PRODUCTORES: José Manuel Suárez (Ganadería Cabrero)

Feb 23, 17 PRODUCTORES: José Manuel Suárez (Ganadería Cabrero)

Publicado por en Asturias, Destacado, Entrevista, Productores

José Manuel Suárez, responsable de Ganadería Cabrero, inaugura un espacio que presta LQCDM a mayor gloria de los productores. El emprendedor asturiano tiene 55 bueyes y una preocupación: que no te metan vaca por buey.

leer más

Ganadería Cabrero. Auténtico buey asturiano para el Llagar de Colloto

Ene 17, 17 Ganadería Cabrero. Auténtico buey asturiano para el Llagar de Colloto

Publicado por en Asturias, Destacado, Productos

Ganadería Cabrero es única, pues cuenta con medio centenar de bueyes fruto del cruze de dos razas, la casina y la asturiana de los valles. Su carne sólo se puede comer en el Llagar de Colloto.

leer más

Restaurante Jaizkibel (Hondarribia). La ganga, como licencia poética

¿Se acuerdan de ‘Cometieron dos errores’ (`Hang’em high’), aquel film en el que el inocente Jed Cooper se libra de la horca en el último aliento? Pues bien, yo podría haber superado el casting, aunque no me parezco apenas nada a Clint Eastwood, para desgracia de ambos. Y digo que podría haber pasado la correspondiente prueba porque, precisamente, tengo por costumbre cometer dos errores. Indefectiblemente. Dos son compañía, tres multitud. Así sucedió, como era de esperar, en mi visita al restaurante Jaizkibel, del hotel de igual nombre. ¿Cuáles fueron esta vez los inconvenientes? Los siguientes: fiarme del GPS en mi intento por llegar al local y, aún más grave, acudir al mismo con las expectativas desbordadas, tras leer las encendidas recomendaciones de David de Jorge, quien aseguró que allí se come “fabulosamente”. Para empezar, lo dicho, me costó encontrar el lugar, pues TomTom y navegador del iPhone localizaban el hotel a 600 metros de dónde realmente se encuentra. Y era de noche. Y yo había conducido toda la tarde. Y tengo demasiada fé en la tecnología. Y no había nadie a quien preguntar en la calle (gajes de las frías zonas residenciales). Pero insistí, insistí, insistí, e insistí. Hasta cuatro veces. Una acabé aparcado junto al restaurante Abarka, otra me di la vuelta cuando adiviné la silueta de Ama Guadalupe, y una tercera me quedé perplejo al ver la vieja Villa Mendi-Alde transformada en una fea nave de Supermercados Dia. Pero el que la sigue la persigue. Y en ocasiones, incluso, la consigue. Así que pude apurar las últimas horas del día sentado en un comedor de diseño moderno, con una gran cristalera que deja ver la terraza y el jardín (y el muro) del acceso al hotel. Era de noche, así que realmente sólo vi mi reflejo en el cristal, pero presumo que ésa debe ser la visión diurna. Entré con aire distraído, pregunté al recepcionista por la ubicación del comedor, la camarera me preguntó si estaba alojado en el hotel y, tras...

leer más