Bodega Can Paixano (Barcelona). La Champañería

Existe una bodega en Barcelona, quizás la más concurrida de la ciudad, que se llama Can Paixano, aunque todo el mundo la conoce como La Champañería. Extraño asunto éste, puesto que solamente sirven vino y cava; eso sí, a precios populares (la copa de cava, 1,50 euros) y acompañados de bocadillos de todo tipo: lomo con queso y pimientos, butifarra con cebolla, hamburguesas, jamón… y un largo etcétera de raciones a menos de tres euros. En este lugar se suele reunir gente de toda condición. Yo, por ejemplo, lo descubrí en una cena con compañeros de universidad, pero también acuden grupos nutridos de turistas extranjeros, casi en peregrinación, en viajes organizados. Esto es un problema para los parroquianos ya que suelen invadir el local a cualquier hora del día y te quedas sin apenas espacio para moverte con comodidad. Es una bodega que abre desde las diez de la mañana hasta las diez de la noche, y en buena parte del día podemos disfrutar del bullicio de un local a pleno rendimiento. Se oye gritar a los camareros “¡¡uno de lomo!!”, o “¡¡un sin pimientos!!”, lo que llama la atención de los foráneos y nos hace sentir como en casa a los locales. Lo habitual es compartir una botella de cava entre cuadrillas (blanco o rosado) y algunos bocatas. Can Paixano se encuentra en una tierra de nadie entre los barrios G­ótico, del Born y La Barceloneta. La gente que lo frecuenta lo hace expresamente, ya que no tenemos cerca otros locales del estilo, sino un único y afamado restaurante en la calle de atrás que se llama Set Portes, que puede ser el más antiguo de la ciudad; fundado en 1836, ahí es nada. Aparte de lo mencionado, hemos de destacar que la bodega tiene servicio de ultramarinos y vende conservas, algunos embutidos y, naturalmente, espirituosos que sirven incluso a domicilio. Tiene su propia marca en cavas y vinos por lo que ha de ser una parte importante de su negocio. (Jon Iturbe)...

leer más