Los poetas y el secreto de la primavera (Aratz, Donostia)

Pasa inadvertida para el rapsoda la explosión del rutilante guisante lágrima, del largo espárrago, del húmedo perretxiko, de la acorazada alcachofa, no atiende a su actual esplendor y frescura. Más yo me sumerg en esa primavera a mi paso por Aratz.

leer más