Nacho Vegas. ‘Dry Martini, S.A.’

Nacho Vegas, megáfono en mano.

Nacho Vegas, megáfono en mano.

Llevamos ya unos cientos de entradas en esta humilde weg y, en el universo gastronómico, nadie se ha dignado a darnos un premio. Tendrá mucho que ver el hecho de que no presentamos candidatura a ninguno, no lo niego, pero a mí no me deja de dar rabia. ¿Es que los popes y gurús del tema no actúan de oficio? ¿No alcanzan las subvenciones para alimentar la independencia? (Sí, he releído la pregunta y subvención e independencia chirrían un tanto en la misma frase; retiro la cuestión) ¿No hay pan para tanto chorizo? Cuántas dudas, ¿eh?… El caso es que mi desencanto con el consejo de sabios gastrónomos es tal, que este viernes tan señalado he decidido preparar un Momento musical con el que, al menos, tengo confianza en que nos caiga la pedrea de la Sonrisa Vertical.

Nacho Vegas puso toda la carne en el asador en el clip de ‘Dry Martini, S.A.’, una producción en blanco y negro en la que el guitarrista, cantante y compositor gijonés canta copa de cóctel en mano. El vídeo es un homenaje al combinado de ginebra y vermouth que James Bond solicitaba agitado, no removido (“shaken, not stirred”), y también al sexo. Y encuentra cabida aquí por la primera circunstancia. Aunque no hagamos ascos a la segunda. Ni a sus maridajes.

Como esto se publica en horario de protección infantil, no haré énfasis en su contenido carnal. Me limitaré a señalar que ‘Dry Martini, S.A.’ es el primer corte de ‘El manifiesto desastre’, ese cuarto álbum en el que, puesto a desnudarse, el tímido cantautor asturiano optó por el striptease emocional y vivencial. Así, se rasgó memoria y alma para dejar a la vista recuerdos de infancia, cicatrices amorosas, gustos y reflexiones varias, y estampas narcóticas. Gesto dylaniano, rancheras crepusculares, desértica aridez y hasta guiños glam al Elvis que se contoneaba con All shook up’, construyen la banda sonora de una notable radiografía existencial que aportó enjundia a su obra.

Vegas, que se dio a conocer en la escena independiente como miembro de Eliminator Jr., Manta Ray y Diariu, ha cimentado su reputación, con posterioridad, sobre un buen puñado de canciones honestas y escritas por necesidad, un repertorio trufado de letras oníricas, fantasiosas y hasta dolientes, angustiadas, confeccionado con mimo de artesano. Por eso le premiamos con el Momento musical de hoy en Lo Que Coma Don Manuel.

(le gusta agitado, y también removido, a Igor Cubillo)

4 Comentarios

  1. Bueeeeeeenoooooooo…. Eso se avisa, Blackie. Primera noticia. Merçi! (con ç).
    No obstante, la redacción se trata de una licencia literaria, probablemente inducida por los vapores del Dry Martini y otros perfumes.
    A nosotros nos premian cada semana nuestros colaboradores, con sus acertados textos, y nuestros lectores, con sus apreciadas lecturas y sus muy agradecidos comentarios. Y aún más agraciados nos sentimos con las contribuciones de nuestras colaboradoras, y las lecturas y comentarios de nuestras lectoras.
    Conste.

  2. A mi no me lo dieron!!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mystica Girls. ‘My dinner’ | LO QUE COMA DON MANUEL - [...] Tenemos a la audiencia mosqueada. ¿Qué pasa, por qué ya nadie come en el momento musical de LQCDM? El…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *