Galletas La Luarquesa. El orgullo de una familia

Ago 29, 13 Galletas La Luarquesa. El orgullo de una familia

NOSÍ (+46 rating, 10 votes)
Cargando…

Dos galletas de La Luarquesa, en pose entre flamenca y ye-yé (foto: Cuchillo)

Dos galletas de La Luarquesa, en pose entre flamenca y ye-yé (foto: Cuchillo)

Mmmmmmhhhhh…. Me levanto el jueves, tranquilamente, y echo un ojo a los ingredientes de las galletas que tengo ahora mismo en la despensa, a las que he comprado en alguna visita al supermercado del barrio. Compruebo que la “receta tradicional” de las Pastas de Gullón incluye jarabe de glucosa y fructosa, dextrosa, gasificantes (bicarbonatos sódico y amónico) y aroma de vainilla. Curiosa tradición. Cerca se almacenan los Filipinos de chocolate negro; cómo me gustaban, pese a contener lactosa, grasa láctea, emulgente (lecitina de soja), aromas, antioxidantes E-304 y E-306, almidón de trigo, más gasificantes (bicarbonatos sódico y amónico), crémor tártaro y también jarabe de glucosa y fructosa. Ay, las Chips Ahoy! Se las devoran los críos con su idéntica sucesión de dextrosa, emulgente, antioxidantes, gasificantes y jarabes. La fórmula de La Buena María, la galleta comercializada por Fontaneda, tampoco se queda corta, pues añade metabisulfito sódico al ya familiar chaparrón de antioxidantes, jarabes, gasificantes, emulgentes y aromas. Eso sí, presumen en la caja de no contener colorantes. Qué cachondos. Y en la despensa de Iparralde tengo unas Cookies, de Top Budget, bien surtidas de difosfato disódico. Qué rico. Se me ha quitado el apetito.

En algunos casos, no son crujientes, son más bien un arma arrojadiza, pues la lluvia de aditivos logra una resistencia al mordisco que parece dañar incluso la capa de esmalte de la dentición a cada bocado.

Lata surtida de La Luarquesa (foto: Cuchillo)

Lata surtida de La Luarquesa (foto: Cuchillo)

¿Saben? No sé qué opinan ustedes pero, a mi entender, las mejores cosas son las que se hacen con cariño y sin artificios. Con pasión. Y eso parece aplicar a sus gallegas la familia de Marino García (bisnieto del fundador Adolfo García), desde 1896. Ese año se fundó La Luarquesa, casa asturiana, independiente, que en su discurso habla de elaboración artesana, de ingredientes naturales, de sabor y frescura… Como muchas otras, sí, pero en su caso esas lindas manifestaciones, esas declaraciones de intenciones, encuentran reflejo en los bocados que se dan a sus productos.

Para empezar, son partidarios de la mantequilla, una de nuestras debilidades en el universo de la repostería. Antes de las 11:00 horas, nuestro único Dios. De hecho. Particularmente, me quedé prendado de sus galletas cuando en el bar Jaime, en plena Gran Vía bilbaína, me pusieron una para acompañar el café. Es conocido, pues lo conté aquí. Y luego busqué y busqué, en lugares como el Club del Gourmet de El Corte Inglés, hasta que pude hacerme con un buen puñado de algunas variedades que ensobran, precisamente, para hostelería, para acompañar el café del bar.

La que llaman mismamente “Biscuit para café” (harina de trigo, mantequilla, azúcar, huevos, avellanas y sal) me sigue encantando, con su apariencia clásica, su crujir y sus despampanantes aroma y gusto a mantequilla. Mientras, la “Galletina para café” hace gala de una enorme sutilidad con la adición de canela en dosis apropiada, manteniendo un equilibrado duelo de sabores con la mantequilla.

Siete gramos pesan las “Chocolinas de Luarca”. Mira que es fácil echar a perder la reputación con el cacao; no es el caso. El 12% de chocolate se integra una vez más con sutilidad, sin agredir a las papilas gustativas. Como pasaba con la galleta de canela. Y como pasa también con la “Manzanina de Luarca”, sorprendentemente una de mis preferidas, gracias al gusto y la grata acidez que aporta ese 2% de manzana en trozos.

Caja de chocolate y naranja (foto: Cuchillo)

Caja de chocolate y naranja (foto: Cuchillo)

También he tenido oportunidad de probar sus galletas de chocolate con naranja. Su fin es otro, por lo que doblan en tamaño a las chocolinas y añaden a sus ingredientes (harina de trigo, mantequilla, azúcar, chocolate, huevos, cacao en polvo y sal) un 4% de piel de naranja y otro 2% de naranja en trozos. El aroma se desborda y el sabor gana enteros. Una combinación clásica que ellos elaboran con acierto.

Asímismo, he tenido el gusto de hincar el diente a un surtido presentado en bonita caja de hojalata. Esperaba mayor variedad, o algo de chocolate (sí, como los niños), pero he de decir que me quejo de vicio. Entre las cinco variedades incluidas (17 unidades envueltas individualmente), ahí estaban el biscuit, la galletina y la de manzana, que me encantan.

Las únicas novedades, para mí, eran las mantecadas y los bollinos de mantequilla. Las primeras, con apariencia de pequeño sobao, textura algo más ‘esponjosa’ e impulsores E-450 y E-500, constituyen la excepción en una firma que nos agrada por la falta de aditivos. Mientras, cada bollino es un galletón de 35g, casi una torta, que cuenta historia, habla de tradición, y empapa la boca del explosivo sabor de su ingrediente estrella, de ese 25% de mantequilla que cubre nuestra lengua mientras la masticamos y los líquidos anegan el paladar.

Hagan como yo, busquen La Luarquesa y disfruten de un producto desprovisto de artificios. El orgullo de una familia.

 (nunca unta las galletas en café, Igor Cubillo)

web de La Luarquesa

Pol. Ind. de Almuña II. Nave 12; 33700 Luarca (Asturias)

985 64 00 51

Perfil Igor CubilloIGOR CUBILLO

Periodista especializado en música, ocio y cultura. Economista. Equilibrista (aunque siempre quiso ser domador). En el medio de la vía, en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez. Ha pasado la mayor parte de su existencia en el suroeste de Londres, donde hace más de 20 años empezó a teclear, en una Olivetti Studio 54 azul, artículos para Harlem R&R ‘Zine, Ruta 66, El País, Bilbao Eskultural, Ritmo & Blues, Getxo A Mano (GEYC), Efe Eme, Den Dena Magazine, Kmon, euskadinet y alguna otra trinchera. Prefiere los caracoles a las ostras. Qué tío. Anda que…

Ah, tiene perfil en Facebook y en Twitter (@igorcubillo), pero no hace #FollowBack ni #FF. Se le resisten ciertas palabras y acciones con efe. Él sabrá por qué…

5 Comentarios

  1. sonia /

    para los que no tengáis cerca un supermercado donde las vendan, tenéis la opción de comprarlas en su tienda online. Lo que no sé es cuanto cuestan los gastos de envío. No encuentro la información en la web. Supongo que saldrán una vez se completen los datos de envío y todo eso. Os dejo el enlace por si os sirve:
    http://laluarquesa.es/index.php?option=com_virtuemart&page=shop.browse&category_id=6&Itemid=71

  2. Valentina /

    Soy de Luarca y me encantan todos los productos de La Luarquesa, los suspiros de Luarca y el Cake de La Luarquesa que compro en la calle la Peña son mis favoritos!

    • Igor Cubillo /

      Teresa, Valentina, gracias por vuestros comentarios, por vuestras opiniones. Me apunto, como pendientes, rosquillas, suspiros y cake. Y las bañadas en chocolate que se empezarán a producir en 2014!!!!
      Un saludo.

  3. Teresa /

    Estoy de acuerdo respecto a las galletas de La luarquesa. Te falta mi favorita, la rosquilla de almendra, aunque lleve margarina. Está de muerte!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Las galletas de La Luarquesa entre las diez mejores del mundo | La Atalaya de Luarca - […] //loquecomadonmanuel.com/2013/08/29/galletas-la-luarquesa-el-orgullo-de-una-familia/ […]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *