Restaurante Baita Gaminiz (Bilbao). Vieiras que abren las puertas del cielo

Imágenes tomadas de //www.i94.org/baitagaminiz.html

Imágenes tomadas de //www.i94.org/baitagaminiz.html

Dicky, colega, es el cumpleaños de mi sufrida y paciente esposa, ¿dónde podemos ir a comer? Al Baita Gaminiz, en Alameda Mazarredo. Allá voy. Allá vamos. Begotxu, quedamos en la puerta de Ibaigane. Aúpa Athletic!

El Baita está bien cerca y su entrada, a modo de escaparate sembrado de botellas de vino, ya adelanta algo diferente. Del minúsculo mostrador de bienvenida pasamos directamente al comedor. Al bonito comedor. Con mesas bien plantadas y separadas unas de otras. ¿Les guardo las chaquetas, señores? Sí, gracias. Excelente servicio, pardiez.

La carta es sobradamente sugerente, pero optamos por el menú degustación, recomendado “por cantidad y por variedad” por el atento y eficiente encargado de sala, de marcado acento trasatlántico. ¿De qué planeta viniste? Gracias por atinar con el vino, con La Montesa. “Somos muy de tempranillo”. De Bilbao, pues.

Lo primero que hizo escala en la mesa, junto a una ventana con vistas a la ría, fue un detalle de bienvenida poco trascendente: una cuchara con dadito de foie, gelatina y pan tostado a la naranja. Al buche, sin grandes celebraciones.

El nivel subió con la ensalada de bonito que tomó el relevo. Y las puertas del cielo se abrieron con dos excelsas vieiras posadas sobre una sabrosa salsa y escoltadas por trigueros en tempura. Dignas de una última voluntad. Sea gentil, señor verdugo; pinche ‘Hell’s bells’, sirva una ronda de esos moluscos de imborrable recuerdo y entregue sus conchas al peregrino, que de buen grado elevará una oración por mi alma.

El listón estaba por las nubes, ya he dicho, pero mereció la pena catar las láminas de bacalao con pil pil de porrusalda y ajoarriero de centollo. El bacalao es la especialidad de la casa, dicen. Bien podría serlo la vieira, insisto.

En el apartado de carnes permiten escoger, pero sólo entre pato y carrilleras. Escogimos pato, por amistad, y llegué a pensar que quizá hubiera hecho mejor diciendo “carrillera”. Aun estando rico, eh.

¿Postre? Infusión de frutos rojos y rica tarta Baita de manzana acompañada de helado de vainilla. Buen colofón, oíga. Pero, ¿por qué cobrar dos euros y medio por un sorbito de café solo, cuando vas a cobrar alrededor de 110 euros a la pareja? ¡El café deberían regalarlo!, aseveró un amigo, cuando le comenté el detalle. ¡Cuánta razón tenía!

Ha sido una grata experiencia. Habrá que regresar cuando esté abierta su espectacular terraza sobre el Nervión. Como dice Dicky que dijo MacArthur, volveré. Zorionak, Begotxu. Ojalá sea contigo, ojalá sigamos de viaje.

(dejó en anécdotas las declaraciones de amor de Ekain y Eider, Igor)

Web del restaurante

Ver ubicación

Alameda Mazarredo, 20; Bilbao
94 424 22 67


1 Comentario

  1. No dirás que no te lo dije… Viva el Bacalao, hoyga

Trackbacks/Pingbacks

  1. Restaurante Bascook (Bilbao). Alternativa fina (y popular) « LO QUE COMA DON MANUEL - [...] virtud, un factor distintivo: el continente. El restaurante que el inquieto Aitor Elizegi (Gaminiz, Baita Gaminiz, Panko, Kurding Club,…
  2. Lo mejor del 2012 en 11870 (y en lo que coma Don Manuel) « LO QUE COMA DON MANUEL - [...] En Bilbao están entre lo destacado  la reciente reseña de Cuchillo, el Mina, nuestro querido  Bascook, la apuesta panarra del Panko Mido,…
  3. Euskadi Saboreala « Dicky del Hoyo - [...] Con una tipografía “moderna, universal y amable”, el lema pretende trasladar la idea de una nueva marca fuerte y…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.