5.zintzo / Zintzo 5. Un vino polivalente y honesto (este sí)

Etiqueta de 5.zintzo (foto: cuchillo)

Una de las primeras cosas que aprendimos cuando nos instalamos en Vitoria-Gasteiz fue decir “no” a los camareros cuando acercan a nuestras copas una botella de Zintzo. O una de Ogeak, el único lunar, dicho sea de paso, al buen menú del Asador 10 que ayer reseñaba el compañero Igor Cubillo en este mismo espacio. Pero me centraré en Zintzo; lo padecimos con menús ofertados por restaurantes tan dispares como Xixilu y el centro regional gallego, y dimos en LQCDM nuestra opinión demoledora; no por vehemente menos objetiva y sincera. Lo que contenían esas botellas no debería ser llamado vino, debería estar penado por ley etiquetarlas así. Pero el repudio debe acotarse al brebaje que Tomás Martínez de Cañas comercializa como cosechero, con la malsana intención, podría parecer, de terminar con los últimos txikiteros. Sirva este texto para rehabilitar el prestigio de la bodega y para señalar que 5.zintzo (o Zintzo 5.) es otro cantar.

Nos lo ha descubierto Ángel, el locuaz camarero argentino de El Gautxo, un tío capaz de hacerte sentir en su local de la calle Cuchillería como si estuvieras en tu propia casa. Aunque sea la primera vez que lo pisas. “Está bueno, es una especie de vino de autor que han hecho”, nos adelantó. Y ha resultado ser, efectivamente, tanto un buen vino para potear en la barra, como un buen complemento para la posterior comida. Sin alharacas. Como es lógico, la maceración carbónica y tres años de maduración en bodega no han convertido el zumo de tempranillo y graciano en un tinto de alta expresión, pero sí en un vino polivalente y, esta vez sí, honesto. Nada que ver con su hermano de batalla. 

(le gusta el pipiripipipipí a cuchillo)

Tomás Martínez-Cañas Ruiz-Oña

La Lleca, s/n; 01307 Villabuena (Araba/Álava)

945 60 91 86

2 Comentarios

  1. Valentín /

    Buenas noches Igor,
    estoy deseando comprar unas botellas de este vino, aunque sea de otra cosecha, pero no se donde puedo comprarlo. Agradecería encarecidamente na ayudita.

    Recibe un cordial saludo,
    Valentín

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *