Casa María (Mestas de Con). Experiencias premium a precios low cost

Comer bien a precios ajustados. Nada más y nada menos. Eso es lo que ofrece Casa María, situada en el bello pueblo de Mestas de Con. Junto a Cangas de Onís y excelente punto de partida para numerosas rutas de montaña, para subir a los Lagos o para visitar a la Santina en Covadonga.

Allí, si tenemos la suerte de acudir en periodo desestacionalizado o, directamente, entre semana, podremos hacer un dos por uno. En Mestas de Con acaban de inaugurar el Spa Agua de los Picos de Europa, en el Hotel Villa de Mestas. Un coqueto “salus per aqua”, pequeño y discreto, con unas maravillosas vistas hacia un verde valle, un lugar de ensueño que vale mucho más de lo que cuesta.

Y cuando acabas el circuito, arrugado, distendido y calentito, la mejor recomendación es bajar la cuesta, llegar hasta la carretera y comer un menú del día, o a la carta, en el restaurante Casa María.

Nosotros así lo hcicimos. Era un miércoles y compartimos comedor con los paisanos que hacían una pausa en sus labores ganaderas, forestales o de construcción. También con una clase de preescolar que, creemos, comía su menú diario concertado. Los guajes y guajas eran graciosos, serios y comieron muy bien, sin dar ruido, controlados por unos maestros dignos de mención al mérito.

Elegimos un menú del día de nueve euros. En la carta hay especialidades como la fabada, excelente, o el cabrito guisado (muy bueno), o el cachopo de ternera (viva el cachopo, Patrimonio de la Humanidad). También son sabrosos sus pimientos rellenos o las croquetas.

Un par de sabrosos huevos con arroz y tomate

Un par de sabrosos huevos con arroz y tomate

El menú del día superó en calidad y cantidad a muchas cartas de la zona. Así, y tomando ejemplo de los niños que compartían el amplio comedor acristalado, pedimos de primero un arroz a la cubana que la bella camarera mulata (muy seria, pero muy profesional) describió como arroz con huevo y tomate. El arroz estaba suelto y sabroso, pero el tomate frito era casero sabrosísimo y los huevos, de gallina de caleya, con una yema de un bello sabor amarillo y plenos de sabor.

De segundo, un bacalao a la vizcaína. Una hermosa tajada, con una salsa vizcaína sui generis (en la que no detectamos pimientos choriceros, pero que nos supo muy rica) y con patatinas en panadera que completó nuestra capacidad de comer, que no es pequeña. No probamos el vino del menú porque la sesión de acuaterapia, curiosamente, nos provocó sed y, para calmarla, pedimos sidra que suele ser, y en este caso fue, un extra que se abona aparte.

Bacalao a la vizcaína, o así

Bacalao a la vizcaína, o así

Y acabamos con una tarta de quesu con sabor a leche condensada y con una base fresca y jugosa de galleta triturada. Un menú de los que mejoran cualquier experiencia montañera, o de relax si uno está con hambre. Sabor astur a precios de antaño. Como a nosotros nos gusta.

comer de menú en Asturias es otra historia, Zuloko lo cuenta

Mestas de Con, S/N; 33556 – Cangas De Onis, Asturias
985 94 4 024

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *