La Barraca (Bilbao). Cómo gastar 42€ en un arrocito

Abr 07, 14 La Barraca (Bilbao). Cómo gastar 42€ en un arrocito

Publicado por en Bilbao, Bizkaia, Destacado, Euskadi

(+40 rating, 8 votes)Cargando... Vaya por delante que no seré yo quien desaconseje La Barraca, un restaurante consolidado que ha adaptado la preparación de los arroces al gusto bilbaíno. Así, por ejemplo, prescinde del garrafón, esa legumbre ingrediente básico en la tradicional paella valenciana, y en algunos casos añade pimiento a las recetas. Tal ha sido su éxito que cuenta con dos locales en el mismo área, entre Cantalojas, puente al que Fito Cabrales cantó en clave blues con el grupo Platero y Tú, y la trasera de Diputación, aunque mi preferido es, sin duda, la herradura de García Salazar, con su profusión de cuadros, su alicatado y su combinación de azul y blanco. A botepronto, no diría que su carta es especialmente cara, pues el rango de precios de sus especialidades se mueve entre 12 y 20 euros. Pero uno, merced a la tiranía del euro y los impuestos, puede acudir allí a comer un arroz de 16 euros y terminar pagando 42, sin apenas extras. ¿Cómo es posible ese desfase? Bien sencillo; si quieren vivir la experiencia, sólo han de seguir las instrucciones que indicaré a continuación, reflejo de mi última experiencia. Para empezar a descuadrar todo cálculo previo, es recomendable reservar arroz a banda para cuatro (a 16 euros/pax, recuerden) y, finalmente, acudir sólo tres comensales. No es mal comienzo. Luego, procuren que uno de los tres acuda con retraso, con lo cual la primera botella de Itsasmendi 7 (17€) estará casi doblada cuando arribe el susodicho. Por lo tanto, habrá que pedir una segunda de ese extraordinario txakoli vizcaino mediado el plato único, con su cigalita a la plancha, su langostino y su pequeño trozo de pescado, presentados en fuente aparte, a razón de una pieza por cabeza. Ya estará liada. Tras repetir arroz y rebañar el cuenco de allioli, pues el pescado ya habrá volado, ¿les queda un hueco para el postre? Conténtense con compartir entre dos bien avenidos media tabla de queso (7€), simplemente para apurar la última...

leer más

El Pastor del Gorbea (Berriz). Imaginación y buen gusto aplicados al vegetarianismo

(+40 rating, 8 votes)Cargando... Llevaba tiempo con ganas de ir a El Pastor del Gorbea, un restaurante cuyo nombre rinde homenaje a Pablo Sagarna, célebre metereólogo rural. La gente de Kmon me había hablado maravillas del lugar y tanto tiempo llevaba mi boca haciéndose agua, que ya corría serio riesgo de morir ahogado. Es el típico sitio que, desde fuera, no invita a franquear su puerta, sino a seguir tu camino, pero se come estupendamente. Eso había oído. Y ratifiqué ambas impresiones. El Pastor ocupa una casa pintada íntegramente de  verde chillón, una capa que no respeta piedra en el exterior (ni madera en el interior) y que la hace visible desde la distancia. Como contaba el Bienvenidos de hace dos semanas, el cubo verde se localiza junto a las naves del parque empresarial Eitua, entre las vías del tren y una transitada carretera. Incómodo llegar a pie hasta él, por ejemplo, pero la odisea merece la pena. Nosotros acudimos en coche. Una vez allí, lo normal es que a uno le reciba Iñaki y le invite a acomodarse en uno de los dos austeros comedores; el uno en planta baja y el otro en la primera. El camarero es la primera sorpresa; un chileno locuaz, conversador infatigable y ameno, fuente inagotable de anécdotas, recuerdos y comentarios jocosos que destila buen humor e ilusión. Sabe tratar a la clientela y, además de afabilidad, ofrece cuanta información se precise. Así, a diario explica a la perfección sus dos menús: uno vegetariano y otro convencional, mayormente para contentar a la clientela más próxima. De ahí que no sea un restaurante vegetariano, sino un restaurante especializado en cocina vegetariana. Parecido no es lo mismo. El pelo se lo sueltan en unas Jornadas Vegetarianas muy demandadas que permiten darse un festín por 30 euros. La última cita, consagrada al bacalao, consistió en taco de bacalao frito con ali oli de miel y mermelada de tomate; bacalao exqueixado con ensalada, orejones, anchoas y aceitunas negras; arroz cremoso de callos...

leer más