Vacas biónicas poco ilustradas

Observen la precisión con la cual la pegatina con el texto corregido se coloca en distinto formato sobre la plancha original y sus horrores ortográficos.

De la vaca a la taza. Directamente. Algo así pensaría quien puso en marcha máquinas expendedoras de leche recién ordeñada. Hay cinco en Donostia-San Sebastián. El líquido elemento proviene de dos caseríos con tradición lechera, uno en Igueldo y el otro cercano a Astigarraga. Y la idea no es mala, la verdad. Leche del día, entera, eso sí, con toda su grasa. El consumidor se acerca con su botella, adquirida con la primera carga. Botella estilo película americana, muy chula. Creo que 1 euro el litro.

Y, claro, esto había que probarlo. Me habían contado que estaba muy bien, que era fácil de usar, y además, todo muy higiénico, que tiene su importancia.

Nuestro primer encuentro, máquina-Uve, me dejó un tanto perpleja. Me acerqué a la ubicada en la donostiarra calle Matía. Para no parecer patosa, procuré que no hubiese mucha gente, tomarme mi tiempo y aprender su uso con dignidad. Y a eso me puse. Como manda el buen hacer busqué las instrucciones: en cinco sencillos puntos te convertías en un experto ordeñador virtual… a mí con dos consiguieron sorprenderme:

Voy al primero:

  1. … insertar moneda y pulsar el botón BERDE

Pequeño shock, “sustico”, como dirían los navarros… Pero bueno, intenté razonar y pensar que podría tratarse de una confusión euskera/castellano, verde-berdea… Viví mi infancia rodeada de caseríos donde el euskera era el único modo de entenderse y podía tener su lógica.

El segundo impacto:

  1. … cuando termine la recarga, HABRA la puerta…

Susto más fuerte. La verdad es que me costó interpretar la frase. La leí una y otra vez pero no, no había vuelta atrás. Ahí estaba, tal cual, habrir con hache. Una H bien grande, con todos sus palos, horizontales y verticales…

Llegado este punto, ya no podía buscar argumento alguno. ¿Quién monta las máquinas? ¿Nadie revisa los textos? ¿Quién se ocupa de la ro-tu-la-ción? Hice una foto, pero no sé qué ha pasado. Creo que mi móvil la eliminó voluntariamente.

Como soy más de desnatada, no ha habido segunda cita. Pero la semana pasada conocí por la prensa que la iniciativa está funcionando bien, ya que se ha incrementado el consumo un 20%. Visto lo visto, se han propuesto mejorar el servicio, y ahora dicen que ¡la máquina habla! Tendré que saltarme la dieta , la cosa promete.

(Uve)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *