Casa Cossío (Santillana del Mar). Menú austero, casero, reconfortante y típico típico típico

Fue fácil seguir nuestra pista en nuestra última incursión en territorio astur. Con la Guía Manolín bajo el brazo, y dispuestos a cuidar cuerpo y alma, dimos con nuestros huesos en complejos termales, en Sidrería Moreno, en Restaurante El Jornu… Sólo nos saltamos el guión en el viaje de regreso, cuando tomamos rumbo a Santillana del Mar dispuestos a comprobar nuevamente in situ sus tres grandes mentiras, pues ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. Abandonamos la autovía, pasamos junto al zoo de la localidad y aparcamos gratuitamente en la Plaza del Rey, explanada que en verano exige el pago de 2 euros por hacerse un hueco en ella. Santillana hay que pateársela, que por algo es muy bonita, pero también pequeña. Es un gusto desequilibrarse sobre sus cantos rodados mientras desciendes por su calle central, donde dejas atrás el Parador, varios restaurantes con menús de distintos precios, un Museo de la Tortura que exhibe algunos juguetes de la Santa Inquisición, tiendas que despachan anchoas de Santoña, sobaos pasiegos y Dulces Orgasmos (galletas de manzana) y abrevaderos que no pueden contener tanta agua antes de llegar a la colegiata de Santa Juliana, Monumento Nacional. Y allí nos quedamos, en la misma plaza, donde Casa Cossío recarga con carteles a cual más feo la fachada de piedra de su caserón. Que si este tonel lo patrocina este vinatero, mejor cerveza sin alcohol que luego vienen curvas, tenemos chuletón de buey cántabro, no se pierda nuestros sándwiches, bocadillos y raciones, cómase un helado, mire nuestra carta, hay menú del día… Cuánto mal ha hecho el turismo… Esa última fue precisamente nuestra opción: menú del día dominical a 12 euros, que la crisis nos afecta a todos. Vaya si nos afecta. Ni vino aparte pedimos. Nos tomamos como unos campeones, sin gaseosa ni nada, el que pusieron sobre la mesa, un veneno del que no convenía abusar (ya hemos hecho público nuestro deseo de cuidar cuerpo y alma). Tinto y agua regaron pues una comida...

leer más