gora er Beti”, otra que reza “Aupa Sevilla”, abanicos, castañuelas, farolillos de papel, imágenes de vírgenes, toreros, calesas, mantones y más iconografía lolaila. En suma, un sitio pequeño (sólo cuatro mesas apretadas, en el interior, y una pequeña terraza expuesta a la climatología del Golfo de Bizkaia, ya fuera) y muy desenfadado al que siempre vas con buenos amigos y donde, a mil kilómetros de la Tácita de Plata, apetece oír al G5 eso de “hay que ir a la freiduría, lo demás son tonterías” (‘El vino y el pescao‘). En Arrikitaun hemos pensado qué bueno está este jamón ibérico (12 euros). Y este queso manchego (6). Hemos dudado de la procedencia, la condición y...

leer más

Asador Illarra (Donostia). Dominio de la parrilla

Por fin tuve oportunidad de sentarme en el comedor del Illarra, un asador ubicado junto al polígono industrial de Igara, en San Sebastián. Son muchos los que señalan la practicidad de sus jardines, donde la chavalería puede pastar y asolar, cual horda de Atila, si la meteorología es benévola y la Autoridad competente lo permite. Y es conocido que justo delante del propio caserío hay una huerta donde cultivan las lechugas, tomates y guisantes que luego emplatan. Pero lo cierto es que yo no tuve ocasión de contemplarlo. El tiempo era otoñal y preferí invertir el tiempo en platicar con mis dos acompañantes. Sendas amistades. Lo que sí pude verificar es que en Illarra dominan el complicado arte del parrillero, con mayúsculas, y lo mismo pasan por la brasa un pescado, una carne o verdura. En todos los casos con resultado satisfactorio. No es un ejemplo de especialización dentro de la especialización, no es un lugar en el que exclusivamente sepan tratar la txuleta (aka chuleta) o cierto pescado salvaje, es una parrilla global que procura poner el acento en el producto local y de temporada. Nuestra comida, concretamente, se desarrolló en un comedor decorado con ornato tradicional: aperos de labranza, motivos de cesta punta, cazuelas… Empezó con un chupito de verdura, cortesía de la casa, y continuó con nuestras dos primeras elecciones: ensalada de chipirón, sobre cama de patata panadera y piquillo, con vinagreta y rúcula; y unos estupendos puerros frescos a la parrilla con vinagreta de piñones. Dos aciertos, la mejor manera de comprobar que la fama del local es justa. No son pocos los restoranes donde el apartado de entrantes es un canto a la intrascendencia, una sucesión de propuestas rutinarias exentas de personalidad y cariño. Aún sin caer en el barroquismo, no es el caso que nos ocupa. Sigamos. A mi juicio, tocamos techo con el rodaballo a la parrilla, que Josean Eizmendi (campeón del I Concurso Nacional de Parrilleros, celebrado en Noviembre de 2010 en el marco del congreso...

leer más