Harlem Shake en el/la Mina

Amigos, el concepto restauración actual tiene  mucho de espectáculo. La presentación, el local, la delicada coreografía del servicio, los olores colores, gustos…

Todo está dirigido a potenciar el recuerdo. La experiencia que dicen los finolis. Y es por eso que hay  restaurantes de grandes estrellas que te dejan frío y casas de comidas paisanas que  te emocionan. Es un todo lo que genera ese instante que llevarás contigo más allá del hecho intrínseco ontológico gustativo alimenticio.

Por eso, para ir más allá del suceso de  una ingestión de carbohidratos o proteínas, unos esferican, otros pontifican, los más impostan y los menos epatan.

Somos seguidores del Restaurante Mina desde que abrieron. Allí hemos pasado ratos estupendos y por su localización casi secreta, allí  hemos conspirado, intimado y comido (muy bien)

Cuchillo lo contaba con gracia y salero en un aclamado post: ” el Mina, un referente gastronómico de Bilbao la Vieja, un buen restaurante con vistas a la ría y al mercado de La Ribera cuya cocina, ligada al producto local y de temporada, cosecha adjetivos como moderna, creativa, suculenta y personal”

Y ahora, el resto de los cocineros vascos se tienen que estar tirando de los pelos porque a ellos no se les haya ocurrido antes hacer un Harlem Shake. Siempre tiene que haber en todo un primero y esta vez los que se lo pasan de cine son los mineros/cocineros. ¡harlem shake!

Restaurante Mina

web del restaurante

ver ubicación

Muelle Marzana; 48003 Bilbao (Bizkaia)
94 479 59 38

1 Comentario

  1. ¿Quién dijo que la cocina era aburrida? ¿Quién dijo que los cocineros son unos estirados? Pues como bien dices, más d euno y de dos, se tiene que estar muriendo de rabia por no haberse adelantado. El que no arriesga, no gana, y Mina, se ha llevado el premio.

    Por cierto. Hoy ha amanecido. Ha salido el sol. Hace buen día. 😉 jajaja

    Un besazo!

    B. (mal escrito)

Trackbacks/Pingbacks

  1. El restaurante Mina agita su cocina | krea comunicación - [...] Visto en Lo que coma don Manuel [...]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *