La Viña de San Francisco (Bilbao). Una opción diferente en Bilbao la Vieja

Oct 18, 11 La Viña de San Francisco (Bilbao). Una opción diferente en Bilbao la Vieja

NOSÍ (+15 rating, 3 votes)
Cargando…

Un rincón de La Viña de San Francisco (foto: cuchillo)

Si entre semana me encuentro a mediodía en Bilbao la Vieja (donde tienen fama Mina, El Churrasco y El Perro Chico) y  no me sobran la pasta ni el tiempo, no tengo duda: como en La Viña de San Francisco. Birdy ha cambiado los platos de sus tocadiscos por los de este local de atractiva decoración, acertada ambientación musical (larga vida al rock and roll) y una original oferta en la que no falta carta (fines de semana), variedad de pintxos y sandwiches, unas ancas de rana que tenemos muchas ganas de probar y el menú express. Esta última es su apuesta de diario, a la hora de comer, una propuesta sabrosa y célere consistente en un pequeño entrante fijo, un plato a escoger entre tres posibilidades (cuchara, tenedor y vegetariano), vino y postre. Todo por 8 euros.

Tsustas me dio el chivatazo y, como Birdy me cae muy bien, pese a ser yo parco en palabras, allí nos plantamos los dos la semana pasada. Sin reparos, pese a la fama de la calle en cuestión, pues se accede en un momentito subiendo por Marzana, desde la ría, a escasos metros de Bilborock. Entramos, saludamos al emprendedor, alabamos el buen gusto y la pulcritud de la decoración,  nos pareció ver a DJ Nash en la cocina y nos dirigimos, a través de un pasillo flanqueado por imágenes de músicos y cantantes como Ce, la estilosa vocalista de Sweet Oblivion, a un pequeño comedor donde avistamos más fotografías roqueras, un vinilo de Fats Domino… Un marco acogedor.

Callos de La Viña de San Francisco (foto: cuchillo)

El camarero, en chanclas y pantalón corto bajo el  mandil («un detalle feo», observó mi acompañante), no tardó en cantarnos el menú express: lasaña de carne, revuelto de verduras y callos en salsa rosa. ¿En salsa rosa? No le de vueltas el apreciado lector, pues no se trataba de ninguna chapuza embadurnada con ketchup y mayonesa, sino de un plato hondo donde la casquería compartía espacio y salsa con panceta, txistorra y pimiento. El mismo mesero nos advirtió que igual estaba pelín soso y, para curarse en salud, dejó sobre la mesa un atractivo molinillo transparente con sal negra en escamas. Todo controlado.

Antes nos comimos la pequeña ensalada del día, un entrante invariable a base de cebolla, pimiento, tomate cherry, anchoa y un aderezo muy acertado donde sólo se resentían los dos trozos de pan tostado, ya exento de crujido. Y después el poste, también único; yogur casero con frutas, rico, refrescante y a buen seguro digestivo.

Tomamos un café y caímos en la cuenta de que, sin agobios, sin ningún tipo de atosigamiento, habíamos terminado en poco más de media hora. Una formula rápida y rica. ¿Pantagruélica? No, de hecho Tsustas confundió la ensalada con un aperitivo, y Bruno se hubiera quedado con hambre (aunque esta referencia no es válida, pues el cantante de Gramophone Man tiene el apetito de un semidiós), pero la cantidad es suficiente para recargar energías y la calidad la indicada para disfrutar del momento. Un valor seguro, una opción diferente en Bilbao la Vieja. Sin competencia.

( Igor Cubillo lo tiene claro en Bilbao la Vieja) 

ver ubicación

c/ San Francisco nº 17; 48003 Bilbao (Bizkaia)

+34 94 654 71 01

Perfil Igor CubilloIGOR CUBILLO Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que… Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), ahora le ha dado por hacer #FollowBack, pero no #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

7 Comentarios

  1. Erandio /

    Fuimos ayer por probar y hay que decir que fue un acierto total: buena comida, música ambiente y servicio super agradables, y a muy buen precio.
    Comimos un menú degustación por 28 €, con ensalada, hongos con foie, bacalao, carrilleras y postre.
    Todo muy rico y bien de cantidad, aunque, por poner un pero, la ensalada y las carrilleras un poco dulzonas.
    Los hongos y sobre todo el bacalao a la plancha muy muy buenos.
    Y el cosechero nos pareció que estaba super bien.

    Seguid así!

  2. ¡Viva la viña! Buen yantar, buen servicio, y mejor música. De verdad que no entiendo como los bilbainos pueden perder tiempo, salud y dinero en algunos establecimientos del casco viejo, por no or cruzar la ría, y acercarse, al en mi (nada humilde) opinión mejor establecimiento culinario que se ha abierto en los últimos años en esta zona del Botxo. Discrepo del comentario de un anterior «opinante» sobre el vino «Señorío de Hueda». Un vino joven, fácil de beber, de magnífico aroma, y en mej

  3. Hemos estado en el BBK alojad@s cerca, nos lo recomendaron para comer algo rápido el primer día y ha sido parada «obligada» para nosotr@s durante los 4 días que hemos pasado en Bilbao para desayunar y luego empezar a picar de esos pintxos estupendos.
    Trato estupendo de las 3 personas que trabajaban allí, música buena, y todo todo estaba rico!!!!

  4. La Viña está genial. Servicio agradable, buena música, local estupendo para quedar .Puedes tomar café, generalmente bueno,regaliz….infusiones de todo tipo, estupendo.Incluso te puedes atrever a tomar un combinado, gin-tonic, cubatas, …
    En lo de comer tengo mis reparos. Barra a rebosar de pintxos de nosesabequé, embadurnados de salsas variiopintas que generalmente te llevan directamente a pasear al lavabo.
    Si pides menu o carta, idem eadem, idem.
    El exceso de nata mata la imaginación….. y el estómago.
    Espero que lo puedan corregir a tiempo. El local se lo merece y la clientela también.
    ON EGIN!!!!!!
    Enea

  5. Buenos alimentos para el cuerpo y el espíritu ( la música claro esta).
    Para las persona que como yo no consumimos leche, la posibilidad de un cafe con soja. En pocos lugares tienes esta opción.

  6. Óscar Cubillo /

    El promotor de conciertos Luis ‘Muskerra’, el mejor programador de Bilbao (por ejemplo y sin ir más lejos: el jueves 12 de enero trae al Kafe Antzokia a The Answer y el 13 a John Doe + Slim Cessna’s Autor Club), tuvo a bien invitarme a una cenita el viernes 30 de diciembre en La Viña. Nos reunimos cinco comensales y zampamos un menú degustación de varios platos por 28 euros, IVA incluido. La única pega, el vino, Señorío de Hueda, un tosco cosechero de Fuenmayor que impregnó de color mis labios hasta el día siguiente. Los cinco soportamos el guirigay del pequeño comedor donde coincidieron dos despedidas o algo similar, a nadie le importó el mantel individual de papel ni las servilletas de ídem, tampoco se objetó que no nos cambiaran los cubiertos al menos en algunos servicios, y apenas dejamos nada sobre los platos de esto que a continuación evoco con criterio severo: 1º/ Aperitivo de la casa: setas gratinadas, grandes y ricas, colocadas en el centro; 2º/ Ensalada: dos cuencos dispuestos también en el centro, con mucho verde, un poco de piña y hongos, gruesas ruedas de tomate, y escaso brillo aunque lo acabamos todo; 3º/ Arroz negro con chipirones bajo un manto de crujientes que gustó mucho pues tenía su puntito; los dos platos también se colocaron en el centro; 4º/ Pescado a elegir: bacalao fresco a la plancha sobre leve pisto, un pescado formidable, en su punto, sabroso y delicado; o chipirones también a la plancha, de muy buena pinta y apreciados por su comensal, la única chica de la mesa; 5º/ Carne a elegir: como se acabó el confit de pato nos ofrecieron carrilleras con salsa al vino, correctas sin más y servidas en dos rosetones enormes -no pude acabarlas-, cochinillo asado que estaba superior, más magret de pato que ella calificó de rico, aunque se le quedó frío con tanta charla; 6º/ Postre: tostada ni caliente, ni esponjosa, ni tierna, un tanto insípida, con gracia al morder la parte del azúcar. Luego tres tomaron cafés a los que nos invitó la casa. Yo tengo ganas de volver un mediodía a La Viña para probar sus huevos rotos. O a cualquier hora para repetir las ancas de rana de su barra. Porque La Viña mola, ¿eh?

  7. Estuvimos ayer cenando y la verdad es que nos sorprendió muchisimo….. que bien cenamos!!!!, trato amable y simpatico, buena comida y muy barato, un lujo, de verdad.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bar Restaurante La Viña (Bilbao). Como un príncipe « LO QUE COMA DON MANUEL - [...] los casos, no coincide con la protagonista de esta vivencia. Que si La Viña del Ensanche, que si La…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.