Por comentar: el quatre quarts, sólo si es con mantequilla

Rebanadas de quatre quarts (f: Igor Cubillo)

Rebanadas de quatre quarts (f: Igor Cubillo)

Pese al anquilosamiento de la en su día revolucionaria nouvelle cuisine, Francia aún nos tiene reservados algunos placeres gastronómicos. Incluso sus supermercados ofrecen productos distintivos que merece la pena adquirir. Hasta en el estante de repostería industrial.

Uno no tiene siempre ánimo de bajar a la pastelería para comprar un sublime croissant francés, crocante y sápido, así que acostumbra a tener a mano una barra de quatre quarts, el bizcocho de origen bretón elaborado uniendo mantequilla, huevos, harina y azúcar a partes iguales. Excelente para acompañar mi café solo. Una gozada para mi pequeña Eneritz, quien acostumbra a embadurnar las rebanadas con Nutella. Si bien le diré una cosa, apreciado lector; el cuatro cuartos sólo merece realmente la pena cuando incluye mantequilla, lo cual incrementa su PVP. Muchas marcas ofertan a prácticamente mitad de precio barras bretonas sin mantequilla, la mayoría de las veces mazacotes bastos y secos, mucho más terrosos, con peor sabor y textura. Yo no las recomiendo. En absoluto. Quatre quarts sí, pero sólo con mantequilla.

(Cuchillo)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *