Sumo Bilbao (Bilbao) Hey Sushi Q!

El sushi ha llegado para quedarse entre nosotros. Igual que otras modas foráneas que forman parte de nuestra gastronomía,  el pescado crudo, las algas, el arroz en alegre biribilketa son otras de las comidas a las que recurrimos para cenas desenfadadas, comidas apresuradas, canapés festivos e incluso como oficiantes sustitutos del clásico bocata. En el resto de la Europa ya habíamos visto susherias takeaway desde hacía unos cuantos años y tras ponerse de moda en las capitales trendies del Estado (español, con perdón) han llegado a la capital mundial (o sea, Bilbao). La empresa es iniciativa de avispados jóvenes emprendedores locales y cuenta con el asesoramiento y el saber hacer de cocineros japoneses como Rui Mahenara, maestro sushinero. En Sumo Bilbao se pueden encontrar una enorme variedad de sushis, nigiris, makis elaborados con lo mejor de los mares, del Índico al Pacífico. Hay preparaciones que emplean el atún rojo (irresistibles), pero nuestra favorita es el rollo shishoque, en su elaboración emplea el gustoso y agradecido pez mantequilla junto con guindilla dulce, el shisho, el aguacate y el pepino. También nos gusta especialmente por su originalidad temaki Dotakon que combina salmón, queso y aguacate. El secreto nos aseguran es una preparación cercana al consumo final. Tenemos la certeza de que lo que nos llevemos a casa nunca se habrá elaborado más allá de las  dos horas.  El resultado es un pescado fresco, un arroz suelto y los sabores realzados. La gente de Sumo prefiere la calidad frente a la cantidad.  Son contrarios  a las (malas) prácticas que imperan en muchos lugares de moda. No quieren matar la gallina de los huevos de oro rebajando sus estándares para ganar más y más rápido. Se agradece esa filosofía. Y el concepto de ultramarinos japonés que es lo que da cobertura al invento se completa con una amplia variedad de cervezas niponas, muy ricas y con otras  puñetitas,  que nos encantan y de las que estamos cerca de la adicción, como los guisantes tostados con wasabi, una alternativa...

leer más