El irlandés del Acuario. Un clásico de Porto do Son

(+10 rating, 2 votes)Cargando... No me gusta especialmente el café irlandés. Podría pasar mi vida entera sin tomar uno de esos combinados cuyo origen se atribuye al chef Joe Sheridan, quien lo prepararía hace ya 70 años, en el puerto de Foynes, para que entraran en calor los pasajeros de una larga y accidentada travesía. Y se dice que posteriormente lo introdujo en América, en 1952, desde la barra del Buena Vista Cafe de San Francisco. No obstante, si paro en Porto do Son (A Coruña), invitado por la espléndida familia Camino, no puedo pasar sin tomarme al menos uno en el Café Bar Acuario. La ceremonia es siempre la misma: entro al local, saludo al camarero con toda la efusividad que permite mi agrio carácter y hago una pregunta a Fran, el jefe de todo: “¿Me pones un escocés?”. No preparamos, responde él. Venga, pues ponme un irlandés. Entonces se da la vuelta, flambea whisky, echa el café y rellena la copa con nata. Con nata que monta la propia Manuela, su pareja y public relations del local. “Ésa es la diferencia”, señala ella. Por eso está tan rico el irlandés del Acuario. Por eso me lo tomo a cualquier hora. Noche incluida. “Eres muy cafetero”, me dijo la ultima vez Fran. Sé diferenciar un buen blue mountain jamaicano del soluble de Dia, sí, pero he de decir que algo de mérito también tiene él. (Igor Cubillo) Avenida Galicia, 18; 15970 Porto do Son (A Coruña) 981 767 216 IGOR CUBILLO Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine,...

leer más

Sidrería Kupeltegi (Lasarte, Vitoria-Gasteiz) Sorpresa en el campo

Kupeltegi fue una sorpresa. Esos días en los que la oficina es todo tu horizonte, en Vitoria-Gasteiz se puede ir en diez minutos al campo y disfrutar de la brasa, el chuletón y la sidra en Kupeltegi. Una casa de más de 200 años en medio de un paisaje de eras y siembras que nos recuerda a la Castilla seca más que a la verde Vasconia. Nosotros, que presumimos de que lo conocemos todo (y, claro, no es cierto), nos dejamos guiar por la sabia journalista Dorronsoro que, como vecina de la cosa y de la casa, nos avisó que allá hallaríamos comida y reposo. El día era luminoso y el gps, para variar, no se equivocó ni  en una sola ocasión. N. y L., dos sabios que saben más por sabios que por viejos, acompañaron al neófito en su camino y nos dispusimos a comer en un comedor (“el pequeño, si no tenéis reserva) en el que nos acompañó una pareja que se sintió cohibida en su intimidad por nuestra presencia. La jefa de sala nos recibió alborozada. Éramos carne fresca en un sitio que, presumimos, nutre sus arcas de viejos conocidos que repiten y de gentes del mundo empresarial o gubernamental que quieren hacer sus tratos o negocios lejos de miradas indiscretas. Me encanta que cuando llego a un sitio me cuenten su historia. A uno, que se gana con mejor o peor fortuna la vida contando relatos, le alimenta casi tanto eso como la propia comida. La dueña, orgullosa, nos habló de la singularidad de su casa. De cómo hacen ellos su sidra, aunque no cultiven las manzanas. Y de ahí del nombre, Kupeltegi, lugar de kupelas, de barricas. Y ya que estamos en temporada de sidra, que casi acaba, nos aconsejó, claro, el menú de sidrería. Por 40 euros + IVA por cabeza (que no vamos a entrar en la discusión de si fue caro, barato o mediopensionista, lo dejamos para la siguiente…) comimos un menú tradicional de esos que,...

leer más

La Declaración de Lima, una carta abierta a los cocineros del mañana

Sep 12, 11 La Declaración de Lima, una carta abierta a los cocineros del mañana

Publicado por en Flashes

El objetivo de este segundo encuentro del Consejo Asesor Internacional del Basque Culinary Center, ha sido establecer una profunda reflexión sobre el rol de cocina y cocinero en la alimentación, así como la responsabilidad social de los profesionales de la cocina.

leer más