Everybody digs Abel Mendoza

Jul 08, 21 Everybody digs Abel Mendoza

Me siento feliz al ser testigo de esos diálogos de viña, diálogos de vida que se producen en mi imaginario entre personas referentes en disciplinas aparentemente no conexas, como el jazz y el vino. Diálogos que muestran la transversalidad que entre ellas se puede generar, pues no dejan de ser herramientas de cultivo para el cuerpo y el alma. Escucho a Bill Evans pulsando tenue ‘Young and foolish’ en su piano de cola mientras le habla a Abel Mendoza de cómo percibe él la libertad.

Bill | Mira, Abel, para mí la libertad es encontrar sitio donde en principio no lo hay. Si coges una partitura, puede que en un principio no veas esa libertad por ninguna parte; pero si te tomas tu tiempo, profundizas y la comprendes, te darás cuenta de que ahí tienes toda la libertad que necesitas. Para mí la libertad real es la que se conquista sobre una base sólida.

Abel | Quizá tengas razón. En mi caso, el elemento determinante en esa búsqueda de libertad puede que haya sido la necesidad y la curiosidad infinita. No es fácil la vida en el campo, Bill. Nunca lo ha sido. Para mi familia la viña nunca ha sido un hobby burgués, un divertimento bucólico en el mundo rural. Ha sido y es un modo de vida, es decir, de poder vivir. Por eso, cuando tienes poco o nada, aprendes a convivir con el riesgo como escuela y ahí sí, tienes razón, ser constante, fiel a tus principios y aprender constantemente de cada añada te da un cierto sentido de libertad.

Bill | Te conozco y conozco tus vinos. No te negaré que me impresiona tu eclecticismo. No debe ser fácil comprender, cultivar y vinificar tantas variedades distintas de tu terruño y no perder la esencia, esa coherencia que marcan la personalidad que hace reconocibles y reconocidos a tus vinos.

Abel | ¿Y me lo dices tú? ¿Tú que has compartido grupo con bajistas (Scott LaFaro, Gary Peacock, Eddie Gomez , Marc Johnson…) y bateristas (Paul Motian, Larry Bunker, Joe LaBarbera y Marty Morell…) con personalidad y carácter sonoro distinto y que, sin embargo, no alteraban para nada la identidad de tu propuesta musical? La clave es tenerlo claro y actuar en consecuencia, aunque alguna de tus decisiones sea difícil de entender en tu propio entorno. Todavía recuerdo ver llorar a mi padre, Pedro, cuando me veía quitar uvas buscando la calidad en detrimento del rendimiento.

Bill | Creo que sé a qué te refieres. A mi modo, también me he sentido muchas veces desbrozando sonidos toda mi carrera, quitándole peso a la melodía, que no eliminándola, dibujando harmonías, para algunos complejas, que reflejaban de forma coherente mi esencia.

Abel | Quizá esos que te miran de reojo piensan que no eres lo suficientemente “negro”, “black”, que te falta blues. Bill, uno no puede estar pendiente del ruido externo porque puede desviarte de tu ruta y llevarte a ninguna parte. Llámame tozudo, si quieres, pero tengo la sensación de que vivimos un tiempo en el que el “Conocimiento” es como un océano de dos centímetros de profundidad. Trabajamos y profundizamos poco pero hablamos mucho.

Bill | ¡Joder, Abel, cómo te pones! Creo que necesito disfrutar uno de tus vinos para entenderte mejor, je, je.

Abel | ¡Claro! Pídele a Iñaki, el sumiller, que descorche una botella. Creo que anda por ahí, aunque no se deje ver.

Bill | ¡Iñaki! Por favor, ¿podrías abrir un vino de Abel para continuar este diálogo de viña y vida? ¿En tu opinión, qué encajaría ahora?

Iñaki | Hola, Bill. Qué tal, Abel. Pues yo creo que en este momento ‘first date’ que os he encontrado abriría un vino blanco elaborado por Abel y Maite (Fernández) que me parece especialmente inspirador: Abel Mendoza Malvasía 2019, pura seda, fruta, flor y vida.

Abel | Gracias, Iñaki, es un vino del que estoy muy orgulloso. Refleja junto con los demás vinos blancos que elaboramos el potencial de las variedades blancas que tenemos en la zona y lo bien que interactúan con el terruño.

Bill | No pensé que tomaríamos blanco. Me habían hablado tanto de tus vinos tintos, Jarrarte, Selección Personal, Grano A Grano… pero está delicioso. Continúa explicándome tu visión del tiempo que vivimos, poco esfuerzo, mucho marketing, esas cosas…

Abel | Mira, Bill, yo me centro cada día en las viñas, pero es muy difícil no sentirse rodeado de luces y sonidos que te pueden despistar si no estás atento. No sé. Ayer, por ejemplo, nos visitó un instagramer, o como se diga, que me habló todo el tiempo de sostenibilidad, ecología, vuelta al origen… conceptos que me trasmitía como si se tratase de un nuevo life style y me sonaba todo tan hueco… ¿Cómo podríamos mantener el legado recogido con nuestras viñas si no somos sostenibles cada día? ¿Cómo no voy a medir mi intervención en la viña, y Maite en la bodega, si sentimos cada añada cómo la tierra y los vinos también se cansan cuando los fuerzas al máximo? Es tan sencillo como dejar de buscar consonantes para explicar las cosas y trabajar en busca de las vocales que te lo explican todo.

Bill | ¡Eres un romántico, Abel!

Abel | Tú también. Siempre me lo has parecido, idealista, soñador, reflexivo y sentimental; por eso me encanta tu música. Regálame la escucha de tu tema ‘Peace piece’ mientras compartimos con Iñaki una botella de Abel Mendoza Tempranillo Grano a Grano 2018, mi interpretación más serena de cómo se define nuestra uva tempranillo. ¿Qué te parece? No te diré que es mi mejor vino, porque ése está por hacer, pero espero que lo disfrutes como nosotros.

Bill | Eso está hecho. Seguro que lo disfrutaremos sorbo a sorbo, porque, ya sabes, everybody digs Abel Mendoza.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.