Nickelback. ‘Trying not to love you’

May 27, 14 Nickelback. ‘Trying not to love you’

NOSÍ (+15 rating, 3 votes)
Cargando…

En España se bebe muchísimo café. Desde primera hora, pues suele dar los buenos días a la mayoría de la ciudadanía, en casa, con pijama puesto, o en el bar del barrio, ya acicalado. Asimismo, es más que rara la comida que no termina con un solo, un cortado, un con leche, un descafeinado, un doble, un americano o un carajillo humeando sobre la mesa. La bebida, con raíces en Etiopía y Yemen, también armoniza a la perfección con ese primer cigarrillo del día, es tradicional aliado de los estudiantes que no quieren perder la concentración y se utiliza para vencer la somnolencia al frente del volante. Y del teclado. Además, es lo que muchos dipsómanos piden, tratando de redimir su maltrecha imagen (e hígado), cuando quedan con su madre o su suegra.

Lo citado ya es mucho, pero no lo es todo. Tomar un café es la excusa perfecta para citarte, sin levantar sus sospechas, con ese bombón que ya te dio calabazas en la adolescencia. Amigos y conocidos de las parejas que saltan por los aires se sirven de la infusión para meter ficha, para hurgar en la herida y ver si les cae algo; dicen que algunos incluso vuelan en círculo. Hay quienes lo beben después de. También quien busca beneficiarse de sus antioxidantes. En cualquier congreso o reunión no puede faltar el coffee break. En resumen, que aquí hasta la sopa huele a café. No obstante, maldita paradoja, el nivel de exigencia de esos variopintos consumidores es, en su inmensa mayoría, ínfimo.

El currela y el ingeniero, la dependienta y el banquero, el desamparado y el adinerado, casi todos, se conforman con sorber robustas de Vietnam o Uganda, y esos lamentables torrefactos.

A mí casi no me queda otro remedio, pues la mayoría de los hosteleros son tan poco exigentes como sus clientes. Pero la verdad es que por todo lo citado, que no es poco, y porque estoy harto de ingerir con gesto torcido esos brebajes infames que llaman café por el mero hecho de ser negros, amargos y servirse calientes, estoy a un tris de hacerme barista. Por eso y porque con el rollo del latte art, la habilidad para plasmar dibujos con la leche sobre la crema del café, se liga que es una barbaridad.

Montaré un despacho de café y cuando venga una mujer despampanante trastabillaré, se me caerán los vasos, pondré cara de gili y se irán al traste todas las acrobacias. Será difícil centrarme cuando la imagine en bikini, flotando en la taza sobre su toalla playera, o cubriendo su cuerpo con granos de café, como se hacía con pétalos de rosa en ‘American beauty’. Y me pedirá un café y dibujaré en su crema corazones. Y ya la tendré en el bote. Uyuyuyuyuyuyuyuy…

Todo eso sucede en el videoclip de ‘Trying not to love you’, del grupo canadiense Nickelback, una producción protagonizada por los actores Jason Alexander y Brooke Burns, y planteada como un duelo de baristas, con instrumental y maneras propias de coctelería. Un clip casi bonito, con estética cinematográfica y reminiscencias italianas, como corresponde a una exhibición del referido latte art, un arte de origen italiano.

(Igor Cubillo)

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=-qcZ9M-QoOc&w=520&rel=0]

Perfil Igor CubilloIGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que… Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), ahora le ha dado por hacer #FollowBack, pero no #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *