El Clarete (Vitoria). Fantastisch

Abr 06, 10 El Clarete (Vitoria). Fantastisch

Aconseja el proverbio árabe que  “No abras los labios si no estás seguro de que lo que vas a decir es más hermoso que el silencio.” Aplicada esta sabia advertencia  a la gastronomía se  podría reinterpretar con lo que  “si lo que vas a recomendar no es la excelencia, shut up!”.   El Clarete se sale. Es mi debilidad y abiertamente lo reconozco. Me tienen ganado para su causa. Una idea culta, noble y equilibrada de la restauración. Un remanso de paz y sensatez  en una  distorsionada realidad gastronómica.

Aconsejo a los visitantes de El Clarete que, en su primera visita, se dejen llevar y degusten y se sorprendan con una sucesión de platos que tiene mucho de montaña rusa de las emociones.

Para empezar un vino sabiamente seleccionado, huyendo de los caldos de toda la vida, de los sabores acostumbrados y viajando hasta Oporto y conociendo la variedad de touriga nacional y tinta roriz. Muy poca acidez, poco complejo y con un excelente maridaje con los platos.

Y los platos! Raciones servidas con una exquisita coreografía por las profesionales camareras. Bien explicados y mejor saboreados. Todo excelente pero si me obligan a elegir me quedaré con el punto del marmitako de bogavante o la sorpresa del huevo frito apareciendo de una crujiente cobertura. Los postres,  y uno no es muy goloso, de diez.

Ya estoy contando los días que faltan para la próxima visita.

añadido

estas Navidades hemos regresado y como siempre de lo mejor. Acudimos un grupo de 15 personas y todos coincidimos en la calidad del producto, la amabilidad del servicio. Para los que conocíamos un placer para los que no una agradable sorpresa.

(Fueron agasajados y mimados en una primera incursión el Ilmo. Sr. don José Luis Farelo y el Dicky,  y mucha más gente en la segunda visita)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.