Por comentar: el restaurante del Palácio Nacional da Pena (Sintra) merece la pena

NOSÍ (+5 rating, 1 votes)
Cargando…

Lomo de bacalao asado del Palácio da Pena (foto: Igor Cubillo)

Lo peor de Disneyland París es, sin lugar a dudas, su oferta de fast food. Tenía ganas de decirlo ya, hombre, y he creído este un buen momento porque el Palácio Nacional da Pena, unido al Castillo de Monserrate, el Castelo dos Mouros y otras construcciones viejunas y de carácter residencial, defensivo, religioso y/o recreativo (Parques de Sintra-Monte da Lua, S.A.), no deja de ser una especie de parque temático con miles de visitantes diarios. Precisamente por eso me sorprendió el servicio y la comida de su restaurante. El palacio mandado construir por Fernando II de Portugal, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, tiene una cafetería donde se despachan a destajo bocatas y snacks que uno tiene que comer en desordenada terraza o sentado en un bordillo. Mera subsistencia, simple avituallamiento para seguir recreando la vista. Pero también tiene ese otro bonito, sobrio y pétreo restorán donde te hacen sentir en un palacio, efectivamente, con camareros solícitos que enfundan sus manos en guantes para coger el pan, y otros detalles por el estilo.

Nosotros comimos sopas del día (crema de verdura; 2,30 euros), queso de cabra gratinado (4,55), espetada de pulpo (10), lomo de bacalao asado (12), filete con patatas y una ligera y sabrosa salsa de cafe (marrare), tres porciones de tarta (galleta y brigadiero; 3,50 c/u), agua, una botella de O Saloio (blanco local a base de Malvasia de Colares, Fernão Peres, Jampal y Arinto; 7,50), pan y café (1,10) y todo estuvo bueno. ¿El precio? 82,15 euros, a la carta, dos adultos y dos críos.

Merece la pena. Queda dicho.

(Igor Cubillo)

ver ubicación

21 923 12 08

Así es el comedor del restaurante del Palácio da Pena (foto: cuchillo)

Perfil Igor CubilloIGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que…

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

5 Comentarios

  1. Hola Igor
    Dado que no comimos en el Palacio, al ver tu post me han entrado unas ganas locas de hacerlo la próxima vez.

    He recomendado en mi blog tu post
    http://www.chorraditasdesonia.com/2013/09/05/portugal-sintra-2/
    Espero que no te importe

    Un beso grande y gracias por compartirlo con todos

    • Igor Cubillo /

      Hola, Sonia. No me importa en absoluto; todo lo contrario, te agradezco la mención, el enlace y las buenas palabras.
      Un saludo.

  2. Hombre, Mr. Duck, por eso se presenta sobre dos flotadores!! Observará usted. Y qué es el aceite sino oro líquido, eh? Un filón, un chollo de plato.

  3. Mr. Duck /

    menuda balsa de aceite no?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *