La Cabra Mecánica. ‘Caramelo’

Oct 12, 12 La Cabra Mecánica. ‘Caramelo’

Publicado por en Momentos Musicales

Además de arañar el corazón con la uña de la rumba, y de suturar cicatrices de pasión con versos sueltos, el repertorio de La Cabra Mecánica está bien sembrado de referencias y alusiones gastronómicas. Así, a botepronto, me vienen a la mente el atún en aceite vegetal y el infumable plato combinado de ‘La lista de la compra’, en cuyo clip Lichis se come callos y morros, y maneja una barra de pan como si se tratara de una batuta o baqueta; el plato de calamares de ‘La fábula del hombre lobo y la mujer pantera’; las dos copas de más, la carne y las espinas de ‘Felicidad’; el centollo, la langosta y el langostino de la ‘Copla del viudo del submarino’; la liebre y el gato de ‘Sha la la’; los tragos de chinchón y whisky de ‘Arroz con ajo’… Bien, pero donde Lichis riza el rizo es en ‘Caramelo’, una canción que empieza, precisamente, con la medida del arroz y termina con la dieta. Entre medias salen a colación salsas, carnes, asadores, flanes, huevos, leche y, por supuesto, el caramelo. Ahí va. Háganme caso y endúlcense la vida. Buen provecho. “Por cada medida de arrozDos de aguaPor tanto, tanto amorUn mar de lágrimas lloréY no saciéNi el hambre, ni el ansiaArden en los fogonesTantos corazonesPidiendo salsa… ¡Fetén! Esas carnes que son gloria benditaEsas carnes tan ricasCarne en el asadorVen conmigo no me seas papa fritaQue no hay cosa más bonitaQue el amor devorador. Estoy temblando como un flanY si rebañas la tarrina carameloCaramelo buenoCaramelo, caramelo me das. Con el corazón contento salgo a la calleQue voy a comerme el mundoNiña y a tiVoy a merendarte Sin pan sin agua sin sal me clavan Cuchillos de hambre en mi interiorQue filetean mi almaQue filitean mi almaLeche sin arroz, huevos sin papasMenú de los aviones, dieta mediterráneaCero por ciento de grasa” Igor CubilloPeriodista y gastrónomo. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). Tras firmar durante 15 años en el diario El País, entre 1997 y el ERE de 2012,...

leer más