Comerse Lisboa en una semana. Una guía poco habitual para los que no se sienten turistas

Abr 16, 14 Comerse Lisboa en una semana. Una guía poco habitual para los que no se sienten turistas

NOSÍ (+89 rating, 18 votes)
Cargando…Somos muy poco partidarios de sentarnos en un restaurante en el que, en su puerta, haya un señor intentando meternos para adentro. Supongo que la táctica funciona con el común de los turistas, pero nosotros, cuando viajamos, preferimos hacer lo que hacen los locales, comer donde ellos comen, sentarnos en sus garitos y viajar en transporte público. Así que huimos por lo general del turisteo, de lo fácil y del menú, y aprovechamos que los nativos han experimentado con la prueba y el error durante mucho tiempo y acaban disfrutando de lo bueno y dejando lo otro para el turista incauto.

Es como si para comer en Bilbao ustedes se fiaran de las polleces que dicen cuatro paracaidistas en tripy-advisor y no del consejo fundado y sensato de los periodistas y editores de esta WEG. Así que, cuando hemos viajado a la capital lusa para acudir al congreso gastronómico “Peixe em Lisboa” (en breve crónica en su WEG amiga) hemos hablado con amigos lisboetas, periodistas, cocineros y gastrónomos, todos con criterio, para que nos contaran los must de la bella ciudad del Tajo.

hemos viajado a la capital lusa para acudir al congreso gastronómico “Peixe em Lisboa”

Nosotros nos hemos aprovechado y nos ha ido de cine. Así que, por el mismo precio, se lo contamos a ustedes sabios lectores.

Los barrios de Lisboa

Los barrios de Lisboa

Nuestros amigos nos aconsejan , de primeras, callejear y usar el transporte público. Si ustedes son atletas, con una preparación cardiosaludable, no lo duden, anden. Lisboa es conocida como la ciudad de las siete colinas y hay que subir cuestas interesantes, pero desde el Barrio Alto o desde la Alfama verán unas vistas sobre el Tajo impresionantes. El mejor momento es la luz de la tarde. En cuanto a la seguridad, el metro y los tranvías están repletos de carteles avisando contra los pickpockets. Adoptando las lógicas normas de precaución no hemos visto nada extraño.

Si hablamos de la zona de restaurantes turísticos del Rossio y en algunas partes de la Baixa nos remitimos al consejo primero. Son, en su inmensa mayoría reservas de caza mayor del turista. Además en Rossio hay insistentes mendigos afectados por sustancias sicotrópicas a los que hay que sacudirse de encima de manera firme para evitar que te den la torrada. No es grave, pasa en casi todos los lugares del mundo, es la globalización. Por lo tanto, con lo grande que es Lisboa, es preferible darle un vistazo y pasar a patear otra zona. Sólo una excepción, en la Rua dos Sapateiros, junto al elevador de Santa Justa, casi escondido un restaurante must, Casa Uma, donde hacen un arroz con marisco que quita el sentío, del que hablaremos más adelante en la WEG.

un restaurante must, Casa Uma, donde hacen un arroz con marisco que quita el sentío

El martes (y también el domingo) es el día de Rastro en la Feria de la Ladra, un rastro típico. Lo aprovechamos para bajarnos en la estación de metro de Santa Apolonia (muy útil y bello el suburbano), tener otra vista del Tajo, visitar, para una primera aproximación, el restaurante de moda Bica do Sapato (hablaremos de él en otra crónica exclusiva), y para, subiendo la cuesta, llegar hasta al mercado improvisado en las calles, junto al Panteón Nacional. La feria es curiosa pero lo que se vende es mayormente desecho de tienta.

Tras el subidón adrenalítico teníamos fuerza para subir en sprint las escaleras del Panteón. Nuestros amigos nos dijeron que es la mejor vista de Lisboa y no mintieron. Esta iglesia alberga los restos de los héroes lusos de manera lujosa. Me imagino a Amalia Rodrigues y compañía de lo más cómodos en su eternidad reposada. En su terraza panorámica propongo poner un chill out que sería la caña, o en su defecto unas tumbonas para tomar el sol.

La vista de la Alfama y del Tajo, desde El Panteón. Foto Dicky

La vista de la Alfama y del Tajo, desde El Panteón. Foto Dicky

Si están en Lisboa no pueden perderse un recorrido íntegro en el tranvía 28, el más típico y el que más cuestas sube y baja. La verdad es que da un poco de palo ocupar el sitio de los viajeros lisboetas, señores mayores currelas, que han visto como su medio de transporte es usurpado por el guiri, pero el viaje merece la pena. Es como la montaña suiza de Igueldo pero en seco y con más desnivel. En este recorrido te cruzas Lisboa de punta a punta y te metes por lugares en los que no te imaginas que pueda pasar nada más grande que una bicicleta.

Un selfie desde el 28. Foto Dicky

Un selfie desde el 28. Foto Dicky

Otro must, a no perderse son los parques. Lisboa está repleto de ellos. Soy muy fan del Parque de Eduardo VII que alberga la, para mi (por razones privadas, no lo cuento todo) muy querida Estufa Fría, un macroinvernadero, que conforme van pasando los años y las visitas se va haciendo más decadente.

Y los edificios, que siguen aguantando el paso de los años, con desconchones. Un punto demodé que me mola porque las ciudades, como los seres humanos, cuando envejecen con dignidad son elegantes y sabias. Por la zona de la Avenida da Liberdade están las tiendas lujosas de las de mírame y no me toques, y también cines y teatros fantásticos. Allí vimos, en portugués,como lo oyen, en el pequeño y coqueto Teatro Tívoli BBVA “As Obras Completas de William Shakespeare em 97 Minutos”. Esas son cosas de filólogos en ciernes, que ven algo de William y se ponen palotes. U know.

en el pequeño y coqueto Teatro Tívoli BBVA “As Obras Completas de William Shakespeare em 97 Minutos”

Nada mejora el momento atardecer en la Plaza del Comercio en las escaleras que dan al río Tajo. Allí se sienta la muchachada, en el Terreiro do Paço, y es fácil pegar la hebra con el/la que te pille más a mano. Tampoco es desdeñable la opción de tomarse una cerveza Super Bock (suave y afrutada) en la Terraza del Populi, con camareros vacilones y bailarines. Un lugar perfecto para ver y ser visto.

Super Block con vistas y solazo en Caffe Populi

Super Bock con vistas y solazo en Caffe Populi

Y en la Rua Augusta a no perderse Typographia. Una tienda que mola y ellos lo saben. Es difícil sorprender con diseños de camisetas pero ellas (las distantes dependientas) lo consiguieron. Compré tres t-shirts pero podría haberme llevado media tienda.

Camisetas de Typograhía, en Rua Augusta. Un selfie desde el 28. Foto Dicky

Camisetas de Typograhía, en Rua Augusta. Un selfie desde el 28. Foto Dicky

Las guías dicen que, ya que estás en la Baixa, subas en el elevador de Santa Justa. Discrepo y paso de hacer cola para montarme en un ascensor por muy modernista que sea. Prefiero subir por la Rua Garret y perder una hora o dos en la muy bella librería Betrand, que atraviesa de punta a punta en galerías toda una manzana de casas. Arriba de Garret está el Chiado, el Café A Brasileira, Pessoa, y más arriba la zona del Barrio Alto. En esta zona comimos en Casa da India y tratamos de comer otra tarde pero no pudimos porque no había sitio en otro garito de moda la Terraza da Rúa das Flores. El primero, Casa da India, una tasca viejuna de mesa corrida, de frango no churrasco, choco plancha y vecinos acodados en la barra. El segundo un gastrobar, diminuto, ideal de la muerte del que nos hablaron muy bien y donde sirven los típicos platos de bar y de pescadores revisitados por la sabiduría de André Magalhaes.Volveremos a probarlo.

