Cocinar para prevenir el cáncer, con Fombellida y Aduriz

Jun 15, 15 Cocinar para prevenir el cáncer, con Fombellida y Aduriz

NOSÍ (+10 rating, 2 votes)
Cargando…

Ojalá la simple lectura de un libro sirviera para combatir una enfermedad determinada, para ponerle fin satisfactoriamente o para evitar su desarrollo. Cada mal, sus párrafos listos para ser prescritos. Cada síntoma, su palabra, su abracadabra particular. Qué bien si los médicos no nos quitaran el tabaco, el chorizo y la sal.

– Ay, doctor, me duele la cadera una barbaridad. Y, para colmo, ¡no dejo de toser!

– No se preocupe, mujer. Para los huesos lea un capítulo de estos cada noche, antes de cerrar los ojos; verá cómo mejora. Lo de la tos, se arreglará con un párrafo de este otro volumen, durante siete días; mejor por la mañana, para no mezclar.

Ciencia ficción, sí, pero ciencia, al fin y al cabo. Como la volcada por Fernando Fombellida, doctor en Medicina y Cirugía, y Andoni Luis Aduriz, chef de Mugaritz, en ‘Cocinar para vivir’ (Destino), un libro que pretende ofrecer claves para ayudar a prevenir el desarrollo de un cáncer, mediante la alimentación.

‘Cómo cocinar para prevenir el cáncer’ es, de hecho, el subtítulo de un tomo concebido desde el propósito de incentivar el cambio de hábitos alimenticios, “sin vender humo”. ¿Por qué cambiar? Porque “alrededor de un tercio de todos los casos de cáncer están relacionados con la dieta”. Lo asevera Fernando Cabanillas (Centro de Cáncer MD Anderson, Houston, Tejas), por lo que ya estás tardando en prescindir de carnes procesadas, por ejemplo. La aspiración debe ser diseñar tu propio patrón, practicar una alimentación equilibrada, que proporcione abundantes sustancias anticancerígenas y pocas procancerígenas, adaptada a tus necesidades calóricas y con predominio de alimentos con carga glucémica baja o moderada.

Cocinar para vivirComo se refleja en el primer capítulo de ‘Cocinar para vivir’, “el recorrido básico del libro transcurre a través de dos ejes principales. El primero, de carácter científico-informativo, parte de un enfoque reducionista, basado en el estudio de las sustancias anticancerígenas o procancerígenas que contienen los alimentos, y concluye en un enfoque integrador que valora en su conjunto los patrones o forma habitual de alimentarnos, así como su relación con el cáncer. El segundo eje trata de qué alimentos comprar, dónde hacerlo y cómo cocinarlos para minimizar el riesgo de desarrollar un cáncer”.

Fombellida aborda viejos mitos y nuevas realidades, y se detiene en aquellas sustancias presentes en los alimentos que pueden influir en el riesgo de desarrollar un cáncer. Asimismo, enfrenta alimentos ecológicos y convencionales, e indica cómo debe ser la alimentación durante el tratamiento y la convalecencia. Mientras, Aduriz es el responsable de 32 recetas saludables basadas en los principios de alimentación expuestos previamente. El pequeño recetario incluye (sin foto alguna, eh) preparaciones como aceite macerado, ensalada de quinoa, menestra de verduras, bacalao con curry verde, rape con col, guacamole, sopa de miso y sardinas con jengibre.

El libro cuenta hasta con un “rincón del vago”, al final de cada capítulo, donde se agrupan las principales ideas y conclusiones de cada apartado. Se te agotan las excusas para no leerlo…

(Igor Cubillo)

Imagen de Andoni Luis Aduriz tomada de la web de su restaurante, mugaritz.com

Imagen de Andoni Luis Aduriz tomada de la web de su restaurante, mugaritz.com

IGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que…

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *