Gros Bokata Week. Última llamada

Nuestro hipocampo está también cubierto de migas y envuelto en papel de aluminio, pero hemos dejado un tanto abandonado al bocadillo, a nuestro fiel compañero de la infancia. Gros Bokata Week lo reivindica en Donostia. Pero termina mañana mismo. Last call…

leer más

Los Planetas. ‘Reunión en la cumbre’

Sep 04, 14 Los Planetas. ‘Reunión en la cumbre’

Publicado por en Destacado, Momentos Musicales

Los Planetas da buena cuenta de una tarta gigante con forma (oh) de corazón en el clip de ‘Reunión en la cumbre’. El dulce vuela, literalmente; se reparte, se come y se arroja, entre lluvia de serpentinas y cava. Todo un happening.

leer más

Por comentar: bar Hiruko (Laguardia), desayunos contundentes y más

No me gusta desayunar fuera de casa. A lo máximo lo disfruto cuando vacaciono en hoteles veraniegos. Mi esposa idealiza el desayuno fuera del hogar y me invita a menudo, pero yo siempre lo rechazo. Otras atractivas mujeres han deseado invitarme al mismo presunto placer mañanero pero… también lo he desestimado. No obstante, empiezo el día con el brillo de la ilusión en los ojos cuando pernocto en Laguardia, el pueblo vasco más bonito (quizá por estar fortificado y en la periferia autonómica), porque sé que desayunaré en el bar Hiruko, inaugurado en junio de 2009, modernamente decorado en piedra, madera y cristal, con entrada flanqueada por dos toneles vinateros (para que la gente fume y más cerca de la plaza principal del bonito pueblo alavés), con lobby adornado con vitrinas con botellas, con varios espacios interiores con mesas, y con barra en ele invertida, o en uve esquinada, o en erre sin rabito, o yo qué sé, pues no soy delineante. En el Hiruko, un bar muy cool con la gruesa puerta de entrada como única abertura al exterior (¡no hay ventanas!), ofrecen raciones (patitas de cordero… hum…), bocatas, pinchos (¡incluso medievales!… o eso aseguran), vinos variados riojanos y ‘buenos gin tonics’, como los anuncian en una pizarra en la calle. Hay también Prensa (no faltan el Marca ni El Correo, cuyo horóscopo siempre me acierta), nítida televisión de plasma (más deporte), buen ambiente (viejos y bebés, campesinos y turistas, parejas y cuadrillas…) y horario de apertura desde el desayuno hasta las copas nocturnas. Cuando disfruto de la fortuna de hallarme en Laguardia me dejo caer mucho por el Hiruko. De hecho a veces me salto la visita del mediodía para que los camareros no me vean tres veces en su mismo turno. Ahí por las tardes suelo beber botellines de Keler y comer pinchos de anchoa y huevos de codorniz (esto ya lo he contado en Don Manuel), si me vence la ansiedad y no puedo evitar la tentación recalo en la...

leer más

Gastronomika & LQCDM. Muuuuuuy profesionales

Ayer nos plantamos en el área destinado al profesional en el congreso San Sebastián Gastronomika, tinglado montado por El Diario Vasco y grup gsr a mayor gloria del nuevo rock and roll, y cuya tercera edición pretende empaparnos de sabores trasatlánticos. Tras acreditarnos y contemplar las sonrisas de las azafatas del evento al escuchar nuestro nombre, “Lo Que Coma Don Manuel”, entramos con paso firme y nos dimos de bruces con la caseta de Inedit, la cerveza creada por nuestro amigo Ferran Adrià y su equipo de El Bulli para el grupo Damm. Una persona trajeada ordenó el tráfico y una chica nos sirvió el líquido elemento en copa, directamente de una botella de 750 ml, al tiempo que nos comentaba que la cosa de trataba de comprobar cómo esa cerveza es fruto de mezclar otras dos y ha sido “tratada con vino blanco” para lograr el objetivo final de acompañar cualquier tipo de alimento; que se ha concebido cual cerveza de mesa, para acompañar una comida completa, no ya únicamente para ser consumida como simple aperitivo, frente a la tele, a la hora del partido de fútbol, o acodado en la barra del mar. Te subes a una tarima, maridas con encurtidos (gilda con su pimiento rojo y su aceitunón), verduras (brochetita con rica salsa al fondo del cuenco) y quesos (una especie de pastelito, mezcla de manzana y queso, convenientemente bronceado), compruebas que, sin que sirva de precedente, los comerciales no te están engañando y piensas que ha sido una excelente idea acercarse hasta Donostia, pardiez. Seguimos nuestro recorrido y tuvimos oportunidad de comprobar las bondades de la Torta del Casar de Rafael Majuelo, una exquisitez que no necesita de microondas ni bobadas para fundirse. Más floja es la versión curada de la cosa, que se exhibe y se cata junto a un escaparate de marisco realmente gigante, ríete tú del Señor Cangrejo. Si se monta una buena en Fondo de Bikini, yo quiero tener de mi lado a ese centollo, una...

leer más