Restaurante Torre Salazar (Portugalete). Vistas en derredor

(+5 rating, 1 votes)Cargando... Un día de estos debutamos en el restaurante Torre Salazar usufructuando un bono de Groupon que prometía: ‘Menú degustación exclusivo para 2 personas con entrantes, segundos y vino por 69 € en lugar de 180 € en Torre Salazar’. La propaganda exageraba, pero no mentía: el vino era una copa, el agua se pagaba aparte (no nos quejamos), no había postre y valorar en 90 euros cada menú resultaba obviamente excesivo. Telefoneé a mi amigo Carlos, le expliqué la movida y soltó: «Cómpralo». Obedecí y ahí acudimos un miércoles y compartimos el bonito comedor con una pareja panoli que aprovechaba el mismo cupón de Groupon y cuatro gallegos que papearon chuletón que desprendía un aroma que te daban ganas de asesinarlos para arrebatarles la carne. Ahí permanecimos los ocho seres humanos, sin prisas, en un comedor diáfano de madera tintada y circundado por amplias cristaleras con vistas a la iglesia de Santa María, a los árboles redondos, a la ría y el Puente Colgante, y en la otra margen, al colegio Gaztelueta y la cúpula de la iglesia de Las Mercedes. El Torre Salazar también ofrece menús especiales y del día, éste caro, pero el día que debutamos de segundo ofertaban lengua rellena de foie… ñam-ñam. Tras subir la cuesta, llamamos por el portero automático, el encargado nos abrió la puerta de abajo y nos recibió arriba, nos condujo a la mesa, confirmó que éramos clientes de Groupon y nos preguntó tratándonos de tú: – “¿Es la primera vez que venís?” – “Sí”, contesté con la frialdad que me caracteriza. – “O sea, que es la primera y la última, ¿no?”, replicó tan rápido que pensé que había leído mi entonces reciente post en LQCDM sobre el restorán Rimbombín, de infausto recuerdo. – “Esperemos que no sea la última”, terció Carlos, el pacificador. Y a mí se no me había ido la mosca de detrás de la oreja cuando el encargado insistió: – “¿Tú eres Oscar Cubillo, el de El...

leer más