Basque Culinary Center (Donostia). Gastronomía que busca la excelencia

Allá por los altos donostiarras  está el vanguardista edificio que alberga al Basque Culinary  Center.  Un lugar que pretende ser, y creemos que será, un punto de referencia en el desarrollo, enseñanza y promoción de la gastronomía.
Como quiera que nuestra visita a San Sebastián estaba ya programada, decidimos acercarnos y conocer el BCC en un programa que reunía menú especial y visita guiada. El menú, servido en la cafetería, era el casi estreno de los animosos chavales y chavalas que se van a forjar un futuro en este centro como cocineros, chefs, reposteros, sumilleres o jefes de sala. Así que, gracias a lo esforzado de su esfuerzo y al voluntarismo mezclado con cierta ingenuidad del recién llegado, pasamos por alto pequeños errores en la atención y charlamos distendidamente con los alevines de maitres. Si acaso, y más como exigencia de pupilaje hacia los que aprendían que como atención a los comensales, echamos de menos un poco más de control de la jefa de sala, una bellísima y estilosa señorita, a la que quizás también pillamos de estreno en sus funciones ejecutivas. Tiempo al tiempo. Estaba ocupada atendiendo a las importantes visitas.
Y el menú, especial por coincidir con el certamen San Sebastián Gastronomika – Euskadi Saboréala, nos llenó en el amplio sentido. Generoso, abundante y bastante bien resuelto. No hay que olvidar que los que lo prepararon están en una primera fase de su formación. Con algunos altos y otros bajos, pero en líneas generales rayando a gran altura y con un precio imbatible de 31 euros.
[slideshow]

Comenzamos por una entrada de jamón y lomo ibérico COVAP alta Expresión, excelente. Luego nos tiramos, con cuidado, a la piscina y probamos el buffet libre de ostras al natural, nuestra perdición, un rato de paraíso pero un largo recuerdo. Más entrantes con una ensalada de foie y jamón de pato de MARTIKO, con un aliño que desmerecía los nobles productos y en lugar de realzarlos los disimulaba. Un chupito de crema de calabaza, muy correcto, y una porrusalda ahumada con taco de bacalao GIRALDO confitado. Giraldo es nuestro bacalao de guardia, en el confiamos, y aquí estaba bien acompañado. Sobresaliente resultó la pizza de hongos Boletus Edulis y lascas de queso IDIAZABAL y una, no demasiado brillante en su punto de elaboración,  merluza en salsa verde con almejas.

Servicio de pan, unos panes de vicio. by dicky
No somos muy de carrilleras, una de las carnes de moda pero a la que no acabamos de sacarle el gusto. En este caso la carrillera también era de cerdo Ibérico COVAP, guisada con Parmentier y pipas de girasol. Por último nos fuimos a una degustación de quesos, a la que apenas hincamos el diente por lo excesivo de la cantidad de alimentos previamente saboreados, e hicimos un hueco para un sable Bretón cremoso de chocolate, una creme de vainilla carameliza y un jugo de frutos rojos con helado de yogurt. Todo ello bien trasegado con un blanco Raimat, en el primer tramo del menú, y un tinto reserva La Vicalanda, excelente caldo de Bodegas Bilbaínas.
Y luego tras un rato de espera  nos recepcionó  Jose Luis Galiana, director de comunicación del centro, que nos sirvió de entusiasta guía por los interiores del edificio. Así conocimos la zona de cocinas, de una elegancia cercana a la del más moderno laboratorio, dispuesta en forma de talleres temáticos versados en carne, pescado, verduras, panadería, repostería, un taller de gran producción y un gran taller de cocción. Pasamos y disfrutamos por los cuatro espacios donde se experimenta sobre el mundo de la cata a través de clases prácticas demostrativas y análisis sensorial de productos. Las instalaciones también están preparadas para recoger encuentros de especialistas profesionales en el mundo de la cata.
Nuestra faceta congresual y expositiva se maravilló con un minimalista auditorio preparado para catas, degustaciones y con islas de cocina movibles y equipadas. Y por fin tomamos perspectiva y echamos una última mirada a la parte trasera del edificio, que asemeja platos en acumulación y proporciona una sensación de movimiento que nos recuerda al Guggenheim neoyorquino. Fue una gran tarde que disfrutamos doblemente por la fortuna de coincidir con gente del gremio periodístico gastronómico de la bella capital lisboeta. Les mandamos un atlántico saludo a Ivan Fernandes, uno de los responsables del restaurante lisboeta Club de Jornalistas, André Ghilerme de Aliveworld, empresa editora de revistas para el mercado luso como Cuisine Passion, Beer Passion, o Wine Passion, André Quiroga director de PGyQ consultores.
La experiencia, en definitiva, mereció la pena y prometemos visita a cualquiera de los menús que ofrecerán en el futuro o a alguna de las múltiples actividades que ya se están ofertando en el blog del BCC.

(disertaron, comieron y dieron consejos de abuelos cebolletas Dicky y N.)

Paseo Juan Avelino Barriola, 101; 20009 Donostia-San Sebastián (Gipuzkoa)
Tel. 902 540 866 | Fax: 943 574502
email: info@bculinary.com
Latitud GPS : N 43°17’15.39”
Longitud GPS: W 1°59’14.13”

0 Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Camareros, el concepto de la excelencia en la atención de la mesa « LO QUE COMA DON MANUEL - [...] una lástima que esa excelencia se pierda. En nuestra reciente visita al Basque Culinary Center a los alevines de…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *