Restaurante Mandarín (Getxo). Sí hay menú, oigan

Arroz con ternera al curry, del Mandarín de Getxo (foto: Cuchillo)

Arroz con ternera al curry, del Mandarín de Getxo (foto: Cuchillo)

Decía Vázquez Montalbán que un pueblo que no bebe su vino tiene un grave problema de identidad. Una simple, y quizá simplista, traslación de la sentencia a terreno estrictamente comestible (pasando por alto los consejos del maestro Swami Satchidanandu, quien, como Juan Carlos Pérez Vivanco recordó en este mismo espacio, animaba a masticar los líquidos y beber los sólidos) me llevó a mirar con recelo lo que nos venden usualmente como comida china. Por lo visto, la retahíla de rollitos, arroces, gambas, chopsueys y azúcares nada, o más bien poco, tiene que ver con la gastronomía del gigante asiático. ¿Tiene el pueblo chino un serio problema de identidad? ¿Por qué tiene que inventarse un recetario cuando se convierte en emigrante? ¿No se reconoce en el tofu, el pulmón de cerdo, la cabeza de pato o las patas de pollo (garras de fénix, las llaman) que, a modo de excepción, despachan restaurantes chinos para chinos, como El León de Oro, en Bilbao?

Ésa y otras preguntan me asaltan cada vez que empuño los palillos y lidio con un rollito de primavera grasiento o apelmazado, con masa vasta y nada crujiente o berza fermentada. O cuando veo los gruesos y viscosos siropes que homogeneizan y restan personalidad a cartas completas. O cuando compruebo que, efectivamente, no hay gatos en los alrededores de muchos restoranes chinos. Sglubs… Aquí huele a chamusquina, me digo, y pienso que mis preferidos son aquellos locales donde puedo comer sin encontrar un charco de aceite al fondo, ni anestesiar mi paladar con el referido sirope. Por eso me gustó reciente mi paso por el restaurante chino Mandarín, un clásico de L.A. (Las Arenas), barrio bien de Getxo.

Durante años se dijo que el mejor restaurante chino del Gran Bilbao era el ubicado en la calle Elcano, en el mismo Bilbao. Pero también se dijo que este Mandarín no le iba a la zaga. Era tan bueno y estaba en tan buena zona, que no necesitaba ofrecer menú del día para cuadrar las cuentas. Eso se decía. Y era mentira, un bulo, o las cosas han cambiado tanto que ahora sí ofrece entre semana un menú de la casa por 12 euros.

Rollito de primavera y ensalada china (f: Cuchillo)

Rollito de primavera y ensalada china (f: Cuchillo)

Lo descubrí hace un par de semanas, mascando la soledad. Navegaba a la deriva en un mar de dudas y, cual polizonte primerizo que, a falta de cubierta, busca mitigar el mareo aferrado a un ojo de buey, me senté junto a uno de sus discretos ventanales, a los que cortinas y un recio enrejado dotan de privacidad, sin restar la claridad que aporta el amplio acristalamiento. Observé la variedad de su clientela, que abarcaba familias con niños sin escolarizar, parejas entradas en años, y trabajadoras que comían ellas solas, igual que yo, envueltas en sus remolinos intelectuales, tratando de empujar hacia el techo sus preocupaciones. Yo también lo intenté, resoplé y fijé mis ojos en su decoración clásica, en tonos rojos y blancos; vetusta, pero no cutre. Mantuve la mirada en sus altos techos y sus paredes, tratando de dejar allí mis problemas, para el siguiente, pero un camarero dejó la carta sobre la mesa y el levísimo impacto rompió mi ensimismamiento. Otro día lo intentaré, pensé, ya sin fé, y me entretuve mirando la oferta gastronómica, buscando un menú del día que apareció, al fin, en su parte final. Bien, porque aquí no hay platos de 2-3-4 euros, raro es el que no pasa de 6 euros, y no me apetecía afrontar un gran desembolso. Ya he escarmentado con el cuento chino de los restaurantes japoneses

El menú del día no es muy extenso, creo recordar que consta de cuatro primeros y otros tantos segundos, a escoger uno de cada. Para empezar, me decanté por rollo de primavera y ensalada china, abundante, ligera y fresca, a base de lechuga, cebolla y finas tiras de huevo, pollo y jamón cocido. Alegre, la verdad, por la cantidad de cebolla y el generoso manejo de la vinagrera. Y seguí con arroz con ternera al curry, un bol de buen tamaño colmado de arroz, cebolla, pimiento, zanahoria, champiñón, y grandes trozos de tierno filete. Un conjunto saciante y dotado de agradable regusto picante.

Completé el menú con una cerveza San Miguel, de tercio de litro. ¿Postre? Ante la previsible pobreza de la propuesta (flan, natillas y helado), pedí un café solo, apoquiné y salí por la puerta recordando eso de que siempre se ha dicho que el Mandarín es uno de los mejores orientales en mi radio de acción. Puede serlo. Desde luego, es muchísimo mejor que el cercano La Casa de Ma. Por comentar.

                        (sigue buscando contenedor para sus preocupaciones, Igor Cubillo)

ver ubicación

Calle Mayor, 31; 48930 Getxo (Bizkaia)

94 463 99 95

Fachada del restaurante Mandarín, en Getxo (foto: Cuchillo)

Fachada del restaurante Mandarín, en Getxo (foto: Cuchillo)

2 Comentarios

  1. Amaya /

    Hace mas de 30 años que pise el Mandarin de LasArenas por primera vez. Empece cenando alli con mi novio, despues mi marido y ahora con dos hijos ya mayores. Sigue siendo igual de bueno. Ha sobrevivido el boom de chinos de los 80 que se convirtieron en bazares y despues en woks. Espero que nunca cierre ya que es de los de clase A. Nada barato con una calidad excelente. Un hurra por Manuel, que lleva toda una vida en este establecimiento.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *