Restaurante Berton Goikoa (Bilbao). Donde el buey sabe dulce

Hemos comido en Berton Goikoa. Uno pensaba que la ‘cadena’ Berton era una especie de franquicia de batalla, de diseño pero de batalla, de barrio, y se ha encontrado con una carta bien apetecible y con precios elevados. De Bilbao, pués.

La ventresca estaba muy bien, bien rica, tierna (claro), sabrosa, con rico aliño y la simple compañía de cebolla y cuatro trozos de piquillo. Los pimientos verdes no estaban malo, pero el aceite que desprendían era turbio. «Han reutilizado el aceite, eso no se puede hacer», ha pronunciado a modo de análisis un comensal. Y La Montesa (crianza 2007, de Herencia Remondo) se ha vuelto a mostrar como un tinto de garantías. Más teniendo en cuenta que el plato principal ha sido un txuletón de buey. Sí, de buey. No de vaca vieja. Y no de cualquier macho castrado de más de cuatro años, sino de uno de raza parda, criado en los montes leoneses, en extensivo, por la familia Álvarez, propietaria de Bodegas Vega Sicilia.

Berton Goikoa presume de ofrecer esa apreciada carne de buey pastuenco de Valles del Esla, que en alguna cata se ha revelado a la altura de wagyu y angus. Y no descartamos que los animales incorporen el vino a su dieta, pues además de despacharse a 60 euros el kilo, la chuleta tiene un singular retrogusto dulzón. De intenso aroma, textura consistente, escasa grasa infiltrada, notable ternura, color oscuro y extrañamente dulce. La sirven con un puñado de patatas fritas y piquillos. Hay que probarla.

A la hora de los postres, la tarta de naranja amarga y trufa era de pastelería, pero resultó monótona, demasiado densa y poco refinada. Mejor el sorbete de mandarina, que sugiere la adición de Grand Marnier para convertirlo en valenciano.

(aquí quiere invitar a su chica Igor Cubillo)

web del restaurante

ver ubicación

Rodríguez Arias, 64; Bilbao (Bizkaia)

94 415 51 53

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.