garito de moda la Terraza da Rúa das Flores

Un poco más arriba, o bastante, está un barrio fuera de todas las rutas turísticas. Tiene el sugestivo nombre de la Mandragoa. La leyenda (y la wikipedia) cuentan que el barrio nació de los millones de granos de arena que las gaviotas transportaron hasta allí. El origen del nombre se pierde en el tiempo. Antes del Terremoto, en el siglo XVII, el barrio tenía el nombre de Moçambo y no era más que una pequeña población habitada por personas de origen africano. Allí vimos los garitos más sugestivos y molones de la capital y allí nos dimos un homenaje que por si sólo merece una visita a Lisboa. Comimos en el Clube de Journalistas, visitamos su jardín, nos bebimos un cava excelente, disfrutamos de una de las mejores cenas de nuestra vida y después charlamos con su chef Iván Fernandes y fuimos tratados como verdaderos reyes. Lo contaremos más despacio en otro post.

Comimos en el Clube de Journalistas, visitamos su jardín, nos bebimos un cava excelente, disfrutamos de una de las mejores cenas de nuestra vida

La zona de Belem la visitamos para, básicamente tomar una fotografía desde los altos del Monumento de los Descubrimientos, y para tener otra vista del Tajo. Si llegas hasta allí no importa cuántas veces hayas estado pero es pecado no entrar en el Monasterio de los Jerónimos. Es un Claustro que hace volver a tener fé en la Humanidad y en el Arte. Allí nos reímos con sonoras carcajadas gracias a las explicaciones de una exposición temporal en la que, los portugueses, a los que tengo por sensatos y nada chauvinistas, interpretaban grandes hitos de la Humanidad a la manera lusa (ver foto). Es como si, por poner un ejemplo, la Junta del Athletic Club tratara de fichar a Vasco de Gama porque uno con ese nombre es más de aquí que allá. Allá ellos, oye.

La foto que andaba buscando, desde lo alto del Monumento a los Descubridores

La foto que andaba buscando, desde lo alto del Monumento a los Descubridores

 

Cólon, portugués por parte de esposa Foto Dicky

Cólon, portugués por parte de esposa Foto Dicky

 

Y, consejo plus, no perderse el Ocenario que está en la zona del Parque de las Naciones. Impresiona su diseño, la cantidad de especies que podemos contemplar y, sobre todo la experiencia inmersiva (en el amplio sentido de la palabra). Desde esta zona está una de las mejores vistas del larguísimo puente Vasco de Gama (ya saben, el rocoso defensa central del Athletic Club). Alcanza los 150 metros de altura, mide 17 kilómetros y está preparado para resistir un terremoto cuatro veces superior al que destruyó Lisboa en 1755. Si estás por esa zona y tienes hambre nada mejor que ponerse hasta las trancas en el Buffet Tromba Rija. Todo los platos típicos portugueses que usted pueda comer.

El Ocenario, como para quedarse a vivir. Un selfie desde el 28. Foto Kontxi.

El Ocenario, como para quedarse a vivir. Un selfie desde el 28. Foto Kontxi.

Lisboa no se come en un día, dos o tres. Ni siquiera en una semana. Y eso es lo mejor, porque te da excusas para regresar, y así lo hacemos, siempre que podemos.

Dicky by kontxiDicky del Hoyo Periodista, multitarea, en red desde bastante antes de Internet. Le ha dado y le sigue dando a todos los palos del periodismo: cultura, política, nuevas tecnologías, prensa, radio, televisión e Internet. Trabaja para diversos Medios y también realiza labores de asesor para empresas y entidades. Aunque es del mismo centro de Bilbao es un poco Zelig por los afectos y se mimetiza perfectamente, allá por donde va, con el paisaje y el paisanaje. Cree que a este mundo hemos venido para disfrutar y en eso se empeña, sólo o en compañía. Estar en @lqcdm y la comunicación gastronómica es sólo una excusa para pasárselo bien y dárselas de connosieur.

@zuloko en twitter

dicky@delhoyo.com .

9 Comentarios

  1. El 1 octubre vamos a pasar unos días… De momento cojo como válidas cada una de todas vuestras aportaciones y si hace falta aportar alguna más …
    Gràcies i arreveure

    ANa

    • Igor Cubillo /

      Hola, Ana.
      A mí me encanta Lisboa. Me atrapa su aire decadente, el contraste que encuentras con sólo doblar una esquina. Su carácter popular. Su dimensión humana.
      Intentaría comer algo en la Taberna da Rua das Flores, en el Chiado; cocina popular lisboeta. También en Solar Dos Presuntos, un clásico.
      La cocina tradicional alentejana está bien representada en O Galito. ¿Quieres marisco? Ramiro. Y la Cervejaria da Esquina recupera el espíritu de las cervecerías lisboetas.
      También hay buen pescado en Mercado do Peixe. Y es curiosa Sol e Pesca, una antigua tienda de pesca, de cañas, donde aliñan latas de conserva para comer allí mismo.
      Disfruta del viaje y de la estancia. Bon voyage.
      Un saludo.

  2. Stopford /

    Siendo de Bilbo y viviendo en Lisboa desde hace años me siento un poco decepcionado con las recomendaciones que te han dado… Sólo salvaría el Clube dos Journalistas pero si estando turistiqueando en Lisboa tengo que coger el coche/taxi para ir a un restaurante no iría a ese…

    Bica es pijin pero se come sinfu, para lo mismo mejor el Kais (+pijín = sinfu) pero yo no los piso al menos que no vaya con güiris que prefieren un local épatant o una bonita vista con mantita en la terraza a un buen plato en la mesa.

    El arroz del Uma… no lo conozco pero seamos honestos, no conozco todavía una marisquería en Lisboa que tenga un mal arroz caldoso de marísco. Aunque con las marisquerias de Lisboa yo hace tiempo que dejé de hacer pruebas.

    El Tromba Rija… Considerarias un restaurante buffet de comida “vasca” aceptable? crees que un concepto así puede ofrecer un buen producto? pues con el Tromba Rija pasa lo mismo, colocalo en un area “turística” y es lo que tienes, lo único bueno es que es abundante. En la Expo desgraciadamente hay pocos restaurantes buenos lo que hace que este mejore, pero ahora mismo tienes uno de comida portuguesa aceptable Páteo que se acaba de mudar a la Av. do Joao II.

    Y sobre tus opciones en el barrio alto… Ok a las Taberna da R. das Flores pero teniendo el 100 maneiras con su agradable menu degustación a unos interesantes 55 euripidos…. Ojo, siempre que estemos hablando de valor y no sólo mirando precio!!

    • Don Manuel /

      Hola Stopford

      Mil gracias por tomarte el tiempo por pasar por la WEG y comentar. Siempre decimos, sin ánimo de hacer la pelota, que lo mejor de este sitio son sus lectores y tú lo demuestras con tus comentarios, críticas y recomendaciones. Las seguiremos en cuanto volvamos por la bella Lisboa.

      Por contestar a tus referencias directas decirte que Bica nos dio de comer, en dos ocasiones, muy bien y aunque coincidimos con lo de pijo, su cocina no la catalogaremos como sinfú. En nuestro caso nos agradó, y mucho.

      El concepto bufet està denostado pero en el Tromba, sabiendo elegir, se puede hacer una comida muy aceptable, como fue el caso. Pero, lo dicho, probaremos el Pateao.

      En el Uma, la recomendación viene dada por el ambiente, más que por la comida. Nos habían hablado antes de los camareros diciendo que son pelín bordes, pero con nosotros, por suerte o porque coincidió, el trato fue espléndido, y con el restaurante cerrado, alargaron la sobremesa sólo para disfrutar de la charla con nosotros.

      Y aprovechando, nos pide nuestro redactor que nos ilustres, si lo consideras oportuno sobre su experiencia pugilística en la Feria de la Ladra. ¿Eso en Lisboa es normal o se lo pusieron como experiencia premium en su paquete turístico? 🙂

      Saludos

      • Stopford /

        Por partes.

        Bica do Sapato tiene nombre también porque pertenece a la misma gente que la Lux, la dicoteca chachi guay que está al lado y de la que siempre se cuenta que el tal Malkovich es socio que es una info que nunca he entendido de que sirve, el tal M pincha? hace cocktails? entonces que me aporta? Si te acuerdas de tu visita a Bica al entrar hay unas escaleras que suben a una especie de altillo donde tienen un restaurante japonés, también verás algunas cosas japas en la carta (el japo es horrible por cierto, como el 99% de los restaurantes japoneses de la peninsula, sólo hay 2 japos aceptables ahora en Lisboa, desde que cerró el Aya no hay ya excelentes), que más prueba quieres que ese japo para ver que es un lugar de postureo? Yo he cenado en Bica a principios de mes, me viene bien porque esta bien localizado, facil de aparcar y la verdad es que nadie se te va a quejar que ha comido mal, tampoco es “barato” (ojo para lo que se estila en Lisboa) juraría que 3 personas compartiendo unos entrantes, un plato cada vino y postre por unos 50 altos por persona? Yo si tengo que hacer una recomendación para 3 dias en Lisboa Bica no lo incluyo, en una recomendación de una semana quizás. Para un restaurante de postureo recomiendo mejor el Kais.

        Sobre el Tromba Rija. Sres, un buffet es lo que es y el único bueno en Lisboa el buffet del Four Seasons Ritz. Lo del Tromba es turistiqueo. Restaurantes affordables de comida portuguesa Lisboa está llena como para tener que sufrir un buffet. El Patéo lo he comentado sólo porque está en la expo, lugar donde no es tan sencillo comer bien, pero de ese nivel en Lisboa muchos.

        Lo del Uma si la experiencia fue perfecta pues entonces nada que decir, al fin y al cabo en un restaurante no sólo importa lo que se come.

        Y sobre la feria da ladra… yo hace mucho tiempo que no la piso, nada interesante que ver, pero ya digo que yo nunca he tenido ningún incidente en Lisboa, luego están los que los van buscando, claro…

        • Don Manuel /

          Gracias de nuevo, Don Stopford

          Nada más que añadir a sus sensatos comentarios.

          Nos encantaría que, dada su demostrada pericia escritora y sus conocimientos de Lisboa pudiera, en el futuro, si lo desea, realizar su propia guía de la ciudad lusa en esta su WEG amiga. Sin duda aprenderíamos todos mucho. A su disposición el espacio.

          Respecto a Ladra, nuestro redactor protesta y dice que él no busca problemas, que los problemas le encuentran y que, pese a haber visitado sitios muchos más canallas (incluso pasó, en la época más chunga, dos días en Ciudad Juarez, sin problemas) en Lisboa tuvo varios pequeños incidentes del cual destaca el intercambio de puños con el vendedor citado. Así que, por lo que Vd. cuenta, su experiencia debió ser un caso de extrema mala suerte.

          Un saludo y hasta cuando quiera!

  3. Dicky /

    Hola Adri!

    Gracias por pasarte por la WEG.

    La tienda se llama Typographia. De momento no tiene página web ni tienda on-line aunque en la factura vemos que tienen reservado un dominio para el futuro que se llama http://www.t-graphy.com.

    Lo que si tienen es un email info@t-graphy.com
    y un teléfono +351 213 463 156

    por lo que si tienes muchas ganas de esa camiseta igual la puedes pedirla por una de esas vías.

    suerte 😉

  4. Adri! /

    Hola!
    Acabo de descubrir vuestro blog y me gustaría saber si podíais ayudarme. Estuve hace unos meses en Lisboa y me encantó la tienda de camisetas como las de la foto.
    Yo vivo en España, y de momento no tengo plan de regresar a Lisboa, aunque tan pronto como pueda lo haré. Pero sí me gustaría hacerme con uno de los modelos, el problema es que no recuerdo el nombre de la tienda, ni he podido encontrar nada mñas que vuestra reseña por internet.
    Podríais facilitarme algún dato más?
    Muchas gracias! y mucha suerte!
    Saludos, Adriana!

  5. muchas gracias!!!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *